Páginas vistas la semana pasada

jueves, 15 de julio de 2010

Casamientos peligrosos


Bodas interrumpidas

Casarse en Suecia puede ser peligroso para los "sin papeles". La policía ha encontrado el método de encontrar a los inmigrantes que no han regularizado su situación y que se esconden de las autoridades, visitándolos y deteniéndolos en plena ceremonia civil ante al alcalde, los testigos y familiares.

 Como las autoridades policiales tienen derecho a controlar las listas de parejas que han reservado día y hora para la ceremonia de la boda, la tarea de arrestarlos y deportarlos se hace muy cómoda. Eso sí, según los propios policías, nunca interrumpen el momento del SÍ. Pero los novios se quedan sin la luna de miel.

La policía justifica estas acciones afirmando que de otra forma es muy difícil localizar a las personas que viven en forma clandestina y tienen orden de expulsión del país.
Muchos no han cometido delitos, por el contrario son personas que trabajan e incluso aportan al estado a través de los impuestos que pagan. Su única falta es estar sin papeles, es decir sin permiso de residencia y empleo, en un país que pide a gritos fuerza de trabajo, porque como en casi toda Europa, la población envejece rápidamente.
La moraleja es que no te cases si la policía está detrás de tu rastro, porque en vez de que sea la novia o el novio quien te ponga el anillo en el dedo, sea un poli quien te ponga las esposas en las muñecas.
Publicar un comentario