Páginas vistas la semana pasada

sábado, 29 de marzo de 2014

Un libro no tan blanco

"Nosotros los romaní también somos seres humanos"
 dice la pancarta llevada por esos niños.
Esta semana se presentó por medio de una ceremonia oficial y mediática el Libro Blanco sobre la etnia romaní. Un intento por parte del gobierno sueco de demostrar que está haciendo lo imposible por hacer justicia con un grupo étnico al que se lo ha discriminado sistemáticamente tratándolos como ciudadanos de segunda clase, y con una carga racista imposible de ocultar. Y es que la forma de vida que ha caracterizado a los que llamamos comunmente gitanos, gypsis och zingaros, los hizo en todos los tiempos objeto de una discriminación, odio y rechazo que en períodos como los vividos bajo la dictadura de Hitler en Alemania, también los llevó a miles de ellos a los hornos de exterminio nazis. Ahora el gobierno sueco le pide con este libro blanco un simbólico perdón a los romanís por todos esos abusos, discriminaciones, humillaciones y tantas otras vejaciones a los que han sido sometidos en la sociedad sueca, incluso por la policía que siempre los trató como si fueran la peor plaga de la sociedad. Aún cuando ya no eran gente "itinerante" sino que se habían incorporado a una vida sedentaria con hijos en las escuelas y muchos ya integrados a una vida laboral como cualquier otro ciudadano.

Sin embargo no hubo mejor ejemplo de que la discriminación no se borra por un libro presentado con bombos y platillos, que en realidad cuando se enumeran en su contenido los abusos cometidos contra los romanís parece un libro de color mierda, y no blanco como se lo denomina. El mismo día en que se realizaba la ceremonia en el hotel Sheraton en pleno centro de Estocolmo, personal de ese hotel le prohibía la entrada a una de las participantes del panel de la conferencia, una de las oradoras, a entrar en el salón donde los participantes desayunaban. La razón fue que estaba vestida con las ropas tradicionales de los romanís, una larga pollera negra y una blusa blanca, como ejemplo de su identidad de la que ella está orgullosa. O sea que en la misma cara del ministro de Integración Erik Ullenhag, maestro de ceremonias de esa conferencia, los prejuicios y la discriminación afloraban con toda su intensidad. "- Tú que haces aquí?", le espetaron en la cara cuando se dirigía al salón donde estaban reunidos los demás. Y le cortaron el paso.

Antes y después de la ceremonia del libro se ha revelado también - y relatado en uno de mis blogs -que por ejemplo la policía sueca tiene o ha tenido archivos que clasifican a los delincuentes no solo por sus antecedentes individuales como tales, sino como miembros del grupo étnico romaní donde su familia y parientes, niños, adultos y ancianos, también forman parte de esa lista que hace al entorno del acusado o procesado, pero que no tiene nada que ver con los delitos cometidos por esa persona. La ley prohibe terminantemente que se creen ese tipo de archivos donde el grupo étnico o de otro tipo al que pertenece el individuo sea parte de esos antecedentes. A ningún otro delincuente se lo clasifica de esa manera en el resto de los archivos, sólo por sus fechorías y delitos cometidos como debe ser en toda sociedad democrática. Fuera de este registro ilegal de la propia policía, también hay casos denunciados muchas veces por discriminación cuando se trata de un registro ilegal de romanís en el mercado de la vivienda donde no se les permite alquilar porque los vecinos se escandalizan y huyen del lugar, o incluso dentro del propio servicio social prestado por las comunas en favor de sus habitantes. Y ni que hablar del mercado laboral donde también se constatan permanentes discriminaciones. El grado de sospecha de que sólo piensan en delinquir es tan obsesivo, que las medidas en su contra como la sucedida en el hotel Sheraton, son a veces ridículas y acojonantes.

Muchos romanís y no-romanís opinan que no alcanza con presentar ese libro blanco, sino que oficialmente debe pedirse directamente perdón por todo lo ocurrido, establecer una comisión de la verdad y una compensación económica como en otros lugares, el ejemplo más cercano es Noruega, que ha creado un fondo especial para tal objetivo. Y de esa manera demostrar que la sociedad realmente quiere combatir prejuicios y abrirse para que el romaní pueda integrarse sin necesidad de pasar por un cernidor del que pocos se salvan de quedar atrapados. Estamos frente a un camino que se bifurca, el otro sendero es retomar las políticas de principios del siglo pasado, cuando a los "itinerantes" se les hacía la vida imposible porque ensuciaban la raza nórdica pura y activamente se los trataba de expulsar del país. Obligados a vivir en campamentos insalubres, como los que existen hoy creados por los romanís que llegan de Rumania y Bulgaria a mendigar, la vida fue un verdadero infierno en un medio ambiente helado por los vientos del polo norte. Entonces se les negaba el derecho a existir, y nunca pudieron beneficiarse del derecho a voto, de recibir una pensión, asignación familiar por sus hijos y otros derechos que gozaban los demás ciudadanos. Y lo más humillante y cruel de todo ese proceso fue la esterilización de miles de mujeres, por un lado para no empeorar la raza blanca nórdica y por otro para evitar en el futuro ayudar económicamente a esas madres. Muchos son los testimonios que le cambian el color al libro blanco, y como se viene desarrollando la política en este país con una ultraderecha cada vez más lanzada y ganando simpatizantes, no sería de extrañar que volviéramos a esa época donde romanís, junto ahora a judíos, árabes y subsaharianos,  se conviertan en ciudadanos de segunda y tercera categoría, con el fin de evitar que no se "ensucie" la raza pura nórdica escandinava.


viernes, 21 de marzo de 2014

Ladrillos malditos

Obreros de la construcción se manifiestan a favor
 de la ley de responsabilidad penal empresarial.
Foto: SUNCA-Flores.
En estos días dos sucesos a miles de quilómetros de distancia llamaron mi atención porque los empresarios y los sectores políticos que los respaldan, levantaban fuertes voces de protesta, y hasta en uno de los casos quieren declarar inconstitucional una ley recién aprobada. Me refiero a la ley de Responsabilidad penal empresarial que aprobó el parlamento en Uruguay con los votos del Frente Amplio en el gobierno, y por otro lado la negativa empresarial sueca de aceptar un acuerdo de responsabilidad colectiva exigida por el sindicato de los obreros de la construcción (Byggnads).

En el primer caso se quiere implicar y responsabilizar a los empresarios por los accidentes ocurridos en los lugares de trabajo con penas de cárcel. Esta ley en Uruguay también fue impulsada por el sindicato de la construcción uruguayo (SUNCA) con el apoyo de la central obrera PIT-CNT, ya que repetidamente se producen accidentes en las obras de  construcción, muchas veces con resultados mortales. En el caso sueco la advertencia obrera tiene su origen en la tercerización de las obras donde empresas suecas contratan a empresas de otros países para realizar las obras. De esa manera tratan de eludir el convenio colectivo sueco vigente, ya que muchas de esas empresas pagan salarios  por debajo de la normativa que establece la ley. Se ha denunciado a menudo el abuso de esos patrones extranjeros que no solo pagan salarios miserables sino que las condiciones de trabajo son deplorables, por los que los controles por parte del sindicato se han multiplicado. Desgraciadamente el control de las autoridades no parecen etsar a la altura de las circunstancias, y de ahí la reacción sindical.

En el caso de Uruguay la patronal y sus garantes políticos ponen el grito en el cielo, no por los muertos ni los lesionados en los lugares de trabajo, sino porque los patrones responsables de tales accidentes pueden ir a la cárcel entre tres y nueve meses por negligencia e incumplimiento de las normas, aparte de tener que pagar por daños y perjuicios. Y es que según fuentes sindicales mueren anualmente 50 trabajadores  a causa de los accidentes y en total se producen 50 000 accidentes laborales en las distintas ramas de la actividad productiva, siendo la construcción donde se producen con más frecuencia los accidentes mortales. La patronal que critica la dureza de la ley se lamenta de que los parlamentarios del Frente Amplio ignoraron un proyecto alternativo impulsado por la propia Cámara Empresarial, que apuntaba a medidas preventivas como por ejemplo protocolos de seguridad detallados y mejor elaborados.

En el conflicto sueco el sindicato y la patronal han estado negociando un acuerdo donde la Cámara empresarial de la construcción  pague los sueldos correspondientes a los trabajadores de una empresa extranjera que no cumpla con el convenio colectivo.  Y de paso desanimarlos a volver a establecerse en Suecia aprovechándose de un vacío de la legislación para explotar a sus trabajadores. Para el sindicato este acuerdo sería una protección necesaria para cada trabajador cuando su empleador lo engaña. Pero la patronal argumenta que una norma de este tipo sería un castigo colectivo al ramo de la construcción y una distorsión de la competencia en contra de los intereses de las empresas que cumplen con el convenio colectivo. Un razonamiento difícil de comprender cuando en ambos casos, el uruguayo y el sueco, lo que se pretende es proteger al trabajador y no castigar al empleador, pero sí hacerle conciente y advertirle de su responsabilidad con las consecuencias ya explicadas si no cumple. Y que en las relaciones laborales no sólo vale la avaricia y el afán de sacar el mayor beneficio posible del trabajo de las personas que están a su servicio, también se trata de la dignidad y los derechos de los que construyen con sus brazos el bienestar para todos.






sábado, 8 de marzo de 2014

Yo Silvia

 Este relato está dedicado a una mujer que en su papel de persona perteneciente a una cultura y etnia particular sufre lo que millones de mujeres de otras culturas y otras etnias han sufrido también a pesar de su mejor situación social, ayer hoy y mañana. Es un caso extremo, pero cuando se trata de mujeres explotadas, maltratadas y olvidadas los nombres de las mismas de todas las clases sociales completan varias vueltas a la Tierra. Creemos que los héroes son los caudillos, los grandes personajes masculinos de la historia, cuando en realidad las que detentan ese privilegio son las que todos los días dan a luz sus hijos, los cuidan y tienen fuerza y energía para llevar adelante el hogar, ser compañera, y abrir su corazón al hombre que ama, a los hijos, amigos y también a los desconocidos. Nunca les reconoceremos lo grande que son ha pesar que a veces están a nuestro lado.

                                                                                      *

Hace horas que estoy sentada en este lugar oscuro y frío un pasaje subterráneo  en una estación de metro por encima pasa el tren con un ruido espantoso y las horas pasan sin que nadie me regale una sonrisa o una moneda sí estoy esperando que las almas caritativas me dejen una moneda en este vaso de papel al que le he puesto dentro una pequeña piedra para que el viento no me lo vuele  tengo una frazada arrollada a las piernas que me protege del frío y un gorro que me dejó una mujer que vive en las cercanías de la estación hace tres meses que estoy sentada en este lugar de vecinos de buen vivir y otros que llegan para trabajar  en los negocios y servicios del barrio ellos pasan de largo y la mayoría me ignoran dicen que en este país no están acostumbrados a los mendigos qué fantástico haber nacido en un país así con lo básico al alcance de todos haber podido ir a la escuela estudiar un oficio o una carrera médico por ejemplo, pero a mí me gustaría ser maestra y poder enseñarles a todos los chicos a leer y escribir hay tantos en mi pueblo que no han podido ir a la escuela analfabetos como yo condenados a deambular por las calles de las grandes ciudades mendigando  para llevarle al jefe del clan los centavos que pudieron recoger o prostituyéndose para darles a la mafia que les ha robado todo, su inocencia, su niñez y su dignidad  ese puñado de billetes sucios que después malgastan si no hay caso la injusticia empieza entre nosotros para que unos vivan bien mientras nosotras la mujeres y los niños nos pasemos la vida humillándonos y diciendo Hola! a cada uno que pasa por delante o vendiendo el cuerpo a tipos asquerosos … Ah! alguien puso una moneda en el vaso al fin que Dios te bendiga hija no hay caso las mujeres son las más generosas pocos  hombres se agachan para poner una moneda y es que la gente está siempre apurada va y viene de sus trabajos dicen que estresadas porque la vida moderna les exige todas sus energías  y poco tiempo les deja para disfrutar de sus familias u otras cosas que le den felicidad yo cambiaría un día de su estrés por mi lugar en este túnel frío y sin alma cómo será la cosa que un día un tipo me dijo que debía sentirme feliz que no trabajaba que tenía tiempo para disfrutar de mi libertad mientras que él era esclavo de la empresa que no sólo le pagaban nada sino que tenía que hacer todo el tiempo el trabajo sin chistar bueno  le dije que podía cambiar de trabajo y se me rió en la cara y se marchó sin darme siquiera una pequeña limosna o la mujer que vive en esa villa maravillosa de dos plantas a pocos metros de aquí que un día me trajo un abrigo muy nuevo y me dijo que esperaba que lo usara era de su hija que murió hace un tiempo en un accidente y antes de irse me confesó que era muy desgraciada separada y sola con la botella de whisky como única compañía ellos me hicieron pensar qué feliz o desgraciada que realmente puede ser la gente a pesar de tener muchas cosas para disfrutar o es que muchos son mas desgraciados que yo? yo  que desde niña me paso las horas extendiendo la mano y saludando esperando por lo menos una mirada que me reconozcan que también soy un ser humano pero raro es que suceda salvo cuando llega esa mujer de dulce sonrisa que me trae ropa y hasta una olla para cocinar en mi carpa del campamento y cómo   necesito ese gesto hoy más que nunca porque a mis cincuenta años he comenzado a sentir un dolor en el vientre y como no tengo derecho a la atención médica porque no soy ciudadana del país entonces no me corresponde dicen que no he pagado impuestos pero asustada estoy porque el dolor va en aumento y mi amiga Ramona me dijo que sí que tenía la cara muy pálida y ojerosa y me he puesto a pensar que a lo mejor me queda poco tiempo y mis cuatro hijos que están en otras ciudades sirviendo al cacique del clan no van a poder verme por última vez y es que hace ya cinco años que nos vimos y por eso le pido a Dios este último deseo de madre que me los permita ver antes de que me vaya para siempre solo espero que no sea en este túnel frío … no es una desgracia estar lejos de los hijos?