Páginas vistas la semana pasada

jueves, 21 de febrero de 2019

A sangre fría (II)

                                                                                      Era grafitero y lo mataron a sangre fría de un balazo frente a su tag.
Felipe Cabral tenía 29años y vivía en parte dedicado a la actividad de pintar en los muros que firmaba con su seudónimo PLEF, y también como músico rapero. Los que se dedican al grafitti lo  consideran como arte callejero libre y sin restricciones. Lo que que Felipe Cabral estaba haciendo en esa vivienda aparentemente abandonada está hoy cubierta con pintura blanca según algunos twitteros.
La especulación es si fue una "bala perdida"; una junta de vecinos que está  dispuesta a castigar  según su criterio de pena  máxima a los que vandalizan el barrio; un propietario de un inmueble abandonado que no desea que el precio de la vivienda pierda valor por semejante atentado contra la propiedad.

La policia mientras tanto no ha dado mayores detalles de cómo ocurrió el crimen, solo que aparentemente no fue a corta distancia, lo que requiere la utilización de un arma larga, rifle o fusil. No conocemos  hasta ahora el calibre de la bala, pero sí solo que fue un tiro dirigido con mucha precisión pues debe de haber hecho blanco en la cabeza o en el corazón para dejarlo muerto  instantáneamente.

Fuera de estas especulaciones - que son solo eso en cuanto al motivo del asesinato- está la pregunta de porqué esta violencia desmedida contra una persona que no era violenta. Sin dudas que había muchas formas de disuadirlo para que no siguiera con su actividad allí, si se quería impedir que hiciera el grafitti en el muro u otra parte de la vivienda. Porque lo ocurrido no es homicidio, esto fue planificado al detalle por el autor del crimen ya que Cabral había casi finalizado su actividad y probablemente estaba allí para finalizarla,  y se llama asesinato a sangre fría.

El suceso habla mucho del transtorno mental en que muchas personas se encuentran en Uruguay. Aguijoneados por la prensa amarilla que los primeros titulares de sus informativos los dedica sistemáticamente al crimen, me hacen acordar a aquél periódico, Al Rojo Vivo de los 70', y el sentimiento cada vez más generalizado de que "la policia debe responder con más violencia a la violencia de los criminales; la reforma del sistema judicial es la culpable, el ministerio del Interior no se preocupa, etc.

Los reclamos por  la inseguridad son múltiples y muchas veces justificados. Pero entre los argumentos que se escuchan más asiduamente es  "la necesidad de más represión y la venganza contra los  delincuentes" que cometen asesinatos. Un senador del PN, Jorge Larrañaga, reunió 400 000 firmas para hacer un plebiscito que apruebe una ley que disponga de dos mil soldados del ejército para respaldar a la policía, que jamás durante los gobiernos de los pitidos tradicionales tenían el entrenamiento y armamento que hoy tienen. Y los niveles de salarios que actualmente alcanzan.
La muerte de tres delincuentes  que se tirotearon con la policia en los últimos días ha traído un bálsamo de alivio a los que desean "tolerancia cero" o peor aún, la política del "gatillo fácil" puesto en práctica en varios países, en las vecinas Argentina y Brasil, entre otros. Resultado? La misma ola de crímenes y delitos con más muertos como premio.

Hay sin embargo una mayoría silenciosa que probablemente se debate entre la idea de tener una política más humanitaria hacia el delincuente y otra más dura y represiva. Sin embargo todo esto ocurre en una sociedad que a pesar de su desarrollo material,  confirmado no sólo por el gobierno del Frente Amplio de centro-izquierda, sino por muchos organismos internacionales, y donde está  a la vista el avance material de la sociedad,  ya que ha alcanzado a amplios sectores de la población, pero que todavía tiene políticas carcelarias parcialmente deficitarias, donde no se recupera al delincuente.  Y principalmente, un 5-10% de población marginada que vive de lo que encuentra en la basura o del delito fácil.

Felipe Cabral fue víctima de todo ese clima social, político y psicológico que hoy vive Uruguay y
donde la intolerancia de algunos sectores es manijeado por la estrategia ya repetida hasta el cansancio
en USA, Brasil, Colombia y muchos más. Tal vez lo ocurrido llame a la reflexión y los uruguayos tengamos más tolerancia a pesar de las diferencias, de lo contrario el ojo por ojo y el diente por diente
se volverá la realidad que muchos desean que ocurra. Ellos no temen ser asesinados a sangre fría.

jueves, 7 de febrero de 2019

La Emperatriz de la Tacita de Plata

Carolina Cosse, ex ministra del MIEM
y actual aspirante en las internas del FA
para se elegida como candidata a la
presidencia del Uruguay.

La celebración de los 48 años de la fundación del Frente Amplio y sus 15 años de gobierno han sido ineludiblemente tema de debates, análisis y opiniones sobre los resultados. Y sobre sus cuatro candidatos. Sin embargo se destaca una primera campaña dirigida contra la única mujer en la carrera a la candidatura a presidenta del país por el FA. Carolina Cosse recibió la primera andanada de perdigones dirigidos a socavar su credibilidad y las cualidades de su liderazgo a juzgar por el "comunicado" de los dos sindicatos que organizan a los funcionarios del Ministerio de Industria, Energía y Minería (MIEM), donde era ministra Carolina Cosse hasta hace pocos días, cargo al que renunció para dedicarse de lleno a la campaña antes mencionada.a

El diario caganchero El País fue el primero en reproducir este comunicado en sus páginas en el día de ayer, publicando el contenido sin pedirle su versión a la ex-ministra sobre las acusaciones de: "soberbia, despotismo, arrogancia, discriminación, autoritarismo y secretismo". El comunicado añade que el MIEM "ha sido dirigido con el mayor oscurantismo de los 15 ultimos años... Ignorándose irregularidades gravísimas". A esto se le agregan otros cargos como otorgamiento de partidas de dinero a funcionarios de confianza, uso indebido de los vehículos oficiales, y otras acusaciones que pintan a Carolina Cosse como  implacable, borracha de poder y de una crueldad inexplicable contra los indefensos funcionarios que no se adaptaban al liderazgo de la Emperatriz de la Tacita de Plata. "Una gestión peor que la de Raúl Sendic" remacha el comunicado, por lo que se imaginan qué  piedra ponen sobre el pecho de la ex-ministra al compararla con el ex-vicepresidente.

Bien, este comunicado al que sólo  conozco por la versión de El País, no tiene ni presidente ni secretario que firmen este "documento". El periódico o bien los omite o el "comunicado" es anónimo por temor a las represalias de la Emperatriz, a pesar que ya no dirige el ministerio. Tan grande es su poder. Otra pregunta que surge sobre su gestión es que durante 15 ños estos dos sindicatos nunca pusieron una denuncia contra estos presuntos abusos de poder, nunca al parecer tomaron medidas sindicales contra el autoritarismo de la entonces ministra, ni su discriminación abierta contra funcionarios o funcionarias que no respondían a las directivas y caprichos de Cosse? Es posible pensar que la dirección de estos sindicatos, son DOS! son realmente tan cobardes que nunca enfrentaron a semejante sátrapa? Porqué nunca cumplieron con su deber sindical si la opresión a la que estaban sujetos era tan brutal? En un país como Uruguay donde los sindicatos apenas vuela una mosca torcida se llama al paro como protesta?

Este tipo de campaña difundida por El País  ya venía difundiéndose boca a boca, pues hace unos días me comentaron también cómo Carolina Cosse trataba a los funcionarios del ministerio de forma arrogante y autoritaria. Y cuando el río suena, algo trae, no?
Carolina Cosse tiene varios desafios por delante y no le será fácil. Dentro del FA tiene sus detractores a pesar de las apariencias. Y fuera los tiene de todas las calañas. Primero, es la primera mujer que desafia a los candidatos masculinos y la que tiene chances de ser la primera presidenta del país, dominado hasta ahora por figuras de pelo en pecho. Segundo, su estilo de liderazgo es la de una profesional que exige resultados y nada de medias tintas. Los burócratas acostumbrados a trabajar a media o cuarta máquina tiemblan cuando tienen que trabajar bajo las órdenes de una jefa o directora con esas características. Tercero, ha demostrado que tiene visiones para desarrollar un país a la vanguardia de las innovacions tecnológicas. Hoy ya lo es gracias a su gestión en el MIME y nr 1 en América  Latina. Cuarto, tiene claro el camino de que la redistribución de la riqueza que beneficien al pueblo entero es la base de su gestión como presidenta en caso de ser elegida.

Es sin dudas una candidata a temer por la oposición. Por eso comenzó la campaña de desprestigio. Hay que enterrarla antes de que brote. Hay que quemarla antes de que vuele. La Emperatriz de la Tacita de Plata no la tendrá fácil, pero así como superó las barreras que le han puesto por delante, no le temblará el pulso para enfrentar todos esos ataques y trampas que le tienen preparadas los valientes y aguerridos expertos en campañas de  desinformación.

miércoles, 6 de febrero de 2019

A sangre fría

Siete balazos recibió en el cuerpo una mujer de más de cincuenta años que enfrentó a tres individuos armados que quisieron robarle el dinero contante que tenia en la caja de su comercio. Quiso detener a los tres delincuentes enfrentándolos a tiros, también ella armada con una pistola. Como mujer corajuda no dudó en enfrentar a los tres delincuentes, cubiertos con cascos de motocicletas para no ser reconocidos, y que no dudaron en dispararle esos siete tiros con saña asesina. Estaban disparándole no a un ser humano, sino a un escollo parlachín que les impedía apoderarse de alguna suma de dinero que había allí para pagarle a los jubilados de Delta del Tigre (Ciudad del Plata), vecina a Montevideo.

Truman Capote recreó en una novela titulada In Cold Blood ( A sangre fría) el asesinato de una familia por dos individuos que estaban bajo libertad condicional,  en la localidad de Holcomb, en Kansas, en 1959. La novela que posteriormente también se convirtió en película, recrea el desarrollo del crimen  con el material que el escritor obtuvo en base a las entrevistas que hizo con los asesinos. Los cuatro miembros de la familia eran Bonnie la madre, Clutter el padre y sus hijos, Nancy de 16 años  y Kenyon de 15 años. Los asesinos de la familia, Richard Hickock y Perry Edward Smith, se llevaron ese día cincuenta miserables dólares. La historia de este delito es una copia de tantos otros homicidios y asesinatos inútiles a los largo de la historia de la humanidad en cualquier tipo de sociedad. Es imposible prever qué  planea un delincuente si no está vigilado y controlado.

El crimen de la comerciante en Delta del Tigre tiene la misma raíz a pesar de que las circunstancias son distintas. Tres desesperados y marginados individuos, en busca de dinero contante, cada vez más escaso en la sociedad por la llamada "inclusión financiera", que permite al consumidor usar tarjetas de débito o crédito, lo que ocasiona que los comercios y servicios de todo tipo en las ciudades tengan cada vez menos dinero en efectivo en sus cajas registradoras. Esto obliga a los delincuentes, que no son de cuello blanco, a buscar ese dinero en forma de papel en los comercios de localidades más pequeñas, menos vigiladas por la policía, y donde la gente todavía paga con dinero en efectivo o cobra sus jubilaciones de la misma forma.

Según el testimonio de la hija de la víctima, las últimas  palabras de su valiente madre antes de morir  fueron para ella, pidiéndole que "no dejaran de pagarse las jubilaciones a los jubilados de la zona", ya que en su comercio también funciona una oficina de RedPagos, la empresa que se dedica a este tipo de servicio. Esos jubilados carecen o no usan una cuenta bancaria donde el Banco de Previsión Social deposite la suma de dinero de su jubilación y puedan retirarla con su tarjeta de débito, o pagar el consumo diario en los comercios, etc. Prefieren el dinero contante y sonante. Y el riesgo aumenta exponencialmente para esos locales, que pagan o cobran por diferentes servicios, sean asaltados por delincuentes desesperados por reunir algún dinero que les permita subsistir y comprar la pasta base,  para seguir robando a gente que trabaja diariamente -y asesinándolas si hacen resistencia. Son producto de generaciones de marginados, familias destrozadas por la miseria, la ignorancia y crueldad de padres que también pasaron probablemente por el mismo cernidor. Sin empatía, sin contemplaciones, con un solo objetivo, unos pocos billetes para seguir viviendo y soportando el infierno diario en el que viven cada día, hasta parar con sus huesos en una celda, o en el peor de los casos, con una bala entre ceja y ceja. También a sangre fría.