Páginas vistas la semana pasada

domingo, 27 de noviembre de 2011

De la varita mágica a la motosierra


La España que nos espera estos próximos años será una España envuelta en una nube de conflictos sociales aún más intensa de los que hemos visto hasta ahora. Todos hablan del aplastante resultado a favor del Partido Popular (PP) y de su candidato Mariano Rajoy. Sin embargo el gran triunfador en esta contienda electoral protagonizada hace ya una semana son los renombrados "mercados" y el partido de la abstención . 12 millones no votaron, es decir casi un 30 por ciento de los 36 millones de habilitados para votar , esa parece ser la opinión mayoritaria que pone de manifiesto el descontento de una buena parte de la ciudadanía española. El PP triunfador obtuvo poco más de 10,5 millones de votos.

El PP sólo tuvo que aprovechar la debacle socialista (PSOE) que perdió más de 5 millones de votantes para llevarse la mayoría de los votos. Una derrota inapelable que ahora pone a este partido a analizar las causas del fracaso y cómo encarará su política para recuperar la confianza de los electores.

Sin embargo España como país inmerso en la crisis europea tendrá que convencer al resto de la UE que el nuevo gobierno va a seguir el plan de ruta que Bruselas le ha fijado. Y sin chistar.
La economía basada del ladrillo, o sea en la construcción salvaje de viviendas de todo tipo y los créditos basura han sido el mejor ejemplo que ilustra porqué España está tan golpeada por la crisis económica que ha dejado sin empleo a los ya mencionados 5millones de personas, una cifra que puede seguir creciendo según los pronósticos más pesimistas. Una economía que el PSOE no logró desmontar a pesar de que siempre criticó esa estrategia. Y cuando el terremoto de la crisis llegó a España no tuvo respuesta, y los ladrillos pegados con mucha arena y poco hormigón se derrumbaron como un castillo de naipes. El desempleo  afecta además indirectamente muchos millones más de personas si contamos a lo hijos y otros adultos que dependen de ese trabajador o trabajadora que como en otras crisis muchos de ellos deben hacer fila a la entrada de los comedores populares para llevarse un plato de comida caliente a la boca.

Durante la campaña electoral, que fue corta porque las elecciones se adelantaron varios meses, pudimos ver cómo el candidato popular Mariano Rajoy, con un discurso que parecía tener grabado en su cerebro con una cinta sin fin, pedía un voto por el cambio y demandaba la confianza de los españoles para otorgarle la suerte de dirigir un gobierno "fuerte", que no dependiera de las "ordenes " de Bruselas. Y esa fue la varita mágica con la que encantó a los que se decidieron a votar por él. Soluciones rápidas, creación de empleo, rebaja de los impuestos, protección a las pensiones. Sin embargo los que conocen a la derecha española,saben que ha ocultado al electorado el remedio que piensan aplicar y que tienen escondido en el sótano de la calle Génova, donde está el local central del partido. Una cura de caballo que muchos de los que depositaron el voto por el PP, probablemente se arrepentirán de haberles dado el poder de aplicarla, cuando sientan en carne propia los efectos de la misma. 

A José Rodríguez Zapatero y al PSOE les faltó más determinación y agresividad para contrarrestar a su adversario político que siempre jugó a desprestigiar al gobierno de España en todas las tribunas.  No se ahorraban epítetos y adjetivos para pintar de negro no sólo a la persona de Zapatero, sino a las políticas de ahorro y recortes que aplicaba el gobierno asfixiado por los mercados que le subían los intereses de la deuda pública para obligarlo a más recortes y ahorros. Y no porque el PP no creyera que eran necesarias, sino porque no eran suficientemente radicales para rebajar el gasto público, léase salud, educación, empleo, medio ambiente, etc. Ahora a punto de asumir el gobierno dentro de tres semanas y con mayoría absoluta, el PP podrá gozar de un período donde sacarán las herramientas necesarias para hacerlo, aunque Mariano Rajoy parece estar escondido agitando la varita mágica de su campaña, frustrado de que no se produzca el milagro tan anunciado. Los mercados siguen refunfuñando.

No pasaron muchas horas además antes que Angela Merkel y Nicolás Sarkozy  le tiraran de las orejas al Rajoy que unos días antes decía que ya tenía todo programado para sacar al país de la crisis. Ahora, refugiado en el local del partido, pide plazos y duda por donde deberá recorrer el via crucis que tiene por delante, con la cruz de la deuda a su espalda y la mirada atenta de todos los connacionales y los vecinos europeos. Su imagen en estos días nos recuerdan a aquél George W Bush en el documental Fahrenheit 9/11 de Michael Moore, cuando sentado frente a un grupo de niños del preescolar,  le comunicaron que EEUU estaba bajo ataque. Bush siguió sentado leyendo sagas con los niños. Rajoy estará también impasible, y con la mirada perdida imaginándose la leyenda de España en la que tanto creyó, esperanzado de que al fin alguien le quite esa varita mágica inútil de sus manos, y le pongan la motosierra en sus brazos, esa que siempre se negó a mencionar mientras estuvo en campaña y en la oposición. Y es que el partido de "los mercados" no espera.

domingo, 13 de noviembre de 2011

Ancianos abandonados en la ola de las privatizaciones

Una de las condiciones del Estado de Bienestar es que los ciudadanos tendrán siempre acceso a servicios que otorguen una seguridad y bienestar básicos, financiados con los medios públicos que los contribuyentes aportan. Esta era la imagen que dominaba en Suecia hasta que la ola privatizadora comenzó a erosionar las bases mismas de este modelo que hasta la década del 80 despertó admiración en otros países con grandes injusticias sociales.
Imagínense a unas personas muy viejitas que viven en un hogar de ancianos en algún lugar de Suecia, que no pueden valerse por sí mismos y deben ser, entre otras cosas,  alimentados por el personal -y usar pañales ya que no pueden controlar las necesidades biológicas básicas. Deberían así sentirse cómodos dentro de esas limitaciones, pero resulta que una vez que han orinado, el personal por orden de sus patrones, tiene prohibido cambiar los pañales hasta que no "se llenen". Lo que significa que después de horas de estar empapados, recién les toca la suerte de que se los cambien. Las irritaciones e infecciones en la piel es el resultado de tanto abandono.

La empresa Carema Care, es uno de los actores privados que en su página web sólo muestran a ancianos y personal sonrientes y felices. Esta empresa es la que ha puesto en funcionamiento este sistema basado en la nueva tecnología que alarma cuando un pañal "está lleno". Una pequeña antena puesta en el pañal envía una señal hasta un móvil o computadora que inmediatamente da la alarma al personal para que sustituya el pañal que ya está "completo".
Carema Care es una de las tantas empresas que saltaron a la arena cuando las políticas de privatización de los servicios municipales también fueron abiertos a las inversiones privadas, especialmente cuando los últimos gobiernos de centro derecha decidieron acelerar el proceso en los servicios que antes prestaban las comunas o el propio estado. La ley que posibilitó este desarrollo para que el sector privado invirtiera en este nuevo campo,  ha establecido un marco, pero por supuesto no determina los detalles, más allá que el texto predique que los ancianos deben ser bien atendidos en todos los órdenes. En pocas palabras, las comunas pagan con la plata del contribuyente a estas empresas por realizar el servicio que ellas mismas antes tenían a su cargo. Y de esa manera se desprendieron de miles de empleados que según muchos se quejaban, eran un lastre para su presupuesto. Y así pudieron bajar los impuestos y crear la ilusión que todo iba a ir mejor cuando los políticos retiraran las manos de estos sectores que ahora están a disposición de las "fuerzas vivas".

Por eso empresas como Carema Care pueden aumentar sus ganancias en base a reducir al máximo el personal en sus centros geriátricos e introduciendo "tecnología de última generación" en los pañales de los viejitos y sacarle el "jugo" (tanto simbólica como prácticamente) a esos pañales hasta el límite de su capacidad.
Pero esta estrategia empresarial, que también tiene otras denuncias por otras carencias en la atención a los ancianos desvalidos, encierra un fin muy claro, que ya había sido advertido al comienzo del proceso, y se destapó cuando la prensa investigó y publicó que una buena parte de las ganancias de Carema Care habían  ido a parar a la isla de Jersey, ese sí un paraíso fiscal colocado en la nariz del presidente Nicolás Sarkozy que tanto se queja de ellos, y se ha convertido en una piedra en la punta del zapato de la Unión Europea. Se trata de millones de euros que los contribuyentes suecos aportaron a Carema Care, e impotentes vieron pasar de largo hacia la isla para que llenaran los bolsillos de los jefes, gerentes y presidentes de esa financiera de capital de riesgo que se refugia bajo el nombre Triton AB Sverige, una especie de pulpo con innumerables filiales que extienden sus tentáculos para atrapar los servicios que las comunas ponen a su disposición. El resultado es que las denuncias por la deficiente, y muchas veces criminal atención que prestan a las personas que deben cuidar, ya forman una montaña de expedientes. La última conocida es la muerte de un anciano con demencia senil,que con claras señales de que su estado era deplorable, de todas formas fue colocado en su silla de ruedas frente a un televisor para que agonizara "entretenido", porque nadie tenía tiempo de acompañarlo. Se puede creer que exista semejante deshumanización? Pues sí, eso ocurre en el país que fue ejemplo en el mundo por darle a de sus ciudadanos una atención primordial en cualquier momento de su vida.

Este es un ejemplo más de cómo el llamado Estado de Bienestar está siendo desmontado ladrillo a ladrillo en Suecia. Así como en otros países, los gobiernos han impulsado estas privatizaciones, o bien por razones ideológicas, o bien por las presiones "del mercado", es decir las presiones de las grandes consorcios financieros internacionales de capital de riesgo que han ido asumiendo los servicios y la actividades productivas a través de empresas que no resistirían el menor análisis serio si los responsables de hacerlo cumplieran con su deber. Las privatizaciones han sido el karma que ha llevado a la izquierda a aceptarla resignadamente, sin mayor apoyo tampoco de una población que todavía no se ha contagiado con la indignación de Los Indignados.

sábado, 5 de noviembre de 2011

Una teoría conspirativa

Al gobierno uruguayo le cayó como una patada en la entrepierna las declaraciones del presidente francés Nicolás Sarkozy (NK),en el contexto de la cumbre del G 20 en Cannes, al expresar que Uruguay forma parte de la banda de los países que integran los paraísos fiscales . Mezclado con esas islas exóticas donde se lava y se centrifuga el dinero, el país que dirige el presidente José Mujica fue rebajado a la categoría de filibustero del Río de la Plata. Nada extraño ya que desde hace años Uruguay ha estado en la mira de aquéllos países que quieren intercambio de datos sobre los ciudadanos que esconden su fortuna en esos lugares como Suiza, Liechstenstein, y todas las islas exóticas como Vanuato o Barbuda, donde el dinero de negocios turbios de venta de drogas,de armas, prostitución y de todo lo que se le pueda ocurrir que sea ilegal pueda volver a ser blanco como la nieve.

Uruguay desde hace dos años ha ido reformando las reglas para los que hasta hace poco veían a esa plaza como un lugar seguro donde guardar sus capitales a salvo de la voracidad de los estados tan necesitados de recursos. Pero no con la velocidad que los otros esperaban. Casualmente en las últimas semanas el gobierno de Uruguay está discutiendo con Argentina, el país que más preocupado está al parecer por la fuga de capitales de ciudadanos "dentro de toda sospecha"a Uruguay. La flexibilización que busca Uruguay para darle acceso a las autoridades impositivas argentinas a las cuentas bancarias de sus connacionales en Montevideo, probablemente busque un equilibrio entre el deseo de las autoridades argentinas y los intereses privados del propietario de ese capital "golondrina". Por eso, para volcar a su favor la presión sobre el gobierno del presidente Mujica, y siguiendo la línea conspirativa anunciada en el título, podemos imaginarnos en una de esas cenas que Mr NK ofreció a los  jefes de estado de todos los continentes, un diálogo entre el propio Mr NK y la presidenta Cristina Fernández de Kirchner (CFK) de las siguientes características:

CFK - Nicolás, tengo que pedirte un gran favor, sur vous plais, mon ami.

NK - Oui, Oui, mon petit. Todo lo que tu quieras. Pero déjame felicitarte una vez más por ese maravilloso triunfo electoral. Sabes? Cómo te envidio, mon chère. Yo en cambio, aunque soy brillante y papá de bebé recién nacido, parece que me voy al bombo.

CFK - No seas tan pesimista, Nico. Me permitís que te llame Nico, ché? Bueno no te llenes de malas ondas y escuchá lo que te digo. Estoy completamente de acuerdo contigo de que impongamos el impuesto Tobin a las finanzas. Tenés todo mi apoyo. Pero el favor que quiero pedirte es el siguiente: cuando nombrés a los paraísos fiscales poné en la lista el nombre de Uruguay.

NK - Ohlalalá, pero si tenemos un acuerdo mutuo con el Pepé sobre operaciones financieras...Y está funcionando bien.

CFK - No importa, después podés disculparte. A Zapatero lo cagaste hace poco cuando elogiaste a Rajoy por haber cooperado con las medidas de ajuste de España, cuando ese jetón lo único que hace es vomitar bilis.

NK- Mon ami, el Pepé se me va a enojar... pero después de todo tienes razón, mon chère. Vino a Europa y se encontró con Ángela y no me visitó a mí. . Además ya se creen más que nosotros en fútbol y hay que bajarles el copete a esos charrúas... Francia ya no está entre los 10 de la FIFA, cochons! Oui, no me cuesta nada dejar caer, mezclado con los otros, el nombre de Uruguay...

CFK- Merci! Je t´aime Nico. Con esto lo agarro al Pepe de las pelotas y lo obligo a largar los datos para recuperar medios para nuestra economía. Tratamos con las aguas venenosas de Botnia-UPM, con el canal Martín García, con las trabas aduaneras, pero poco resultado. Todavía hay mucho por hacer y si queremos ser potencia, vouz me comprenez, n´est-ce pas? Tenemos que parar el anarcocapitalismo, Nico. A nosotros los argentinos nos gusta el relajo pero con orden...

NK- Me oui mon ami... a mi me gustaba también el anarcocapitalismo, para que te voy a mentir, pero ahora le ponemos freno a este caos. Mira a Grecia, a Italia... Ese Berlusconi,  con con ese peluquín ridículo... Nos va a mandar al hoyo a todos si no cumple... Pero no te preocupes, te prometo que lo haré. Seguro que Pepé no me invita a comer asado y tomar mate en su chacra cuando lo visite, pero qué más da. Zapatero dijo que no me invitará más con horchata, pero Rajoy tiene un Albariño de primera.

CFK- Gracias orejitas, y no te preocupes por el mate y la carne... Estás invitado a visitarme a mis propiedades allá en la Patagonia, no sabés lo bien que lo vamos a pasar, vas a comer carne hasta el hartazgo... uuuuh, ahí viene Osama uuuuuh Obama, que hace rato me está buscando... sabés que tenemos otra vez relaciones carnales con los americanos?