Páginas vistas la semana pasada

miércoles, 17 de octubre de 2012

Cuando la desobediencia civil obliga a pensar dos veces

Los intentos de explotación de una cantera de piedra caliza  han despertado muchos sentimientos de rebeldía en la pacífica isla sueca de Gotland sobre el Mar Báltico. La empresa finlandesa Nordkalk había iniciado las primeras obras para explotar los ricos yacimientos de piedra caliza en la localidad de Bunge, al norte de Gotland, en una extensión de 170 hectáreas talando una parte de dicha reserva natural. Pero la reciente decisión de la Corte Suprema de Justicia (SCJ)  suspendió los trabajos iniciados en la cantera, anulando de esa forma las decisiones de otros tribunales a favor de la empresa minera. La noticia fue recibida con gran entusiasmo por el movimiento ecologista que pedía que no se pusiera en marcha el proyecto hasta que se evaluara el impacto que dicha explotación podía tener en el medio ambiente de la zona, teniendo como punto de referencia entre otros, el bosque natural de Ojnareskogen que ya estaba empezando a ser talado.

Así fue como la propia autoridad estatal de protección al medio ambiente, Naturvårdsverket, presentó una denuncia ante los tribunales ya que consideraba que el empresa violaría no sólo la legislación sueca sino también la directiva ambiental establecida por la Unión Europea, por la falta de datos de cómo se iba a llevar a cabo la explotación ya que Norkalk no presentaba datos ni documentos suficientes que explicaran la forma de explotación y sus consecuencias. Y la SCJ le dió la razón.

Paralelamente a las medidas legales en marcha, asociaciones de vecinos y ecologistas realizaban cortes de caminos de acceso a la cantera y establecieron un campamento con la finalidad de impedirle el paso a las máquinas que iban a iniciar los trabajos en la cantera con una intervención policial que intentó impedir los cortes. Entre la batería de argumentos de los oponentes a la explotación existen razones como el riesgo que corren dos zonas muy sensibles a los cambios pertenecientes a la categoría de Natura 2000, sobre las cuales hay un proyecto para declararlas  Parque Nacional.

La última palabra todavía no está dicha. La CSJ sólo suspendió las obras hasta que se den todos los detalles sobre la explotación por parte de la empresa. Pero este fallo hace crecer la esperanza para los ecologistas de que en Suecia todavía es posible darle prioridad a la protección de la naturaleza ante los intereses económicos que no garantizan ni explican cuáles serán las consecuencias para el medio ambiente de dicha actividad.
Suecia es un país minero, con decisiones radicales  como por ejemplo mudar de lugar una ciudad, Kiruna, para que se pueda explotar el mineral de hierro que existe debajo de ella. Las fuentes de trabajo y los intereses econnómicos pesan mucho en la balanza cuando se otorgan dichos permisos, pero la resistencia civil  puede tener como en este caso, un aliado, la SCJ que en esta ocasión le dió la razón a quienes piensan que la actividad económica debe ir de la mano de un control que evalúe las consecuencias que tiene para el entorno. De lo contrario, se convertirá en una herida abierta más en la curtida piel del planeta, y con consecuencias irreparables.
 

lunes, 1 de octubre de 2012

Hacen invisible a la mujer en el catálogo de Ikea

Una de las tiendas de Ikea en Estocolmo
Públicamente la mujer no existe en un país como Arabia Saudita. Sólo en el ámbito privado puede mostrarse como es, de lo contrario la ira de la sociedad puede descargarse sobre ella. Una prueba más de esto es el catálogo de la tienda Ikea, la empresa internacional sueca de venta de muebles y de artículos para el hogar. En el próximo número a repartirse en ese país musulmán las fotos donde aparece la mujer  junto a hijos, marido, amigas o sola, ha desaparecido, se ha esfumado como por arte de la magia digital, lo cual no es muy difícil de hacer con la técnica de hoy. Apenas algunas niñas se han salvado del "feminicidio".

Mientras en el catálogo original se muestran por ejemplo cuatro personas, una de ellas una mujer, en el que será repartido en Arabia Saudita sólo hay tres, ya que la mujer ha desaparecido (pág. 93 ). En otra foto del catálogo original (pág; 119), cuatro mujeres comparten una cena alrededor de una mesa. En el catálogo saudí han desaparecido. Y así varios ejemplos más de este exterminio femenino.

Ikea se expande por todo el mundo, y justamente una de las estrategias que la empresa tiene en sus catálogos  donde se presentan las novedades de la tienda, es que la mujer aparezca animando con su presencia los ambientes de la casa para fortalecer la imagen de bienestar, ya que en el hogar muchas de las decisiones de cómo organizarlo dependen de las ideas y necesidades femeninas. Sin embargo Arabia Saudita se ha convertido en la excepción, por el momento, siguiendo las reglas de este país sobre cuál es el lugar de la mujer en la sociedad según las leyes islámicas, donde está prohibido por ejemplo reproducir su imagen, si no es tapada por la ropa que se le permite llevar públicamente.

Allí la mujer tampoco puede andar sola por la calle, conducir un auto, notiene derecho a votar y por supuesto no puede descubrir su cabello si no es en privado, de ahí que las reglas más estrictas les permitan sólo tener una pequeña abertura a la altura de sus ojos (niqab, o el burqa que aún va más lejos). Que una empresa como Ikea, que a menudo desea mostrarnos cómo contribuye a la lucha por la igualdad entre los géneros allí donde se instala, claudique de esta manera frente la régimen saudí, habla mucho del cinismo con que en realidad se maneja para lograr afianzarse en estos nuevos mercados y hacer buenos negocios a pesar de sus tardías disculpas y excusas. Arabia Saudita es conocida por el altísimo poder adquisitivo de sus ciudadanos gracias al petróleo, por lo que para los gerentes y directores de la empresa la tentación de vender en este país árabe está por encima de cualquier otro principio. Qué pensaran las mujeres saudíes del catálogo de Ikea no podemos saberlo, en todo caso la mayoría ya está acostumbrada a "no existir" en estos contextos, lo cual nos hace concientes de la larga lucha que tienen por delante ese pequeño grupo de feministas saudíes que luchan por sus derechos, cuando en cosas tan simples como esta, su imagen está prohibida porque tal cosa es inmoral para las reglas vigentes. Aquí la primavera árabe está muy lejos, si es que alguna vez ha existido como se creyó en occidente cuando la gente salió a la calle a derrocar viejos dictadores.


En los siguientes sitios web se puede ver la diferencia entre uno y otro catálogo de Ikea.

http://onlinecatalogue.ikea.com/SA/ar/IKEA_Catalogue/

http://onlinecatalogue.ikea.com/SE/sv/IKEA_Catalogue/

Ikea facturó 25 173 millones de coronas en 2011 y cuenta con más de 130 000 empleados en todo el mundo. Fue fundada por el sueco Ingvar Kamprad en 1943.