Páginas vistas la semana pasada

miércoles, 20 de febrero de 2013

Uruguay tiene su propio Baltasar Garzón

Sede de la SCJ.Foto: Poti Campos/Flickr.
Cincuenta casos de terrorismo de Estado y violación a los derechos humanos han quedado colgados de la brocha cuando la suprema Corte de Justicia (SCJ) decidió que Mariana Motta debía abandonar su cargo de jueza en lo penal para asumir un cargo como jueza en lo civil. La medida originó una serie de protestas de diferentes organizaciones de DDHH y hasta una demostración en la misma sede de la Corte. Y es que la SCJ trasdlada al ámbito de lo civil a una magistrada que durante muchos años se capacitó para investigar ese tipo de violaciones y crímenes de estado, algo que viene haciendo desde hace un largo tiempo cuando la legislación permitió ponerle fin a la impunidad de los militares y policías implicados en aquéllas violaciones de DDHH cometidas durante la dictadura.

A diferencia del juez Baltasar Garzón que fue marginado de todo lo que tiene que ver con la justicia en España, y que dado el caracter de los escándalos de corrupción en la España de Rajoy, bien que haría falta este juez de probada integridad ética, la jueza Mariana Motta fue simplemente sacada de la cancha con un golpe de cadera de la SCJ. Formalmente la política de esta organización de justicia uruguaya es que los jueces roten en distintos ámbitos para ganar experiencia y diversificar su profesión. Sin embargo esa estrategia podría matizarse con jueces expertos en temas que dominan y donde no hay reemplazantes con la misma capacitación como es en este caso.

Pero este cambio viene precedido de una campaña organizada desde los llamados partidos tradicionales, Blanco y Colorado, más los órganos de prensa que colaboraron en esa campaña con titulares y textos que lejos de coincidir con la verdad, quedaron plantados como tal en la conciencia de mucha gente porque nunca fueron corregidos ni la jueza tuvo oportunidad de desmentir la desinformación que proporcionaban. La jueza Mariana Motta era presentada como una jueza que abría procesos llevada por sus simpatías ideológicas con la izquierda y no por  un auténtico espíritu profesional. Su presencia mediática haciendo declaraciones donde cuestionaba incluso al propio gobierno del Frente Amplio  por no impulsar una política más dura de derechos humanos contra la impunidad le valió también antipatías dentro del gobierno de José Mujica. La nueva jueza, Beatriz Larrieu no tiene la especialización de su colega y deberá estudiar desde un comienzo los 50 casos que estaban en marcha, lo que significa que deberán pasar muchos meses o años para que logre remover las piedras puestas en el camino para que se pueda hacer justicia, si es que alguna vez llega a puerto. La CSJ está en falta con todas las víctimas, y aunque varios de los más altos representantes de la represión están tras las rejas, todavía hay uniformados que se pasean libremente por las calles con muertos y torturados sobre su conciencia.

miércoles, 13 de febrero de 2013

Triste destino los caballos al frigorífico

Foto:  Suliman Almawash
Tal vez muchos recuerdan aquéllos versos de Atahualpa Yupanqui, "Malaya! triste destino los caballos argentinos" haciendo referencia a lo que les esperaba después de haber servido a su amo. Yupanqui cuenta la anécdota de un comprador de caballos con la finalidad de sacrificarlos en el frigorífico. Aquél poema-canción parece planear sobre la crisis desatada hace unas semanas por la revelación de que la carne que contienen las hamburguesas, lasagne y otros alimentos preparados y congelados conteníasn carne de caballo y no vacuna como se anunciaba.

 Han sido semanas de intenso debate donde esta rama de la industria alimentaria es sacudida por la sospecha y comprobación posterior de que existe una cadena de engaños y probablemente sobornos desde los frigoríficos hasta la cadena de supermecados que venden sus productos al público, o las firmas que sirven a los hospitales y escuelas, entre otros centros públicos donde se consume este tipo de productos. Empresas de varios países estarían implicadas una vez más en una estafa donde los beneficios suman millones de euros. Francia, Rumania, Creta, Gran Bretaña y muchos más están en la lista de los países que en este momento investigan la procedencia y contenido de estos alimentos.
Por lo pronto en Suecia la compañía Findus ha retirado de las góndolas de los supermercados las bandejas congeladas de lasagne, en total unas 20000 que se convertirán en biogas.

También en este país se abrirá una investigación sobre cuál es el destino de unos 9 000 caballos que desaparecen cada año, según una investigación de la organización de agricultores sueca, LRF.
El destino de esos caballos sería Italia donde se paga satisfactoriamente por el quilo de carne equina. O a Canadá o México, donde se faenan miles de equinos de EEUU para después enviar la carne a Europa con distintos fines, según . La cuestión es porqué la necesidad de este engaño. Y las conclusiones en todos los países es la misma: a la caza de mejores ganancias los productores, fabricantes y vendedores de alimentos engañan a los consumidores vendiéndoles gato por liebre. Culturalmente hay muchas personas que no tienen problemas de consumir carne equina, pero se sienten estafados cuando la bandeja de lasagna no contiene la información veraz del origen y contenido de ese alimento. A los rioplatenses tal vez con más o menos rechazo nos identificamos con Atahualpa Yupanki, y parafraseando al gran poeta y músico decimos"Malaya, triste destino los caballos al frigorífico".

lunes, 4 de febrero de 2013

El paciente venezolano

Hace unos años vi una película, El paciente inglés , un film del cine británico de 1996 cuyo director es Anthony Mingella ambientada durante la 2a Guerra Mundial. De pronto por una asociación de ideas pensé en el presidente Chávez y su convalecencia en Cuba. Si bien no hay nada en común entre el personaje de la película y el presidente Chávez, no pude dejar de pensar en aquél paciente aislado que no quería mostrar su rostro y que se iba muriendo de a poco.

La situación del presidente Chávez sigue siendo un enigma salvo para un pequeño grupo de venezolanos que comparten el poder con el presidente bolivariano y el gobierno cubano que lo arropa en alguna de sus clínicas VIP. El mensaje diario es que el presidente Chávez se recupera, que ya ha superado el momento crítico, que toma decisiones que transmite a sus más cercanos, los cuáles de forma poco convincente repiten a la opinión pública venezolana. El problema es la credibilidad de la recuperación cuando ni los presidentes latinoamericanos que quisieron visitarlo pudieron encontrarse con él según trascendió, ni siquiera hemos podido ver una foto (fuera de la falsa publicada por El País) que muestre realmente que se está recuperando y que puede comunicarse, pensar y tomar decisiones.

 Cuántos intereses políticos y económicos hay detrás de esta estrategia de mantenerlo oculto para las grandes mayorías tal vez sea fácil dilucidar para algunos de los que siguen de cerca este proceso tan misterioso. Por eso se especula: Chávez es un prisionero de los cubanos ya que estos quieren seguir obteniendo beneficios de Venezuela, como el petróleo y otros favores que le dan oxígeno al gobierno cubano. Chávez está muerto y sus seguidores más cercanos quieren ganar tiempo para asegurarse el poder y evitar un desliz político que le permitiría a la oposición ganar unas hipotéticas elecciones presidenciales. Chávez se recupera de verdad y pronto estará frente a las cámaras y un micrófono invocando a Dios y vapuleando a los americanos y a todos aquéllos que se oponen a su política bolivariana.
 Con qué versión quedarse ? Es difícil saberlo cuando el hermetismo oficial parece inexpugnable. Sin embargo hay algo que podemos concluir y es la poca confianza que tiene el presidente Chávez del sistema de Salud Pública de su país. Cuál será el temor que reina en el corazón del presidente Chávez cuando elige una clínica cubana en vez de una venezolana ? Después de tantos años en el poder y con enormes recursos que se habrían invertido en ese sector, uno no puede dejar de preguntarse si no han habido fondos para pertrechar con los mejores profesionales esas clínicas que por la actitud del presidente parece que sólo se dedican al servicio básico de atención de los pacientes, o sea un policlínico de barrio. O será que el presidente Chávez no confía en los médicos del país y teme que le inyecten un cóctel que lo envíe al reino de los cielos cuando se encuentre dormido ?

Que cada uno saque sus propias conclusiones, pero como Hamlet decía, « Algo huele mal en el reino de Dinamarca ». Y es difícil adivinar la fuente de ese mal olor. Esperemos que sea el propio Chávez que alguna vez lo aclare.