Páginas vistas la semana pasada

miércoles, 24 de octubre de 2018

Una vez más el hongo nuclear en el horizonte

Como a menudo ocurre el flujo de novedades irrelevantes que frecuentemente muchos medios difunden cubre con una nube de humo los sucesos que deberían preocuparnos  más, y considerar el destino de una Humanidad que hoy depende cada vez más de las decisiones de líderes imprevisibles, impulsivos e imbéciles. Desde Jair Bolsonaro que amenaza con arrasar la Amazonia y militarizar su país hasta Donald Trump que propone romper con el tratado de armas nucleares de corto y mediano alcance (INF). Solo estos dos casos nos sumergen en un mundo cada vez más amenazante e inseguro. ¿Pero para qué preocuparnos, si todavía no estamos allí?
                                                                                                                 
La decisión de Donald Trump de romper con el tratado INF de 1987 le da una patada al tablero del acuerdo aún más amplio de No Proliferación  de Armas  Nucleares de 1970 que fue poco a poco limitando e incluso destruyendo  (aunque no impidiendo) el desarrollo de las armas de destrucción masiva que ambas potencias, EEUU. y la URSS, tenían en sus arsenales. Hoy como sabemos el mundo es mucho más complejo, y también lo es el "mundo nuclear". China, India, Pakistán, Israel, Irán, Corea del Norte, Francia, Gran Bretaña y otros para no hacer la lista más larga, cargan en la mochila armamentista con ojivas nucleares por tierra, aire y mar.  Pues sí, si al final Trump y su gobierno logra dar el paso definitivo para desarrollar esas armas porque, argumenta, Rusia lo ha hecho a espaldas del tratado, la amenaza se hace realidad y estaremos otra vez ya no ante una mutua destrucción masiva entre dos grandes potencias sino una destrucción multilateral que envolvería a todos los continentes y sus países, tengan o no armas nucleares.

En cuanto a Brasil y la casi certeza de que Jair Bolsonaro será elegido presidente abre la perspectiva, según sus propias declaraciones, de romper con el tratado de París sobre medio ambiente y clima, prometiendo irresponsablemente dejar abierta la explotación de la Amazonia para producir más soja y ganadería, entre otros productos. Cómo será el impacto de las promesas de Bolsonaro que ya nadie se acuerda de Michel Temer, la usurpación del poder y su nefasta presidencia.
 El ex-capitán es como una caja de Pandora, aún cuando muchos analistas creen que gobernar Brasil debido a su organización política en estados federales, no es fácil de dirigir solo con el criterio unilateral de un gobierno central, la prometida militarización de la política puede desembocar en una nueva realidad iniciada desde Brasilia.
 Tal vez las extremas medidas de corte fascistas y ultranacionalistas sean parte del malabarismo retórico con el que quiere seducir a la clase media y a los marginados de las ciudades prometiendo lo que sería difícil de realizar.  Sin embargo es claro que la sociedad brasileña entra en una fase de canibalismo aún mayor de la que hoy existe. La ultraderecha y el neoliberalismo no desean sociedades más democráticas y económicamente más justas, por el contrario, su ambición es seguir aumentando las desigualdades y la concentración de la riqueza. Ejemplos sobran.

Uno en el norte y otro en el sur, Trump y Bolsonaro forman un dúo que despiertan más incógnitas que certezas, más amenazas que distensión, más injusticia que equidad, más arbitrariedad que legalidad.


viernes, 19 de octubre de 2018

Capitalismo voraz

         Los caminos que recorren algunos bancos europeos para apropiarse del dinero público o      privado de sus clientes, son cada vez más sofisticados. La idea más simple que tenemos de estas instituciones que administran gigantescas sumas de dinero es que se dedican a prestar o guardar el dinero de los ahorristas, cuando a medida que pasa el tiempo y sin que nos enteremos,  operan en dimensiones cada vez más sofisticadas.
                                                                                                                  
El mejor ejemplo de esta evolución es la monumental estafa protagonizada durante varios años en  países de Europa, y que ha recibido el nombre en latín de cum-ex-files  (con-sin) o cum-cum- files, (con-con) complejas y agresivas maniobras financieras configuradas por un grupo de expertos de varias categorías y profesiones. Uno de ellos, el abogado en manos de la policia alemana y con  el nombre falso de Benjamín Frej, afirma que "éramos como zorros sueltos en un gallinero".

En síntesis, bancos como Deutschland Bank, UBS, BNP Paribas, Skandinaviska Enskilda Banken (SEB), y otros, todos con un alto prestigio y larga tradición en países como Alemania, Francia, Bélgica, Dinamarca, España, Italia, Noruega, quienes engañaban a las Direcciones Generales Impositivas (DGI) nacionales a través de una maniobra que al parecer habían "socializado" entre ellos, apropiándose de un dinero que no les pertenecía. A través de una sofisticada operación relámpago de compra y venta de acciones, elaborada por expertos en declaración de impuestos, estudios de abogados e institutos financieros, lograban que esos fondos que teóricamente debian de recibir los accionistas y pagar impuesto por ellas, fueran a aterrizar a estos bancos para propio beneficio y libre de impuestos. La maniobra ha sido desvelada por una red de periodistas que cooperan a través de Correctiv, una red de medios y periodistas dedicados a la investigación con asiento en Alemania. En Suecia participan de la investigación SVT. - la televisión pública y TT, la agencia de noticias sueca.

Se trata, para empezar, de la escalofriante suma de 7.000 mil millones de euros que entraban en las arcas de estos bucaneros (y no banqueros) terrestres de cuellos muy blancos y trajes Armani, aumentando las  fortunas de sus directores y haciéndonos creer que eran las Blancanieves del planeta, mientras los gobiernos hacían y hacen malabares para no subirles los impuestos a los bancos y a sus directores, al mismo tiempo que le niegan recursos a la educación, salud y otros tantos  servicios públicos. En una comparación ocurrente y algo críptica , dijo un conocido actor sueco: "es como si un grupo de pedófilos abriera una guardería y recibieran el premio de la comuna... por reciclar la basura".

Por el momento muchas personas están siendo interrogadas y los bancos allanados en busca de pruebas, documentos que según fuentes policiales ya llegan a 180 000, principalmente en Alemania donde se descubrió el hilo de la gruesa y maloliente madeja de la estafa. Es en este país donde el banco sueco SEB es sospechoso de haberse sumado a esta red de estafadores, aunque afirman que no han cometido ningún delito. Todo legal.

A este escándalo hay que sumarle una operación de lavado de dinero hecho por el banco Danske Bank en Estonia  con la complicidad del banco Nordea, que hace pocos meses mudó su sede central de Estocolmo a Helsinki, Finlandia.
Los  15 mil millones de euros hasta ahora encontrados, que según cálculos de Financial Times serían en realidad 27 mil millones, proceden de fuentes sospechosas de comerciar con drogas, armas, prostitución y otras actividades criminales en Rusia y otros países. Esta operación fue denunciada por el abogado ruso Sergei Magnitski, empleado de la financiera Hermitage Capital, quien por esta razón fue preso en Rusia y asesinado mientras estaba encarcelado allí. Toda esta maniobra dedicada al lavado de dinero está siendo investigada por la policia en Dinamarca y en Estonia. Cientos de
empleados del banco danés han sido  cesados de sus empleos, entre ellos el director general Tomás
Borgen.

La percepción que tenemos de los bancos en Suecia, "un país fuera de toda sospecha", es que estas maniobras financieras no deberían existir, pero la realidad ya nos ha demostrado que no es así. Ya son varios los casos de corrupción que nos han bajado a la realidad. La última razón de este capitalismo voraz es engañar al estado para pagar menos impuestos o blanquear el dinero ilegal. Junto a los
paraísos fiscales ese capitalismo muestra su verdadero rostro y no es el que algunos soñaban, es decir que podía transformarse en un capitalismo de "rostro humano". Lejos estamos de ese sueño, solo es
una pesadilla feroz.

martes, 9 de octubre de 2018

Stieg Larsson - la herencia del autor de Millennium

Foto de la portada en sueco del libro
Voz y Furia -una selección de textos de
Stieg Larsson sobre la extrema derecha. 
El Hombre que Jugaba con Fuego” (Mannen som lekte med elden- director: Henrik Georgsson)  es el título del film documental recientemente estrenado en Suecia sobre la vida del periodista y escritor Stieg Larsson, conocido en el mundo principalmente por la trilogía de Millennium (1) y la posterior filmación de esas tres novelas, cuyos protagonistas Mikael Blomqvist ( en el rol del periodista Mikael Nyqvist) y Noomi Rapace (Lisbeth Salander como hacker e investigadora) de alguna forma sintetizaron la constante lucha de Stieg Larsson por desnudar el lado oscuro de la sociedad sueca: el crecimiento de la extrema derecha y su amenaza a la democracia con grupos neonazis que desde las décadas de los 80 y 90 vieron crecer su popularidad, para finalmente transformarse en un partido político que endulzó su imagen, abandonando los uniformes y los símbolos hitlerianos, edulcoró el discurso racista pero no el xenofóbico, y lo sustituyó con lo que llamó la ”guerra cultural”, hoy tan difundida en el mundo.

Esa parte de la vida de Larsson es poco conocida porque está centrada principalmente en lo que ocurre en Suecia, aunque su visión es más abarcadora a medida que en Europa la ultraderecha, la xenofobia y el populismo demagógico van creciendo y ganando adeptos y gobiernos. El documental muestra la incansable tarea de desnudar las raíces mismas de estos grupos, organizando un archivo gigantesco, trabajando largas horas por la noche y la madrugada, con el tabaco, litros de café y la comida rápida como combustible, durmiendo pocas horas y sin practicar ningún tipo de ejercicios físicos. Ese estilo de vida mayormente tecleando en la máquina de escribir y en la computadora, le pasó posteriormente factura: a los 50 años falleció de un infarto.

La herencia de Larsson quedó plasmada sin embargo en la fundación de la revista Expo, una publicación dedicada a la investigación sobre la ultraderecha y neonazismo, a imagen de la británica Searchlight. Publicó además libros sobre estas organizaciones: La Extrema Derecha (Extremhögern- 1994) junto a Anna-Lena Lodenius, Demócratas de Suecia: el movimiento nacional (Sverigedemokraterna: den nationella rörelsen- 2001), El debate sobre los asesinatos de honor: feminismo y racismo (Debatten om hedersmord: femenism och rasism, en colaboración con Cecilia Englund - 2004). Su colega en la revista Expo, Daniel Poohl, reunió 25 artículos sobre la extrema derecha en el libro La Voz y la Furia (En Annan sida av Stieg Larsson -2010 ) que Larsson había publicado en distintas oportunidades donde se resalta su incansable frenesí por desnudar las intenciones de la extrema derecha de establecer una sociedad solo para blancos de ”raza nórdica”, Poder Blanco (Vit Makt) lo denominan, una Suecia separada de la Unión Europea y con una visión romántica de la vida tradicional y campesina sueca. Un discurso que ha ido ganando cada vez más adeptos entre sectores de la población que antes votaban principalmente por la Socialdemocracia y el Partido Conservador. 

El documental sobre Larsson pone también en relieve cómo los grupos de jóvenes neonazis fueron alimentándose no solo con la carga ideológica desarrollada por los nazis en Alemania y posteriormente la extrema derecha en EEUU, sino también con la música de rock con grupos como Ultima Thule, Brigad Wotan, Division S, y otros cuyas canciones resaltan el valor de ser escandinavo, blanco y el odio a los judíos y musulmanes, africanos y latinoamericanos. Ya en esos tempranos años, cuando Sverigedemokraterna iniciaba sus primeros pasos Larsson advertía sobre cómo estaban preparando el cambio de estrategia, siendo uno de los pocos que veía el potencial del populismo racista de este partido. Aquéllos jóvenes dejaron de raparse el cabello, cambiaron los ”uniformes” y cachiporras por una indumentaria de estilo clásico: traje y corbata. Sintomático es que las encuestas sobre las preferencias políticas de la población sueca es que el 25% cree que es mejor un gobierno de ”expertos” que uno de políticos tradicionales. Tan devaluada está la democracia por las malas gestiones, la corrupción, la polarización entre ricos y pobres, desgaste y recortes al estado de bienestar, que esta postura está socavando los pilares mismos de la política y de la pluralidad de ideas.

Stieg Larssson falleció en 2004, catorce años después sus vaticinios se han ido cumpliendo, la extrema derecha no sólo ha llegado con más del 17% de los votos al parlamento sueco (tenía 12% en 2014, 5% en 2010), siendo el partido que proporcionalmente creció más entre los partidos en el parlamento, sino que la formación del próximo gobierno puede depender en gran medida de cómo apoyen o dejen de apoyar a un posible gobierno de centro - derecha o uno de minoría de derecha pura, apoyando solo a Conservadores y Demócratas Cristianos. 

La herencia dejada por Stieg Larsson es de qué forma, esos ciudadanos que aún creen que es posible una sociedad más justa, sin racismo, más participativa y unida, logran superar este trance que de continuar probablemente inicie otro período de oscurantismo para Europa cuando tantos creían que no era posible. 


  1. Millennum
Los hombres que no amaban a las mujeres
La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina

La reina en el palacio de las corrientes de aire

sábado, 6 de octubre de 2018

Suecia - Sin gobierno a la vista

Lo que denominábamos como incertidumbre de la realidad política sueca después de las elecciones del 9 de septiembre pasado, la misma se ha extendido como estaba incluso previsto por los propios protagonistas. De todas maneras el nuevo presidente del Parlamento, Andreas Norlén (P. Conservador ) el cual tiene como misión sondear entre los líderes de los partidos políticos quién de ellos está dispuesto a formar gobierno, ya ha hecho su primer intento. Hasta ahora sin resultado.

El primero en recibir esta misión fue el líder de los conservadores y de la Alianza, Ulf Christersson, el martes pasado, que una vez reunido con los otros sectores de este bloque (P del Centro , Liberal y Demócrata Cristiano ) para volver confirmar el apoyo de estos partidos a su candidatura como Primer Ministro.

El día jueves prosiguió con su intento de convencer a su principal rival, el líder de la Socialdemocracia Stefan Lövdén, de que apoyara un gobierno de la Alianza. Como era esperado, Lövdén rechazó el invite y de esta manera tiró la pelota a la cancha de sus rivales,  reclamando que es la Socialdemocracia, como partido con mayor cantidad de votos (28,3%), quienes deben formar gobierno ya que el bloque rojiverde ( P. de Izquierdas y los Verdes) es el mayoritario (Cabe agregar que el actual gobierno de Lövden sigue gobernando el país mientras no se decida quién lo gobernará en el futuro, aunque sin poder tomar nuevas iniciativas salvo que haya un acuerdo puntual entre los bloques debido a una urgencia ineludible.)

La renuencia de Lövdén a aceptar apoyar aquélla alternativa de centro-derecha es la clara intención de la socialdemocracia de dividir a la Alianza aislando a los dos partidos de más claro perfil de derechas, M y KD, y empujarlos contra el rincón donde se encuentra el ultranacionalista Sverigedemokraterna , atrayendo a los liberales y centristas a votar un gobierno junto a los Verdes -y con el apoyo puntual del P. De Izquierdas en temas donde puedan llegar a acuerdos sin que las posturas ideológicas los impidan. 
Este camino parece por ahora estar bastante bloqueado. 


Sin embargo dentro de la Alianza existe con más intensidad un debate sobre si es o no políticamente correcto formar un gobierno con el apoyo de Sverigedemokraterna, o sea la alternativa más extrema hacia la derecha. 

Tanto los centristas como los liberales se niegan a seguir por este camino, lo prometieron durante la campaña electoral, mientras que los conservadores y los demócratas cristianos están más inclinados a jugar esta carta sin mayor temor a quemarse. Lo piden muchos de sus militantes y adherentes. Por ahora la mantienen en la manga de la chaqueta sin abrirle totalmente la puerta a SD, pero la posibilidad existe con una solución que llevaría a Suecia a seguir el camino de por ejemplo Italia o de Austria, países donde los gobiernos se sostienen con partidos ultranacionalistas y populistas. En este caso M y KD formarían un gobierno de minoría apoyados por SD, quienes ahora sí podrían incidir directamente en la política sueca a través de los acuerdos en el parlamento, principalmente sobre los temas que los han llevado a cosechar más del 17% de los votos: la inmigración y la integración de los inmigrantes. Sus propuestas son prácticamente Cero inmigración, salvo excepciones relacionadas con la necesidad de contratar mano de obra calificada, y crear campamentos de refugiados en los países vecinos a los conflictos, pero limitar al máximo la llegada de refugiados al país. Endurecer la legislación contra los criminales, expulsión inmediata de los que hayan cometidos delitos graves,  recortar los recursos del sector público, etc.
A nivel comunal M y KD ya han formado gobiernos municipales con SD. Y por primera vez en la comuna de Hörby, en la región de Scania, SD no sólo fue el partido más votado (35%), sino que ahora el presidente del ejecutivo comunal es de este partido. 

La otra alternativa por la que Sverigedemokraterna se juega, aunque claro no lo dicen, es dejar que se siga tensando el hilo de la política al fracasar las distintas alternativas de formar gobierno, ya que estas continuarán en los próximos días, semanas, para que al final, cuando esté a punto de romperse, decidan apoyar el gobierno de centro-derecha sin exigir nada a cambio. Sólo basta que dos de sus diputados - el resto se abstendría- voten a favor de esta alternativa para que la Alianza pueda formar gobierno. Sería una jugada estratégica muy oportuna, ya que saben que una vez formado el gobierno, dependerá la aprobación de los presupuestos de sus votos, y es ahí donde principalmente pueden ponerle las condiciones que quieran al gobierno de la Alianza. 

En Suecia si un gobierno no tiene los votos suficientes para aprobar ese rumbo económico debe renunciar, sin apelación. 

Sería entonces la oportunidad de la socialdemocracia de intentar de nuevo formar gobierno, ¿esta vez acaso con los liberales y centristas más decididos a unirse a ellos? Una cuestión que por ahora es difícil de prever. También podrían haber nuevas elecciones.

Sin dudas los años por venir podrían seguir siendo de una posible inestabilidad política que puede perjudicar al país en su principales fundamentos, no solo en lo económico y político, también en lo cultural y social, polarizando aún más las tendencias que comienzan a resquebrajar la imagen de uno de los países más progresistas de Europa y del mundo.