Páginas vistas la semana pasada

sábado, 22 de diciembre de 2018

Hungría se rebela contra "ley de la esclavitud"

Hungría y su capital Budapest están que arden. La razón es un par de leyes que por un lado modifican las reglas de juego en el mercado laboral, y por otro, la estructura del poder judicial. El rechazo de la oposición a estas reformas han ido aumentado contra las políticas del primer ministro Viktor Orbán y su partido ultranacionalista Fidesz (Unión Cívica Húngara). Es que una inusitada ley, denominada por la gente que protesta, ”ley de la esclavitud” y una nueva legislación judicial han aumentado las posibilidades de control de parte del gobierno de Viktor Orbán sobre los ciudadanos que ahora reaccionan diariamente con multitudinarias manifestaciones. El autoritarismo del gobierno húngaro sigue avanzando.

Repetidas manifestaciones contra la Ley de la Esclavitud
se suceden diariamente en Budapest, la capital de Hungría.
La llamada ”ley de la esclavitud” establece que los patrones podrán solicitar a sus trabajadores que aumenten sus jornadas laborales hasta 400 horas extras obligatorias al año, cuando en la actualidad trabajan un máximo de hasta 250 horas. En la práctica un patrón puede obligar a su empleado a trabajar seis días a la semana en vez de los cinco días que normalmente trabaja, y esporádicamente algún día más. Los sindicatos también se han manifestado en contra de la ley que obligará a las personas a aumentar su estrés y poner en riesgo su salud en los sectores cuyos trabajos exigen más del esfuerzo mental y/o físico para realizarlo. No obstante no solo se establece este cambio, también los patrones dispondrán de hasta 36 meses para pagar al empleado esas horas extraordinarias, afirma la oposición. 

El Primer Ministro Orbán y los responsables de la nueva legislación argumentan que de esta forma la gente aumentará su salario y niegan que la ley permita ese atraso en el pago y aseguran que los asalariados cobrarán mensualmente las horas extras trabajadas, algo que los sindicatos y la oposición desmienten basándose en el texto de la ley aprobada, según dicen.

Detrás de esta medida de Orbán y su gobierno, se esconde un palpable fracaso debido a factores como el continuo envejecimiento de la población de este país; la cerrada negativa de permitir la inmigración de fuerza de trabajo de otros países, así como cerrarle la puerta a miles de refugiados que llegan a su frontera desde 2015. Por el contrario, una constante corriente migratoria de húngaros que se marchan a otros países europeos para buscar mejores ingresos y condiciones laborales debido a los bajos salarios que se pagan por parte de la patronal, tanto en el sector privado como público.


En cuanto a la nueva legislación judicial se crea un sistema de tribunales que estarán bajo el control del gobierno con el palpable riesgo de que los jueces sean un instrumento del poder político de turno en los casos de la administración pública. La independencia de la Justicia está en entredicho así como la función informativa de los medios de comunicación públicos, radio y televisión, que son acusados de tergiversar la información, convirtiéndola en pura propaganda a favor del gobierno.

También existe otro fenómeno interesante en la pulsada entre el gobierno y la oposición. Se trata de las acusaciones de Viktor Orbán de que es el multimillonario George Soros quien está detrás de las protestas, financiándolas. Todavía no se habían apagado los ecos de una similar acusación de parte del presidente de EEUU, Donald Trump, de que Soros era el responsable de la caravana de inmigrantes centroamericanos a la frontera del país para desprestigiar a su gobierno, cuando Orbán también lo usa como conspirador, convirtiéndolo en un moderno Macchiavello.


En todo caso el Primer Ministro Viktor Orbán, está sentado tranquilo y muy seguro en su silla, ya que está respaldado por los dos tercios de legisladores de su partido Fidesz en el parlamento. Una segura mayoría reafirmada este año por tercera vez consecutiva que le permite desde 2010 transformar  a Hungría en un país cada vez más autoritario con una débil oposición, que esperanzada por las protestas contra las últimas medidas del gobierno, pone sus esfuerzos en mantener la movilización ciudadana, aunque las fiestas navideñas juegan en su contra cuando llega el momento de reunir a la familia y amigos. Con las tradiciones no hay quien pueda.

lunes, 10 de diciembre de 2018

Francia se debate sacudida por una ola de protestas

Foto: El País. Manifestantes incendian un auto cerca del
 Arco del triunfo en París.
Francia deja atrás otra semana de protestas contra la política económica del gobierno, en una ola de violencia que sacude a varias ciudades del país. El anuncio de la subida de los impuestos a los combustibles fue la gota de petróleo que provocó el incendio contenido hasta ese momento, movilizando a decenas de miles de personas que se echaron a las calles para protestar, vestidos con sus ”chalecos amarillos” (gilets jeunes) como símbolo que los identifica. Pasados las primeras semanas, y ante la reculada del gobierno de no poner en práctica el aumento de los impuestos a los combustibles por el momento, la mayoría de los manifestantes se fueron a sus casas. Pero quedó lo que los medios, sobre todo los que respaldan al gobierno, denominan ”casseurs”, es decir ”vándalos”. Muchos de ellos ya no usan los chalecos amarillos, sino que se visten de negro, están enmascarados, algunos con cascos, para no ser reconocidos por las cámaras policiales. 

También usan otra táctica, el de la guerrilla urbana, para dividir a las fuerzas policiales, concentrando sus protestas en los centros comerciales o históricos de las ciudades, y producir el mayor daño material posible. Generalmente no hablan con los medios, es la acción directa la que habla por ellos. Claro que a través de las redes sociales expresan sus pensamientos: anticapitalistas si son de extrema izquierda o anarquistas, anti-establishment, enfocado en el gobierno de turno, si son de la extrema derecha. Porque las protestas parisinas y de otras ciudades a unido a estos grupos de ambos extremos del abanico político francés. Su objetivo es debilitar a la ya tambaleante figura del presidente Emmanuele Macron, quien inició su gestión como un presidente con amplio apoyo popular y un programa de centro-liberal, pero que durante su período de gobierno se fue debilitando a causa de un estancamiento de la economía, suba del costo de la vida, impuestos y una actitud elitista que recuerda la época del presidente socialista Francois Miterrand, o aún peor, a un monarca autista. Ayer Macron rompió el silencio en el que estuvo recluido durante todo este período, pero con un twitter, felicitando la labor policial contra los manifestantes. Y se prepara para una conferencia de prensa en las próximas horas, según se ha anunciado.

Este fin de semana pasado fue tal vez donde la violencia cobró un punto aún más alto en su dinámica. La policía esta vez actuó con mayor represión, y según las cifras oficiales las detenciones llegaron a más de 1700,fueron 264 los heridos, 39 de ellos policías, incluidos también algunos periodistas que cubrían las manifestaciones. Los autos, motocicletas y negocios de todo tipo incendiados, fueron aún más que en ocasiones anteriores, debido a la táctica de los grupos de causar el mayor daño material posible bajo la consigna ”Macron demission”. Y el pillaje, porque aquí también van mezclados no solo los colores del arcoíris político, sino personas que aprovechan la oportunidad de hacerse con objetos de valor colocados en las vidrieras rotas. El domingo, decenas de camiones municipales cargaron los restos calcinados en las calles y veredas. 

El comercio navideño es el que sufre el mayor impacto económico por las manifestaciones y los ataques a las tiendas y negocios que se aprontaban para la avalancha de clientes en busca de los regalos navideños. El ministro de Finanzas, Bruno Le Maire, a través de los medios ya anunció que la ola de protestas ”ha sido una catástrofe para los negocios y la economía” agregando que ”esto es una crisis social y democrática que golpea a toda la nación”.

Y por si fuera poco con las protestas, desde la otra orilla del Atlántico, el desaprensivo y cínico presidente de EEUU, Donald Trump, le hace una zancadilla a su ”amigo” Macron, comentando en uno de sus ”trinos” matutinos, que ”el Acuerdo de París no le funciona muy bien a París. Protestas y disturbios en toda Francia”. A esta ”mojada de oreja” le respondió el Ministro de RREE francés, Yves Le Drian, que Donald Trump no se meta en los asuntos internos franceses, así como el gobierno francés no se mete en los asuntos internos de EEUU. Y para ponerle otra frutilla a la torta Yves Le Drian anunció que se está investigando la intervención de Rusia a través de 600 cuentas de twitter, conocidas por promover las opiniones de Moscú, las que han comenzado a usar el hastash: #giletsjaunes. No quiso agregar más detalles hasta que la investigación culmine, declaró.

La furia de muchos franceses es justificable no solo por la política económica del gobierno sino porque en estos años la rapiña financiera de algunos grupos dominantes, bancos y empresas financieras, han esquilmado durante años a la sociedad francesa (y las de otros países de Europa se descubrió recientemente). Miles de millones de euros, (ver en mi blog: Capitalismo Voraz) que le quitan a la sociedad recursos para mejorar la calidad de los servicios de salud, educación, salarios, etc, etc. A nadie, y menos a la clase media, le agrada que su nivel de vida se deteriore cuando tiene la expectativa de lo contrario. La clase obrera más sufrida, tampoco quiere que su salario pierda poder adquisitivo cuando su economía hogareña lucha como siempre para mantener un nivel decoroso para la familia. Además Francia tiene recursos para invertir en sus ciudadanos si redujera, por ejemplo, su gasto militar con tropas en el extranjero e inversión anual en gastos de Defensa por miles de millones de euros. 


Qué vendrá después, es una incógnita, aunque algunos expertos en la política del país galo, pronostican que la que saldrá ganando es Marine Le Pen, la ultraderechista líder del partido Front National. En estas semanas de protesta su figura política ha crecido sobrepasando a la de Macron en popularidad, según las encuestas. 
Ni corta ni perezosa, Le Pen fustiga a través de su cuenta de twitter a su rival, prometiendo un gobierno de orden en lo social y económico, con vagas promesas que nadie sabe cómo va a financiar, pero que calan en una buena parte de los ciudadanos, cansados del caos, la inseguridad y el deterioro económico. Sin dudas Francia se mueve peligrosamente al borde de caer en manos del populismo de la ultraderecha, con la única ventaja para Macron, si es que logra mantenerse en el poder, de que todavía tiene un plazo hasta 2021, para contrarrestar la ofensiva de la ultraderecha y el desafío de los casseurs, los sindicatos y demás partidos de la oposición que vienen mordiéndole los talones.

domingo, 2 de diciembre de 2018

G20 Habemus humo blanco en las Altas Esferas

La conferencia del G20 acaba de finalizar entre abrazos y palmadas mas o menos sinceras, pero con un armisticio en la guerra comercial desatada por el inefable e inaudito presidente de EEUU, Donald Trump. China y EEUU llegaron a un acuerdo, fumaron la pipa de la paz, enterraron sus hachas de guerra y tienen un plazo (los chinos) para trabajar en un plan de acción que conforme al hombre fuerte de la Casa Blanca. Chismes y Rumores, con su micrófono de larga distancia, captó parte de la conversación entre ambos mandatarios.

Sonrisa china vs mirada dura. Acuerdo temporal en BsAs.
Foto AP de El País.
Xi Jinping: Donald, los chinos reconocemos tu gesto de dar un paso atrás después de haber dado dos adelante sin que te sonrojaras. Esa es una táctica que has aprendido de nosotros los comunistas. O acaso has aprendido a bailar el tango aquí en BsAs? Ya me parecía que tus bravuconadas no eran más que pedos de asno.

Donald Trump: Tienes que reconocer chinito que ha dado resultado. Ahora nos sentamos a negociar en serio. Quiero terminar con que nos sigan ordeñando la vaca de la leche sagrada, obligándonos a consumir productos que nosotros mismos podemos fabricar... y vendernos acero de mala calidad a precio de subasta y no comprar lo que queremos venderles.

XJP: No me digas? Con los sueldos que están obligados a pagar, la expulsión de los trabajadores mexicanos y centroamericanos pierden la fuerza de trabajo barata. Van a crear más conflictos internos y tus planes fracasarán, estimado Donald. Pero dejémonos de pendejadas y vamos a lo concreto. Las tasas aduaneras a nuestros productos no más del 10 por ciento. Nada del 25 por ciento.

DT: Es mi compromiso por ahora. Después de tres meses veremos. Si no aprueban nuestras contraofertas de lo que pueden exportar a nuestro mercado y lo que nosotros queremos venderles, estamos en punto cero de nuevo. Y ahí sí que estoy dispuesto a darles con el marrón en el florero chino.

XJP: La verdad que sigues siendo un jetón incorregible. Nuestra Ruta de la Seda ya tiene prevenido todo ese escenario. Si aplicas tu política a rajatabla tenemos ya asegurados nuevos mercados donde colocar nuestros productos. Además nuestras inversiones en infraestructura en los países en vía de desarrollo y en los ya  industrializados están dando sus frutos. Puertos, carreteras, vías férreas y mucho más que Uds nunca quisieron construir, es nuestro pasaporte para aumentar el intercambio entre China y el mundo. 

DT: Bah! Seguiremos siendo el país número 1. Tenemos a Macri y Bolsonaro en nuestro bando…

En ese momento se abre la puerta de la sala donde los dos mandatarios están reunidos y entra el presidente argentino Mauricio Macri.

Mauricio Macri: Amigos, no se molesten! Quería despedirlos y decirles antes de que se vayan que la Argentina está sumamente agradecida por la visita, por los acuerdos alcanzados y modestamente por haber aportado un granito de arena a que las voluntades de tan altos presidentes se unieran en este esfuerzo por encontrar salidas a las tensiones y crisis…

DT: Bueno, bueno, Mauricio. Te agradezco la hospitalidad, el asado y los tangos compartidos, el mate no me gustó, pero por favor manda a Michetti a recibir clases de francés e inglés, lo mismo que a los intérpretes. Parece que no pasaron del liceo. Y los miles de millones que les prestamos a través del FMI no creas que son un regalo. Es un compromiso a pagar rebajando el costo del estado. Tú me entiendes lo que quiero decir. La sierra con motor modelo Magnum debe ser usada sin piedad. 

MM: No te preocupes que ya la estamos usando. Todo para el empresariado! Nada para los asalariados, jubilados y desempleados. O mejor dicho: Menos para ellos! Seguimos al pie de la letra las recomendaciones de Lagarde. A sido una gran conquista volver a endeudar a la Argentina con tantos miles de millones de dólares. El kirschnerismo aislacionista, protector y populista había puesto fin a esta deuda. Pues nosotros la restituimos y con creces! Que nadie dude de nuestras intenciones! Ah! Antes que me olvide Bolsonaro te saluda fraternalmente, Donald. A Xi no le tiene mucha simpatía. De todas maneras esta alianza, este triunvirato que hemos denominado TMB -Trump-Macri-Bolsonaro- es el Tridente del mundo occidental. Nunca antes hubo tanta esperanza y optimismo. Derrotamos al progresismo. Solo nos queda la Banda Oriental para aplastar el último enclave del progresismo.  Allí inauguran obras todo el tiempo, se golpean el pecho por la estabilidad económica, las inversiones extranjeras en la producción, producción de IA - software, nuevas leyes en defensa de los derechos humanos. Están en plena  campaña electoral adelantada. Pero tenemos varias cartas a jugar para derrotar a esos últimos representantes de la teoría de la igualdad y la justicia. Pompita, El Guapo, Don Cejas, El Pelado, El Tiburón de la Costa, y otros nuevos líderes de multitudes, mas pequeñas que grandes, es cierto, pero darán por tierra al cuarto gobierno del FA.

DT: Bien, bien. Dejo en tus manos y en las del capitán Bolsonaro (no le pueden subir de grados por lo menos a coronel?) para que no fracasen otra vez y tengan que conformarse con interpelar a Bonomi todo el tiempo…

Y recuerden, son solo Chismes y Rumores Hush-Hush