Páginas vistas la semana pasada

miércoles, 14 de diciembre de 2011

Navidades grises con distintos tonos


No es muy corriente que en Suecia las Navidades no tengan el color blanco de la nieve. Ese manto espeso  que cubre todo el paisaje y lo ilumina  cuando el sol, acostado en el horizonte por la inclinación de la tierra, es apenas un pálido reflejo de ese otro que conocemos en el verano.
Sin dudas que habrá muchos que pueden argumentar que hay un sin fin de peores catástrofes en el mundo que un invierno sin nieve en Escandinavia, con toda la razón que merece esa observación. Basta mirar las inundaciones que acosan al sudeste asiático, la sequía en Somalia, los conflictos armados que machacan a la población civil y son clasificadas como “daños colaterales, para que uno se ría de la navidad gris de esta parte del mundo, y que “acosa” a los habitantes de estos parajes.

Pero como cada realidad local tiene su propia dinámica para quienes la viven, aún siendo una cuestión tan puntual  e intrascendente como la ausencia de la nieve, la misma guarda un valor intrínseco para quienes la viven. Y me doy cuenta por los mensajes que envían las personas que frecuento en los distintos ambientes sociales y laborales. Este invierno sin nieve, gris durante las cortas horas del día, oscuro y atemorizante en las horas nocturnas, llena a muchos de una sensación y sentimiento que linda con la depresión y las ganas de encerrarse en sus hogares, bien iluminados con las luces de adviento, estrellas de Navidad y otras coloridas iluminaciones con el fin de ahuyentar los fantasmas imaginarios o reales.
Los rituales escandinavos durante las fiestas de Navidad y Año Nuevo deben tener un escenario blanco, porque sino el sentimiento de vivir unas  verdaderas navidades casi que se pierde, así lo dicen muchos cuando les preguntamos sobre cómo están preparando estas fiestas del 2011. Cada pueblo tiene sus fobias y sus prejuicios, que los individuos hacen suyo ya que pasan de generación en generación. Este es extrañamente uno de los que le amarga bastante la vida a los suecos, en este caso.

Hay quienes escapan hacia el sur,  a las costas del Mediterráneo, donde el invierno es luminoso y muchas veces con olas de calor veraniego, que a los más valientes los empuja a bañarse en las aguas bastante frías del Mediterráneo. Otros cruzan continentes para tenderse en alguna playa donde el sol calienta la arena hasta un grado que hay que caminar en puntillas para no asarse las plantas de los pies.  
Fuera de esos detalles incómodos que afronta el turista o el que regresa a sus antiguos pagos, pesa sobre muchos europeos los efectos de la crisis, el desempleo crónico del cual es tan difícil de salir; la amenaza de quedar desocupado; las puertas que se cierran para los más infortunados, las pérdidas materiales y las espirituales que conlleva cada crisis económica. Algunos que realizaron la inversión más importante de su vida, es decir comprar una vivienda, ven como los bancos se las apropian al no poder pagar la hipoteca, y con la ayuda de una ley perversa,  obligan de todas formas al deudor a seguir pagándola aún después de haber entregado la vivienda. Tal es el caso de España.

Sí, la Navidad puede tener muchos matices de gris, la ausencia de nieve es de todas formas el más suave de todos esos matices.Y si bien más de uno se deprime o entra en crisis, seguramente el origen de la misma no está en el tiempo gris, sino en el sótano del alma donde se guardan viejos y herrumbrados recuerdos.

domingo, 27 de noviembre de 2011

De la varita mágica a la motosierra


La España que nos espera estos próximos años será una España envuelta en una nube de conflictos sociales aún más intensa de los que hemos visto hasta ahora. Todos hablan del aplastante resultado a favor del Partido Popular (PP) y de su candidato Mariano Rajoy. Sin embargo el gran triunfador en esta contienda electoral protagonizada hace ya una semana son los renombrados "mercados" y el partido de la abstención . 12 millones no votaron, es decir casi un 30 por ciento de los 36 millones de habilitados para votar , esa parece ser la opinión mayoritaria que pone de manifiesto el descontento de una buena parte de la ciudadanía española. El PP triunfador obtuvo poco más de 10,5 millones de votos.

El PP sólo tuvo que aprovechar la debacle socialista (PSOE) que perdió más de 5 millones de votantes para llevarse la mayoría de los votos. Una derrota inapelable que ahora pone a este partido a analizar las causas del fracaso y cómo encarará su política para recuperar la confianza de los electores.

Sin embargo España como país inmerso en la crisis europea tendrá que convencer al resto de la UE que el nuevo gobierno va a seguir el plan de ruta que Bruselas le ha fijado. Y sin chistar.
La economía basada del ladrillo, o sea en la construcción salvaje de viviendas de todo tipo y los créditos basura han sido el mejor ejemplo que ilustra porqué España está tan golpeada por la crisis económica que ha dejado sin empleo a los ya mencionados 5millones de personas, una cifra que puede seguir creciendo según los pronósticos más pesimistas. Una economía que el PSOE no logró desmontar a pesar de que siempre criticó esa estrategia. Y cuando el terremoto de la crisis llegó a España no tuvo respuesta, y los ladrillos pegados con mucha arena y poco hormigón se derrumbaron como un castillo de naipes. El desempleo  afecta además indirectamente muchos millones más de personas si contamos a lo hijos y otros adultos que dependen de ese trabajador o trabajadora que como en otras crisis muchos de ellos deben hacer fila a la entrada de los comedores populares para llevarse un plato de comida caliente a la boca.

Durante la campaña electoral, que fue corta porque las elecciones se adelantaron varios meses, pudimos ver cómo el candidato popular Mariano Rajoy, con un discurso que parecía tener grabado en su cerebro con una cinta sin fin, pedía un voto por el cambio y demandaba la confianza de los españoles para otorgarle la suerte de dirigir un gobierno "fuerte", que no dependiera de las "ordenes " de Bruselas. Y esa fue la varita mágica con la que encantó a los que se decidieron a votar por él. Soluciones rápidas, creación de empleo, rebaja de los impuestos, protección a las pensiones. Sin embargo los que conocen a la derecha española,saben que ha ocultado al electorado el remedio que piensan aplicar y que tienen escondido en el sótano de la calle Génova, donde está el local central del partido. Una cura de caballo que muchos de los que depositaron el voto por el PP, probablemente se arrepentirán de haberles dado el poder de aplicarla, cuando sientan en carne propia los efectos de la misma. 

A José Rodríguez Zapatero y al PSOE les faltó más determinación y agresividad para contrarrestar a su adversario político que siempre jugó a desprestigiar al gobierno de España en todas las tribunas.  No se ahorraban epítetos y adjetivos para pintar de negro no sólo a la persona de Zapatero, sino a las políticas de ahorro y recortes que aplicaba el gobierno asfixiado por los mercados que le subían los intereses de la deuda pública para obligarlo a más recortes y ahorros. Y no porque el PP no creyera que eran necesarias, sino porque no eran suficientemente radicales para rebajar el gasto público, léase salud, educación, empleo, medio ambiente, etc. Ahora a punto de asumir el gobierno dentro de tres semanas y con mayoría absoluta, el PP podrá gozar de un período donde sacarán las herramientas necesarias para hacerlo, aunque Mariano Rajoy parece estar escondido agitando la varita mágica de su campaña, frustrado de que no se produzca el milagro tan anunciado. Los mercados siguen refunfuñando.

No pasaron muchas horas además antes que Angela Merkel y Nicolás Sarkozy  le tiraran de las orejas al Rajoy que unos días antes decía que ya tenía todo programado para sacar al país de la crisis. Ahora, refugiado en el local del partido, pide plazos y duda por donde deberá recorrer el via crucis que tiene por delante, con la cruz de la deuda a su espalda y la mirada atenta de todos los connacionales y los vecinos europeos. Su imagen en estos días nos recuerdan a aquél George W Bush en el documental Fahrenheit 9/11 de Michael Moore, cuando sentado frente a un grupo de niños del preescolar,  le comunicaron que EEUU estaba bajo ataque. Bush siguió sentado leyendo sagas con los niños. Rajoy estará también impasible, y con la mirada perdida imaginándose la leyenda de España en la que tanto creyó, esperanzado de que al fin alguien le quite esa varita mágica inútil de sus manos, y le pongan la motosierra en sus brazos, esa que siempre se negó a mencionar mientras estuvo en campaña y en la oposición. Y es que el partido de "los mercados" no espera.

domingo, 13 de noviembre de 2011

Ancianos abandonados en la ola de las privatizaciones

Una de las condiciones del Estado de Bienestar es que los ciudadanos tendrán siempre acceso a servicios que otorguen una seguridad y bienestar básicos, financiados con los medios públicos que los contribuyentes aportan. Esta era la imagen que dominaba en Suecia hasta que la ola privatizadora comenzó a erosionar las bases mismas de este modelo que hasta la década del 80 despertó admiración en otros países con grandes injusticias sociales.
Imagínense a unas personas muy viejitas que viven en un hogar de ancianos en algún lugar de Suecia, que no pueden valerse por sí mismos y deben ser, entre otras cosas,  alimentados por el personal -y usar pañales ya que no pueden controlar las necesidades biológicas básicas. Deberían así sentirse cómodos dentro de esas limitaciones, pero resulta que una vez que han orinado, el personal por orden de sus patrones, tiene prohibido cambiar los pañales hasta que no "se llenen". Lo que significa que después de horas de estar empapados, recién les toca la suerte de que se los cambien. Las irritaciones e infecciones en la piel es el resultado de tanto abandono.

La empresa Carema Care, es uno de los actores privados que en su página web sólo muestran a ancianos y personal sonrientes y felices. Esta empresa es la que ha puesto en funcionamiento este sistema basado en la nueva tecnología que alarma cuando un pañal "está lleno". Una pequeña antena puesta en el pañal envía una señal hasta un móvil o computadora que inmediatamente da la alarma al personal para que sustituya el pañal que ya está "completo".
Carema Care es una de las tantas empresas que saltaron a la arena cuando las políticas de privatización de los servicios municipales también fueron abiertos a las inversiones privadas, especialmente cuando los últimos gobiernos de centro derecha decidieron acelerar el proceso en los servicios que antes prestaban las comunas o el propio estado. La ley que posibilitó este desarrollo para que el sector privado invirtiera en este nuevo campo,  ha establecido un marco, pero por supuesto no determina los detalles, más allá que el texto predique que los ancianos deben ser bien atendidos en todos los órdenes. En pocas palabras, las comunas pagan con la plata del contribuyente a estas empresas por realizar el servicio que ellas mismas antes tenían a su cargo. Y de esa manera se desprendieron de miles de empleados que según muchos se quejaban, eran un lastre para su presupuesto. Y así pudieron bajar los impuestos y crear la ilusión que todo iba a ir mejor cuando los políticos retiraran las manos de estos sectores que ahora están a disposición de las "fuerzas vivas".

Por eso empresas como Carema Care pueden aumentar sus ganancias en base a reducir al máximo el personal en sus centros geriátricos e introduciendo "tecnología de última generación" en los pañales de los viejitos y sacarle el "jugo" (tanto simbólica como prácticamente) a esos pañales hasta el límite de su capacidad.
Pero esta estrategia empresarial, que también tiene otras denuncias por otras carencias en la atención a los ancianos desvalidos, encierra un fin muy claro, que ya había sido advertido al comienzo del proceso, y se destapó cuando la prensa investigó y publicó que una buena parte de las ganancias de Carema Care habían  ido a parar a la isla de Jersey, ese sí un paraíso fiscal colocado en la nariz del presidente Nicolás Sarkozy que tanto se queja de ellos, y se ha convertido en una piedra en la punta del zapato de la Unión Europea. Se trata de millones de euros que los contribuyentes suecos aportaron a Carema Care, e impotentes vieron pasar de largo hacia la isla para que llenaran los bolsillos de los jefes, gerentes y presidentes de esa financiera de capital de riesgo que se refugia bajo el nombre Triton AB Sverige, una especie de pulpo con innumerables filiales que extienden sus tentáculos para atrapar los servicios que las comunas ponen a su disposición. El resultado es que las denuncias por la deficiente, y muchas veces criminal atención que prestan a las personas que deben cuidar, ya forman una montaña de expedientes. La última conocida es la muerte de un anciano con demencia senil,que con claras señales de que su estado era deplorable, de todas formas fue colocado en su silla de ruedas frente a un televisor para que agonizara "entretenido", porque nadie tenía tiempo de acompañarlo. Se puede creer que exista semejante deshumanización? Pues sí, eso ocurre en el país que fue ejemplo en el mundo por darle a de sus ciudadanos una atención primordial en cualquier momento de su vida.

Este es un ejemplo más de cómo el llamado Estado de Bienestar está siendo desmontado ladrillo a ladrillo en Suecia. Así como en otros países, los gobiernos han impulsado estas privatizaciones, o bien por razones ideológicas, o bien por las presiones "del mercado", es decir las presiones de las grandes consorcios financieros internacionales de capital de riesgo que han ido asumiendo los servicios y la actividades productivas a través de empresas que no resistirían el menor análisis serio si los responsables de hacerlo cumplieran con su deber. Las privatizaciones han sido el karma que ha llevado a la izquierda a aceptarla resignadamente, sin mayor apoyo tampoco de una población que todavía no se ha contagiado con la indignación de Los Indignados.

sábado, 5 de noviembre de 2011

Una teoría conspirativa

Al gobierno uruguayo le cayó como una patada en la entrepierna las declaraciones del presidente francés Nicolás Sarkozy (NK),en el contexto de la cumbre del G 20 en Cannes, al expresar que Uruguay forma parte de la banda de los países que integran los paraísos fiscales . Mezclado con esas islas exóticas donde se lava y se centrifuga el dinero, el país que dirige el presidente José Mujica fue rebajado a la categoría de filibustero del Río de la Plata. Nada extraño ya que desde hace años Uruguay ha estado en la mira de aquéllos países que quieren intercambio de datos sobre los ciudadanos que esconden su fortuna en esos lugares como Suiza, Liechstenstein, y todas las islas exóticas como Vanuato o Barbuda, donde el dinero de negocios turbios de venta de drogas,de armas, prostitución y de todo lo que se le pueda ocurrir que sea ilegal pueda volver a ser blanco como la nieve.

Uruguay desde hace dos años ha ido reformando las reglas para los que hasta hace poco veían a esa plaza como un lugar seguro donde guardar sus capitales a salvo de la voracidad de los estados tan necesitados de recursos. Pero no con la velocidad que los otros esperaban. Casualmente en las últimas semanas el gobierno de Uruguay está discutiendo con Argentina, el país que más preocupado está al parecer por la fuga de capitales de ciudadanos "dentro de toda sospecha"a Uruguay. La flexibilización que busca Uruguay para darle acceso a las autoridades impositivas argentinas a las cuentas bancarias de sus connacionales en Montevideo, probablemente busque un equilibrio entre el deseo de las autoridades argentinas y los intereses privados del propietario de ese capital "golondrina". Por eso, para volcar a su favor la presión sobre el gobierno del presidente Mujica, y siguiendo la línea conspirativa anunciada en el título, podemos imaginarnos en una de esas cenas que Mr NK ofreció a los  jefes de estado de todos los continentes, un diálogo entre el propio Mr NK y la presidenta Cristina Fernández de Kirchner (CFK) de las siguientes características:

CFK - Nicolás, tengo que pedirte un gran favor, sur vous plais, mon ami.

NK - Oui, Oui, mon petit. Todo lo que tu quieras. Pero déjame felicitarte una vez más por ese maravilloso triunfo electoral. Sabes? Cómo te envidio, mon chère. Yo en cambio, aunque soy brillante y papá de bebé recién nacido, parece que me voy al bombo.

CFK - No seas tan pesimista, Nico. Me permitís que te llame Nico, ché? Bueno no te llenes de malas ondas y escuchá lo que te digo. Estoy completamente de acuerdo contigo de que impongamos el impuesto Tobin a las finanzas. Tenés todo mi apoyo. Pero el favor que quiero pedirte es el siguiente: cuando nombrés a los paraísos fiscales poné en la lista el nombre de Uruguay.

NK - Ohlalalá, pero si tenemos un acuerdo mutuo con el Pepé sobre operaciones financieras...Y está funcionando bien.

CFK - No importa, después podés disculparte. A Zapatero lo cagaste hace poco cuando elogiaste a Rajoy por haber cooperado con las medidas de ajuste de España, cuando ese jetón lo único que hace es vomitar bilis.

NK- Mon ami, el Pepé se me va a enojar... pero después de todo tienes razón, mon chère. Vino a Europa y se encontró con Ángela y no me visitó a mí. . Además ya se creen más que nosotros en fútbol y hay que bajarles el copete a esos charrúas... Francia ya no está entre los 10 de la FIFA, cochons! Oui, no me cuesta nada dejar caer, mezclado con los otros, el nombre de Uruguay...

CFK- Merci! Je t´aime Nico. Con esto lo agarro al Pepe de las pelotas y lo obligo a largar los datos para recuperar medios para nuestra economía. Tratamos con las aguas venenosas de Botnia-UPM, con el canal Martín García, con las trabas aduaneras, pero poco resultado. Todavía hay mucho por hacer y si queremos ser potencia, vouz me comprenez, n´est-ce pas? Tenemos que parar el anarcocapitalismo, Nico. A nosotros los argentinos nos gusta el relajo pero con orden...

NK- Me oui mon ami... a mi me gustaba también el anarcocapitalismo, para que te voy a mentir, pero ahora le ponemos freno a este caos. Mira a Grecia, a Italia... Ese Berlusconi,  con con ese peluquín ridículo... Nos va a mandar al hoyo a todos si no cumple... Pero no te preocupes, te prometo que lo haré. Seguro que Pepé no me invita a comer asado y tomar mate en su chacra cuando lo visite, pero qué más da. Zapatero dijo que no me invitará más con horchata, pero Rajoy tiene un Albariño de primera.

CFK- Gracias orejitas, y no te preocupes por el mate y la carne... Estás invitado a visitarme a mis propiedades allá en la Patagonia, no sabés lo bien que lo vamos a pasar, vas a comer carne hasta el hartazgo... uuuuh, ahí viene Osama uuuuuh Obama, que hace rato me está buscando... sabés que tenemos otra vez relaciones carnales con los americanos?



lunes, 31 de octubre de 2011

Niños raptados por sus padres

El fenómeno que el título indica se hace cada vez más frecuente en Suecia. El ministerio de RREE sueco investiga en este momento más de 130 casos de chicos que han sido secuestrados por sus padres.
A modo de ejemplo: en el año 2004 se buscaban 54 chicos raptados. En 2010 ya eran 108. Una de las explicaciones que el ministerio da sobre el problema es que la movilidad entre los países ha aumentado claramente. Sin embargo está muy lejos de se toda la verdad. Un sistema jurídico muchas veces ignorante de la idiosincracia de ciertas personas provenientes de sociedades patriarcales, o la indolencia de la policía ante la amenaza de un secuestro, son razones más plausibles que la explicación del ministerio.

El caso de Kim, una madre iraní que a pesar de advertir a las autoridades que su hijo sería raptado por su padre, deja bien en claro que la preocupación de las autoridades suecas muchas veces es igual a cero.
Kim vino a Suecia casada con Kevin, en 2002. En 2003 nació Taymaz, un niño que se convertiría en la manzana de la discordia.
Al poco tiempo de haber nacido el bebé comenzaron los maltratos tanto físicos como psíquicos de parte de Kevin sobre su mujer. La situación se extendió por varios años hasta que Kim, que temía por su vida y la de su propio hijo, denunció al padre y pidió refugio en una casa de Protección a la Mujer. En tanto un tribunal le da la tenencia del chico a ella y le prohibe al padre tener alguna relación con ellos. Kim y su hijo han sido además trasladados a otra ciudad para protegerlos mejor.

Hasta ahí todo bien. Pero un día aparece Kevin en la escuela donde Taymaz cursa el preescolar, y dice que se va a llevar al niño. El personal advertido llama a la policía y se impide el primer intento de secuestro. Pasan unos meses y un juez decide que a pesar de todo, Kevin tiene derecho a encontrarse con su hijo cada fin de semana por medio. Pero vigilado por una una persona empleada por la comuna. El problema es que la comuna donde vivían Kim con su hijo, declara que no tiene los medios para pagarle a esa persona, y decide que el encuentro entre el niño y su papá se haga  a solas. Kim se apresuró a advertir a la policía que Kevin había vaciado de muebles la casa, había simulado un choque su auto para cobrar un seguro y que el riesgo era ahora muy serio que desapareciera con Taymaz. La policía respondió que nada podían hacer por el momento mientras no se cometiera ningún delito. Tampoco le podía retener el pasaporte. Entonces, como en la novela de García Máquez "Crónica de una muerte anunciada", de concreta lo que Kim había advertido a las autoridades. A la primera oportunidad Kevin desaparece con su hijo y dos días después llama a la policía diciendo que están en Disneylandia, en París, y que lo están pasando fantástico. Que no hay que preocuparse y que volverán algunos días después. La policía, que todavía creía que Kevin volvería con su hijo, comunicó alegremente a Kim que todo era un mal entendido, que su hijo estaba muy bien y  que pronto lo recuperaría. Sin embargo los policías a cargo del caso nunca corroboraron si la llamada realmente había sido hecha en Francia. Algo que Kim pudo comprobar no había sido así, sino que la misma provenía de Teherán, la capital iraní.

Pasaron semanas, meses  y Kim llevó a los medios de prensa su caso. Golpeó en todas la puertas mientras que Taymaz vivía con su padre asustado, maltratado muchas veces y  constantemente siendo sometido a un lavado de cerebro con la finalidad de desacreditar a su madre. Sin embargo este Kevin cometió algunos errores en su propio país y las autoridades iraníes que hasta ahora le habían dado la tenencia de su hijo, lo requirieron y la prohibieron salir del país. Al mismo tiempo la embajada sueca en Irán después de muchas idas y venidas, comenzó finalmente a preocuparse por el destino del chico. Luego de negociaciones que a veces parecían nunca acabar con el padre del chico, Taymaz pudo viajar a Suecia con un pasaje comprado por la embajada, y reunirse con su madre en el mes de julio pasado.

- Pasaron 915 días desde que desapareció de casa, comenta amargamente Kim. Pero no sabemos si es el final feliz o el comienzo de otra pesadilla, nos dice.

El caso es que a pesar que Kevin está requerido por la Interpol y tiene prohibida la entradar a Suecia, de alguna forma a logrado engañar nuevamente a las ingenuas autoridades suecas, y según Kim ya está de nuevo en el ruedo. Ahora tiene abogado y demanda ante los tribunales una vez más el derecho a reunirse con su hijo, aunque el último fallo de la justicia sueca ha sido que Kim tiene el derecho exclusivo de la custodia de su Taymaz y le prohibe al padre cualquier acercamiento. A pesar que la policía ya está advertida de la presencia del infractor, hasta ahora no han movido un dedo para detenerlo y extraditarlo al país de donde una vez huyó porque lo perseguían por sus ideas contra el régimen de los ayatollas. Sin embargo regresó allí sin problemas con un hijo secuestrado, después de jurar que educaría a su hijo en las reglas del Islam le otorgaron el derecho de tenencia exclusiva,  y de no haber sido por su propia estupidez, podría seguir allí riéndose de su ex-esposa.
El destino quiso sin embargo que perdiera a su hijo que en realidad nunca le interesó. Su movida fue solo por vengarse de su mujer porque quiso separarse de él después de años de maltratos. El daño que probablemente le ha causado al chico tal vez nunca pueda ser reparado. Y la justicia sueca una vez más ha demostrado que su ignorancia muchas veces la lleva a fallar a favor de quienes no piensan en sus hijos, sino en vengarse de quienes se rebelan y están dispuestos a luchar por sus derechos. El caso de Kim es el mejor ejemplo de que su lucha no fue en vano.

viernes, 28 de octubre de 2011

Juguetes envenenados

La fiesta de Halloween se ha expandido por muchos países de Europa, y aquí en Suecia hace tiempo que hace furor. Los chicos y los grandes se ponen máscaras repugnantes de brujos y brujas, dientes de vampiros y muchos otros disfraces y máscaras horribles que esconden sin embargo otro detalle de terror: el veneno que contienen en su interior. Cadmio, plomo, mercurio forman parte del cóctel de substancias químicas que los fabricantes acostumbran a mezclar según la organización ecologista Ecowaste Coalition. Esta organización con base en Filipinas, ha hecho diversas pruebas en el laboratorio para comprobar si esos elementos químicos altamente tóxicos estaban en esos juguetes o no.

El resultado ha sido apabullante: en el 70 por ciento de esos productos había altos niveles de alguno de los metales antes mencionados. 60 por ciento contenían cadmio por encima de de los niveles permitidos. Uno de cada 10 productos contenían plomo.
Suecia importa muchos juguetes de Asia, léase China que domina los mercados, y al consultar a la autoridad sueca responsable de controlar que los productos que se venden en el país no causan daños o enfermedades, descubrimos que es muy poco lo que se está haciendo para controlar lo que se vende en las tiendas de juguetes. Los importadores tienen las puertas abiertas, y si no importan más es porque el mercado es muy pequeño comparado con otros países europeos.

La Dirección Nacional de Aduanas también tiene cero control de esos productos porque depende justamente de aquélla autoridad inspectora para actuar e impedir  que esos juguetes entren al país en caso que contengan substancias nocivas para la salud. Tampoco cuentan con una "lista negra" de empresas que hayan sido sancionadas por importar esos juguetes. Laissez faire, laissez passé parece ser la filosofía de los sucesivos gobiernos de cualquier color político que haya gobernado el país a pesar que la alarma hace tiempo se conoce.
Hace unos meses las normas de importación de juguetes fueron endurecidas por la Unión Europea. Sin embargo al no haber controles sistemáticos y efectivos esas normas más duras son un tigre de papel ante la actitud hasta ahora liberal de las autoridades. Las consecuencias pueden ser fatales para los chicos que continuamente tienen en sus manos juguetes con alto contenidos tóxicos. Una de ellas es que pueden quedar estériles o desarrollar cáncer. Alarmismo? Bueno la autoridad competente reconoció estar preocupada y inmediatamente hará pruebas para ver si lo que se está vendiendo en estos días en Suecia es o no nocivo para la salud. Un consejo: si va a celebrar el Halloween fabrique sus propias prendas y accesorios. Se puede ahorrar un disgusto en el futuro si es que la mala suerte hizo que comprara esos tóxicos productos que nadie se ha preocupado de parar a tiempo.Y el terror de Halloween se puede convertir en una maldición inesperada.

jueves, 20 de octubre de 2011

El fin de Gadafi: morir con las botas puestas

La noticia recorrió el planeta en pocos segundos. En las cercanías de la ciudad libia de Sirte, caía herido el coronel Muammar Gadafi según las fuerzas rebeldes que responden al gobierno de transición. Según la información de los medios la OTAN habría bombardeado el convoy en el que se desplazaba Gadafi junto a varios miembros de su estado mayor y otros soldados leales que habían defendido la ciudad de Sirte hasta la madrugada de hoy. De ser correcta la información, porque desde la TV-leal a Gadafi decía que ni estaba herido ni había sido apresado este sería el fin de la resistencia del coronel. Mientras desde las fuerzas rebeldes confirmaron finalmente que estaba muerto a causa de sus heridas.

Muerto o vivo, así se cerraría un capítulo de la historia del coronel Gadafi que hasta hace poco estrechaba manos y compraba material bélico a los mandatarios de los países europeos que desde hace semanas están bombardeando con sus aviones el norteño país africano. Esas mismas armas y material bélico que ya están cambiando de manos porque según la información difundida por periodistas suecos en Libia, ya habría grupos allegados a Al-qaida y otras organizaciones islamistas apoderándose del material bélico abandonado por el ejército libio. Sobre todo de misiles tierra-aire de fabricación soviética que pueden usarse contra aviones militares o civiles en el momento de su despeje o aterrizaje.

En la reciente visita relámpago de la Secretaria de Estado Hyllari Clinton a Libia el tema quedó sobre el tapete: cómo controlar y apoderarse lo más rápido posible del material bélico abandonado en lugares que ni siquiera están vigilados, lo que habría despertado un fuerte disgusto en los norteamericanos con las fuerzas rebeldes. Por eso el gobierno de EEUU ha enviado unas 50 personas con la misión de reunir principalmente los misiles que pueden ser una amenaza para sus aviones o los de sus aliados, si caen en manos terroristas. Los traficantes de armas también estarían envueltos en la rapiña de los arsenales, y las mismas no tienen escrúpulos en vender ese matieral bélico a todos los que quieran comprarlas. Un motivo más para intuir que con o sin Gadafi, Libia arriesga a convertirse en un verdadero polvorín que finalmente termine como un boomerang explotando en manos de quienes lo lanzaron. Como dijo el presidente uruguayo José Mujica, la democracia no se impone a "los palos" porque tienen "patas cortas". El futuro dirá si tenía razón o no.


.

jueves, 13 de octubre de 2011

Los regalos del Pepe


En la Casa de Gobierno sueca en Estocolmo cundió la alarma esta tarde cuando dos paquetes de origen desconocido en ese momento, no mostraban con claridad su contenido al ser analizados por el escáner. Poco después la policía luego de haber cerrado la calle por casi una hora, confirmaba que no había nada peligroso en esos paquetes. Se trataba en realidad de los regalos del presidente José Mujica al primer ministro Fredrik Reinfeldt y al rey Carlos Gustavo. En esos paquetes o paquete que algún descuidado funcionario de seguridad se olvidó de analizar correctamente, había entre otros regalos amatistas con una edad de 300 millones de años, confirmaría el presidente Mujica durante su conferencia de prensa en la sede de la embajada uruguaya en Estocolmo un poco más tarde. La sospecha que la delegación uruguaya entregara cajas con explosivos quedó así descartada, algo que el presidente Mujica comentó con una discreta humorada.

En la conferencia de prensa que el presidente Mujica concedió participaron pocos medios de prensa suecos, ya que la mayoría estaban ocupados en el escándolo que está produciendo el nuevo presidente del partido socialdemócrata sueco, Håkan Juholt,  a quien se le investiga por una supuesta caso estafa, que el mismo niega ya que no tenía conocimiento de las reglas por la que se le sospecha de peculado, según ha declarado. Además devolverá el dinero que se le ha pagado demás por el alquiler de una segunda vivienda.

Uruguay ha sido un país donde hasta ahora no se le ha prestado mayor atención en Suecia, sino es por el fútbol. Tal vez la razón principal es que los medios suecos están interesados en los grandes países donde las inversiones de capital sueco realmente han sido históricamente importantes, como es el caso de Brasil, Argentina, México y otros. El tema de los paquetes tal vez lo hagan aparecer en pantalla al presidente Mujica, lo que habla mucho de los giros que puede tener el enfoque de las noticias cuando se buscan temas que resalten el dramatismo de la jornada.
De todos modos Uruguay comienza a aparecer en el horizonte sueco a pesar de que para visitar la embajada del país nórdico hay que cruzar el Río de la Plata hasta Buenos Aires, ya que la embajada sueca en Montevideo fue cerrada como muchas otras en el plan de ahorro del actual gobierno de centro derecha.

El presidente anunció que el objetivo de la visita a Suecia en particular era para estrechar lazos  tanto económicos como culturales, y agradecer a los gobiernos suecos por haber dado refugio a tantos uruguayos que buscaron asilo en el país nórdico, y aprovechar de paso para encontrarse con compatriotas que hacía mucho tiempo no veía. Una parte emotiva que en el contexto de los acartonados contactos diplomáticos le dio una nota diferente a esas formalidades de gente con rostros de cera.

En cuanto a los contactos con empresas suecas, el presidente puso como ejemplo de inversión que está realizando la empresa Stora Enso, de capital sueco-finlandés, cuya apuesta por construir una nueva planta de celulosa en Colonia, podría llegar a unos 3000 millones de dólares, algo que batiría todos los récords de inversiones en el país.

- Pero esas gigantescas inversiones nos traen también enormes problemas, problemas por todos lados. Tenemos que darle por ejemplo energía a la planta productora y para eso tenemos que construir torres de alta tensión. Y eso es un problema, porque a los dueños de los campos primero hay que convencerlos de la necesidad de que pasen por ese lugar, y después hay que pagarles, porque todos quieren cobrar para instalar las torres y colgar los cables, dijo sardónicamente el presidente Mujica mientras con su puño izquierdo golpeaba la mesa en un gesto de quien tiene varios acreedores detrás de los recursos del estado.

- En Uruguay la gente es muy “desinteresada” y todo el mundo aplaude el progreso, explicó con ácida ironía el presidente, agregando que la marcha del proyecto tiene que contemplar un ritmo sin pausas, porque por cada día que la empresa pierde de trabajar, esto se traduce en un millón de dólares en pérdidas, según cálculos de Stora Enso. Probablemente estaban en su cabeza las inversiones que deberá hacer el país en infraestructura de carreteras a lo largo y ancho de la la región maderera y su camino hacia los puertos.
Y al tema lo remachó con el dicho campero: “arreglado al carro son las estacas” , una metáfora que según el presidente Mujica cuando las ganancias son muy grandes las pérdidas también son muy grandes por lo que para el gobierno uruguayo esta inversión es un tema de estado.

En cuanto a la polémica originada por el expresidente Tabaré Vázquez en el cuál se manejó la hipótesis de una confrontación bélica con Argentina, el presidente corrió el micrófono a un lado donde estaba sentado el canciller uruguayo Luis Almagro, quien dijo lacónicamente “No coments”.

A José Mujica le preocupa mayormente que en Europa haya países que quieran imponer “a palos” la democracia a los demás, y si hay algo que la historia enseña es que esos procesos tienen “patas cortas”, dijo el presidente sin hacer referencia a ningún país en particular, pero sin duda pensando en los conflictos donde algunos países europeos con el visto bueno de la ONU han ayudado o están ayudando a derrocar a los líderes de turno para instalar un supuesta democracia.

- Siento que en algunos países se está perdiendo la tolerancia y la capacidad de convivir, dijo con cierta pesadumbre el presidente uruguayo, haciendo un llamado a los compatriotas para que aporten para que esa actitud cambie en el continente europeo.

Ante la pregunta sobre la marcha del proyecto de ley que evitaría que los crímenes de lesa humanidad prescribieran el mes próximo, y así puedan investigarse y castigarse a aquéllos militares que han incurrido en tales delitos, el presidente Mujica se refirió de la siguiente manera al debate sobre la posible inconstitucionalidad de la ley..

- En Uruguay no hay ley importante que se ponga en el tapete y se entre a discutir sin que alguien la considere inconstitucional. Yo no me meto en eso. Que discutan los que saben, expresó el presidente. Al final será la Suprema Corte de Justicia la que decidirá si la ley es o no es constitucional. El presidente Mujica subrayó que la elaboración del anteproyecto ha estado en manos de juristas de prestigio y ha sido impulsada por el Frente Amplio y no el gobierno, que de todas maneras la apoya.

Al final una pregunta de alguien que no se presentó, pero que afirmó dirigir un programa de radio de cercanías “Habana-Cuba”, le preguntó a Mujica qué obtiene Uruguay al mantener capitales extranjeros que en algunos casos explotarían la salud, la enseñanza y otros sectores económicos del país, “teniendo en cuanta el pensamiento de Artigas”.
Por el tono con el que el presidente le respondió, vimos aparecer a otro Mujica que hasta ahora había sido pausado y con un tono mesurado. Ahora levantó la voz y con cierta aspereza respondió:

- Usted me está haciendo una pregunta que es un panfleto. Ya trae la respuesta en sí. Yo no soy hacedor de la historia, soy partícipe de ella. Mi país tiene sus contradicciones pero le digo que no soy estatista. El enemigo número uno que ha tenido el socialismo ha sido el estado que ha servido en todas partes del mundo para crear burocracia. Todavía tengo la esperanza de que la humanidad pueda construir una sociedad más justa sin la influencia de un solo partido y la dirección de un patrón. La gente debe aprender a ser patrón de sí misma. Esta es mi manera libertaria de ver las cosas, enfatizó el presidente uruguayo. Y luego agregó que probablemente la sociedad cubana saque sus beneficios con las inversiones que hacen los canadienses en la minería del país caribeño.

La conferencia de prensa finalizó con estas tajantes palabras ya que el presidente Mujica y la delegación  que en ese momento lo acompañaba entre ellos el canciller Almagro, el ministro de industrias Kreimerman, y otros miembros del gabinete debían partir hacia Noruega apenas un par de horas más tarde. El viaje de la nutrida delegación visitará además de Noruega, otros países europeos,en una gira que se extiende hasta el 21 de octubre próximo. En todo caso el rastro del presidente uruguayo en los medios suecos quedó como una anédocta sobre la psicosis que los paquetes sospechosos causan en la policía y funcionarios, que en su fervor antiterrorista, cerraron el tráfico y dejaron a conductores y pasajeros de ómnibus y coches varados por más de una hora.












lunes, 26 de septiembre de 2011

El camión de Fredo



                                       
Esa mañana de enero amaneció calurosa como casi todo ese verano de soles atormentadores y noches en vela. El calor se instalaba en las habitaciones y nadie podía dormir, salvo los que se aventuraban a dormir en el fresco piso de baldosas. Pero Fredo ya no tenía aquélla resistencia de su juventud cuando dormía donde lo agarraba la noche.
 Por eso se levantó sin hacer ruido para no despertar a su mujer que dormía plácidamente, y un rato después ya estaba con el termo bajo el brazo izquierdo y el mate espumoso en su mano derecha. Con paso liviano caminó por el largo pasillo exterior rumbo a la calle donde todavía reinaba el silencio de los motores de motos y motonetas que pululaban en el barrio, y la algarabía de los chicos jugando a la pelota. Se sentó en el muro de su casa y contempló aquél camioncito, un Ford del 49 que lo tenía más que preocupado. Examinó la cabina de color rojo, todavía en buen estado a pesar de los años, y la caja de metal a la que podía agregarle un alto vallado de madera para ganar así en volumen de carga cuando lo necesitaba.

- Cuántos años de satisfacciones y dolores de cabeza, me has dado hijo de puta, murmuró para sí mismo con una sonrisa.

 Era su fuente de trabajo y hacía dos días que no podía usarlo para el transporte de la carga de la más distinta índole que le encargaban la Municipalidad, el bolichero de la esquina o la barraca del barrio. Bolsas de papas, de cemento o tablones para la construcción llenaban la caja del camión cada jornada que tenía la suerte de recibir un pedido. Y a veces algún chacarero le pedía que le transportara pollos y gallinas al mercado. Y en los carnavales lo llenaba con murgueros que meta tambor recorrían el pueblo de punta a punta. Pero eran tiempos difíciles esos meses, los noticieros estaban llenos de noticias y comentarios sobre una crisis mundial que Fredo apenas escuchaba, pero veía sus efectos en su actividad que perdía continuidad. Ahora al camión le estaban fallando los frenos, y estaba decidido a arreglar la avería por cuenta propia, no podía darse el lujo de ir al taller de Domínguez y pedirle que le hiciera el servicio y luego no poder pagarle hasta que volviera a tener un trabajo importante. Algo que por el momento no parecía posible.

Tomó dos o tres mates más a la sombra de los paraísos que bordeaban la vereda de su casa y después se puso manos a la obra. Se sumergió debajo del camión que estaba estacionado allí mismo en la calle, y empezó a manipular el sistema de frenos con más intuición que conocimiento. Un perro solitario se acercó curioso y comenzó a olfatear las ruedas, y al fin dándose por satisfecho, levantó su pata trasera y le regó una de las ruedas a pesar que Fredo trató de ahuyentarlo puteándolo de todas las formas posibles. En todo caso después de un rato de manipular debajo del camión se dio por satisfecho y secándose las manos empapadas de líquido de frenos con un trapo, se sentó en la cabina y empezó a probar el pedal del freno para comprobar que hacía resistencia. Dudó de que algo hubiese cambiado y suspiró pensando qué debía hacer. Al fin se le ocurrió que la mejor forma de confirmar si los frenos realmente estaban bien era realizar una prueba con el camión en marcha. Pero para eso necesitaba la ayuda de su yerno Sebastián y de alguien más, tal vez Ricardito, el chico que lo acostumbraba a ayudar cuando necesitaba cargar el camión. Sí, Ricardito le podía dar una mano esa mañana, seguro que estaba durmiendo y no le costaría mucho despertarlo.

Esperó un rato más hasta que sintió que la yerba ya no tenía sabor, y cuando observó que Sebastián había terminado su desayuno, le contó lo que pensaba hacer.

- Necesito probar los frenos, Seba. Tenés que ayudarme, no es complicado, sabés?

Sebastián lo miró con ojos interrogantes y nada convencido de que lo que pensaba hacer era algo que realmente no tenía una cuota de riesgo. Pero Fredo estaba convencido que aquéllo era un buen plan, así que casi corriendo se fue hasta el rancho de Ricardito, un negro desgarbado con ojos brillantes y siempre alegre. Estaba durmiendo como se temía Fredo, pero después de zammarrearlo varias veces logró despertarlo y le pidió que lo acompañara. Ricardito se levantó a regañadientes y le hizo prometer que debía invitarlo con una taza de café con leche  y media galleta, ya que no podía despertarse completamente sin haber tomado un “desayuno completo”, sonreía Ricardito.

- Está bien, te tomás una taza de café,y  también podés comer pan fresco, pero nada de perder el tiempo, ché, dijo Fredo, contento que  lo acompañara.

Por eso le pidió a Nora, su mujer, que le sirviera un desayuno con pan blanco, manteca y mermelada que su compinche de tareas engulló rápidamente. Después se limpió la boca con la manga de la camisa y con una ancha sonrisa dijo que estaba listo para la misión, aunque no sabía todavía de qué se trataba.

Fredo los reunió a los dos frente al camión y les explicó cual era su idea. Él haría arrancar el motor y apenas apretando el acelerador, dejaría que se deslizara lentamente por la empinada calle de su casa, y luego de unos pocos metros recorridos, empezaría a probar los frenos. Si el camión no paraba Sebastián tenía que estar preparado con un tronco de unos veinte centímetros de diámetro para arrojarlo debajo de una de las ruedas traseras del camión. Seguro que que se detenía porque la velocidad iba a ser mínima, decía Fredo. Sebastián se rascó la cabeza y sintió el peso del tronco de eucalipto que no tenía más de un metro de largo. La idea no lo convencía pero a Fredo era difícil de hacerlo cambiar de opinión cuando se le ocurría una idea.

- Vos Ricardito te parás en la esquina por las dudas que venga un auto, una bicicleta o cualquier cosa rodando o caminando. Ponete en el medio de la calle y lo parás haciéndole señas. Mirá que puedo chocar si el camión no se detiene y voy preso, que es lo único que me falta, dijo Fredo muy serio.

Ricardito asintió siempre riéndose, y rascándose su cabeza llena de motas, se marchó cuesta abajo hasta llegar a la esquina y esperó que Fredo pusiera en marcha el camión. Desde la cabina éste vio que su ayudante le hacía señas que ya estaba listo, y Sebastián también levantó un brazo confirmando que estaba preparado. Sacó la piedra que servía de freno de mano debajo de una de las ruedas, y puso en marcha el motor que arrancó con un ronroneo que le llenó el cuerpo de satisfacción. Puso primera y con un suspiro apretó el acelerador suavemente. El camión empezó a deslizarse pero con un poco más de velocidad de lo que había calculado. Apretó el freno y nada, el camión siguió cobrando velocidad a pesar que había retirado el pie del acelerador y bombeaba frenéticamente el pedal del freno. Miró a Sebastián que a unos treinta metros lo esperaba ya preparado con el tronco de eucalipto en sus manos y con la mirada más que preocupada por lo que se avecinaba.

–No dudes Seba, no dudes ahora que esto se va a la mierda, pensaba Fredo mientras su pie seguía bombeando el pedal sin resultado.

Sebastián calculó que ya debía acercarse con la bravura de un torero a aquél zumbante toro con forma de camión, y desafiar los cuernos con forma de falores para arrojar el tronco debajo de la rueda como estaba convenido. Vio la cara asustada de su suegro y con determinación dio un paso adelante y justo a tiempo puso el tronco en el camino de la rueda. Pero el camión, saltarín, pasó de largo con un gemido de hierros viejos y siguió cobrando velocidad rumbo  a Ricardito a quien la sonrisa se le había ya borrado de la cara.
Fredo dejó de apretar el freno y se preparó para algo que no había pensado, y era cómo detener el camión en aquélla bajada sin que tuviera que chocar contra un árbol para lograr poner fin a su loca idea de que él podía arreglar los frenos sin conocer el oficio de mecánico. La plata que quería ahorrarse con el gasto del taller se multiplicaría por cien si hacía pedazos el motor, los faros y quién sabe que cosas más.

De pronto vio a Ricardito que le hacía señas desesperadas y miró a la derecha como un coche se acercaba a toda velocidad levantando una nube de polvo en la calle de balasto.

– Negro pará ese coche, paralo hijo de putaaaa! -gritaba en la cabina sabiendo que Ricardito no lo escuchaba, y lo peor, no hacía como habían convenido, sino que saltaba a un costado y se despreocupaba del coche que se avecinaba.

Ricardito sólo se quedó allí parado  con los ojos desorbitados mientras el coche se acercaba inexorablemente a la esquina. Fredo tomó una determinación que sabía podía ser lo último que hacía en su vida. Con un giro violento en el volante torció a la izquierda evitando por centímetros al otro vehículo que también hizo una maniobra brusca y desapareció bajo la nube de polvo. Fredo había perdido el control parcialmente porque el camión se acercaba peligrosamente a la cuneta, y debido a la velocidad y el brusco giro a la izquierda estaba marchando sobre las dos ruedas derechas, mientras que las dos del costado izquierdo estaban en el aire.
Ricardito se agarraba la cabeza y Sebastián corría desesperado pensando lo peor cuando veía como el camión se inclinaba cada vez más y la suerte de Fredo parecía estar  sellada.

- Sin embargo, seguro que un ángel me estaba protegiendo ese día, recordaría después Fredo.

Porque el camión chocó antes de volcar con la pared de la cuneta suficientemente alta para que el Ford se enderezara sobre sus cuatro ruedas, y girando se detuviera en medio del polvo de la calle con un gemido de animal herido.
Fredo recostó su cabeza sobre el volante, miró a su alrededor y cuando comprobó que nada serio había pasado, se bajó con las piernas todavía temblando y la frente chorreando un sudor frío. Sebastián y Ricardito llegaron jadeando a su lado, atropellándose para preguntarle si estaba bien.
- Si no me pasó nada, dijo con un a voz apenas audible. Luego levantó la cabeza y miró a Ricardito que había recuperado la sonrisa.
- Negro, me cagaste, te dije que pararas a todo lo que venía por la calle y no te pusiste donde te dije para que ese coche parara. Qué desastre, mirá si lo choco, mirá si vuelco el camión, mirá si mato a alguien...

Ricardito lo miró compasivamente y dijo:

- Tomá pa´ vos que me voy a quedar en medio de la calle pa´ que me pase un auto por arriba. Ché, yo no tengo ganas que me pase semejante cosa por un desayuno con manteca y  mermelada, dijo Ricardito muy serio.

Sebastián lanzó una carcajada en medio de la calle que se estaba poblando de vecinos curiosos y preocupados. Fredo miró a Ricardito, dió dos pasos y lo abrazó riéndose de aquélla absurda escena donde por un pelo se salvó de provocar un desastre.
- Bueno, vamos a tomar unos mates y vemos cómo sacamos el camión de este lugar, dijo Fredo pasando sus brazos por los hombros de sus compañeros.
Los tres se fueron a paso lento y riéndose, mientras el Ford detenido sobre la calle, y con el radiador todavía humeante, era rodeado por los chicos que habían dejado de jugar a la pelota y comenzaban a saltar sobre la caja y se amontonaban en la cabina, dando gritos de alegría.

                                                                 *