Páginas vistas la semana pasada

miércoles, 27 de julio de 2011

La "nueva" ultraderecha

El acto terrorista protagonizado por el noruego Anders Behring Breivik ha despertado un debate sobre la ideología que impulsó a este monstruo del siglo XXI a asesinar a decenas de chicos y chicas indefensos y atentar con un cochebomba contra las oficinas del gobierno en Oslo. Es un nazista o es otra clase de extremista de derecha que comienza a competir con los neonazis por la supremacía política en la sociedad europea en general? Una experta en el tema de la ultraderecha europea, la periodista sueca Lisa Bjurvald, afirma en su último libro "La vergûenza de Europa- la ofensiva racista", que la ultraderecha más radical se diferencia del nazismo en un detalle importante: ya no son los judíos el grupo étnico a eliminar sino los musulmanes de cualquier color y etnia. Su tesis principal y su objetivo es contrarrestar lo que llaman "una islamización subrepticia" de las sociedades occidentales. Por eso estas sociedades deben defenderse de esa "invasión" y llaman a una guerra contra los representantes del mundo islámico,  y además incluyen a los europeos que cumplen funciones públicas como los políticos, jueces, periodistas, trabajadores de la cultura, etc,etc. y que abiertamente defienden el llamado "multiculturalismo".

Esa idea conspirativa ha ganado un terreno más amplio que los grupos neonazis han logrado y siguen creciendo y ganando adeptos en diferentes sectores de la sociedad europea. En el documento de 1500 páginas que Behring Breivik publicó en internet poco antes de realizar el atentado terrorista, afirma que en 2002 se formó en Gran Bretaña un grupo denominado "Los caballeros Templarios", en el cual militarían extremistas de distintos países. Sea verdad o no, existen ya en la isla británica grupos que tienen en la mira a los musulmanes radicados allí. El más conocido es English Defence League que se formó en la ciudad de Luton, conocida por la existencia de extremistas islamistas con los que se han enfrentado en las calles de esa ciudad. Esta liga usa el mismo símbolo de la cruz de los templarios y tienen la misma retórica de que están en guerra contra el Islam.La prensa británica ha confirmado los contactos de Behring Breivik con la English Defence League ya que varios de sus integrantes afirman haber estado en contacto con el terrorista noruego a través de la red.

Los sectores más light de esa ultraderecha europea ya cuenta desde hace años con representación en los parlamentos municipales, provinciales y nacionales. Los más duros en cambio actúan en forma clandestina si es necesario, y predican una especie de "revolución blanca" que termine con la "invasión" musulmana. Lo ocurrido en Noruega ha sorprendido a muchos porque la derecha nativa a través del "partido del Progeso" que es la segunda fuerza política del país, había neutralizado con éxito las tendencia más extremas, ya que su política de restringir al máximo la inmigración y expresar abiertamente opiniones islamofóbicas y xenofóbicas les ganaron las simpatías de una buena parte de la sociedad noruega. La policía de seguridad ha estado además muy ocupada en vigilar y controlar a los islamistas sospechosos de radicalizarse y pretender formar grupos que en el futuro pudieran ser una amenaza para la sociedad noruega. Y de esa forma tipos como Anders Behring Breivik han pasado desapercibidos, a pesar que ya Interpol había advertido que el terrroista noruego había adquirido en Polonia fertilizante sintético en grandes cantidades. Claro, nadie puede meterse en la cabeza de un individuo aparentemente fuera de toda sospecha, si no fuera por sus opiniones vertidas en la red sobre los peligros que corre su romántica visión de la sociedad noruega de gente rubia, cristiana y superior a los demás pueblos que está a punto de perderse por la "invasión musulmana(*)". 

(*) Noruega tiene una población de unos 5 millones de habitantes y los musulmanes que residen en este país son unos 100 000, es decir un 2 por ciento.

sábado, 23 de julio de 2011

Masacre en Noruega

Ayer cuando estaba por abandonar mis tareas en la redacción de la radio nos sacudió la noticia de que había ocurrido una explosión frente a los edificios de la casa de gobierno en Oslo, la capital de Noruega. Todo parecía indicar que habían sido una o dos bombas ya que los daños que pronto pudimos ver en las fotos de los medios de prensa noruegos en internet, eran cuantiosos, y los heridos que habían escapado a la muerte estaban recibiendo los primeros auxilios en la calle.
Con las imágenes de los atentados de Londres y Madrid todavía fijos en la retina, para no hablar del de Nueva York, no podíamos pensar otra cosa que una acción conjunta de un grupo terrorista, sobre todo cuando empezaron a llegar poco después los primeros informes, la noticia  de que estaba ocurriendo una masacre en un campamento de jóvenes socialdemócratas, a pocos kilómetros de Oslo.

Un día después sabemos un poco más. No fue al parecer un grupo terrorista islamista el que se ensañó con la sociedad noruega, rompiendo una inocencia que llevaba décadas sin experimentar una catástrofe desde este tipo. Hay que remontarse a la 2a. G.M. para poder ver por el retrovisor de la historia, cómo los nazis habían invadido y ocupado este país escandinavo con la cuota de muertos y perseguidos que toda ocupación le cobra a los que se resisten. Y es que nadie en Noruega podía imaginarse que alguien estuviera dispuesto a tener a ese país, y en particular a su clase gobernante y a la juventud del partido de gobierno, la socialdemocracia, como blanco de un atentado de esa dimensión. Por eso cuando la imagen de esa tragedia y los datos que recibíamos hablaban de muchos muertos y heridos, más la destrucción material de los edificios de gobierno y sus alrededores, las conjeturas era que la participación noruega en Afganistán podía ser el motivo. Noruega es miembro de la OTAN y tiene unos 500 soldados allí, acompañando la misión de ISAF que dirige EEUU. Entonces, si alguien quería una vez más llevar la guerra a algún país miembro de la OTAN, Noruega podía ser el blanco menos riesgoso, ya que por el tipo de sociedad abierta y liberal, podía significar el eslabón más débil de la cadena de los países miembros de la alianza del Atlántico Norte. Sin embargo esas conjeturas fueron pronto abandonadas cuando la policía noruega detuvo al que con toda probalidad ejecutó la masacre de jóvenes en la isla de Utöya, y a quien se le responsabiliza también por haber colocado las bombas frente a la casa de gobierno en Oslo.

Los antecedentes de este individuo de 32 años, no pueden ser mejores para pasar desapercibido para las policía de seguridad. Si bien se le conocía como simpatizante de la ideología de extrema derecha y activa participación en las redes de la ultraderecha xenófoba, principalmente dirigida contra los musulmanes, no habría mostrado nunca tendencias a acciones violentas o habría expresado ideas que levantaran sospechas de lo que se avecinaba. Anders Behring Breivik pasará a la historia como ese joven más bien tímido y callado, que como un demonio vengador cayó sobre ese campamento apretando el gatillo de su arma semiautomática, y sin contemplaciones masacró a más de 76 miembros de la juventud socialdemócrata, que indefensos cayeron baleados por el odio de este individuo que perdió el control total de toda racionalidad y límites morales que una persona normal puede tener. Su acción terrorista sin precedentes en el país vecino, abre una profunda brecha por donde se cuelan las preguntas que por ahora no tienen respuesta. Fue realmente una acción en solitario de Anders  Behring Breivik? Consiguió los elementos necesarios para fabricar las bombas y las armó él sólo? Pudo desplazarse después de estacionar el coche -o los dos coches- y activar el sistema de relojería para que las bombas estallaran una vez que estuviera en camino hacia Utöya? Pudo matar a tantos jóvenes él sólo sin ayuda de otro u otros asesinos?

Estas y otras preguntas son difíciles de responder con los datos que la policía ha dejado filtrar hasta ahora. Pero una cosa es cierta, su acción, solo o acompañado, nos muestra hasta donde el fanatismo y la locura reunidas pueden arrastrar a un individuo que se autoproclamaba nacionalista y defensor de los valores culturales de su pueblo. También expresaba odio a la llamada sociedad multicultural que según él rompía las tradiciones que él quería defender. Y el gobierno socialdemócrata del Primer Ministro Stoltenberg representaba todo ese cúmulo de responsabilidad política que él, en sus elucubraciones, seguramente odiaba y deseaba borrar de la faz de la tierra. Hoy este asesino no está solo, en el mundo desvariado del nazismo o de las ideologías satélites, exterminar a ciertos grupos étnicos es parte de la misión que dicen tener en su triste pasaje por el mundo. Pero la peor derrota que pueden sufrir estos individuos o los grupos que expresan esas ideas de ultraderecha, es que la sociedad abierta no se permita caer en un remolino de pánico y elimine las libertades individuales, los derechos básicos de los ciudadanos y establezca un control que rompa con las bases democráticas que permiten una convivencia en paz y libertad. Más allá de los riesgos que eso conlleva.
Lo contrario sería darle la razón a la sinrazón.

domingo, 17 de julio de 2011

El Cementerio de los Elefantes

Sí, una vez más contra todos los pronósticos la selección uruguaya enterró a otro gigante del fútbol, esta vez en el popularmente estadio conocido como el Cementerio de los Elefantes, en la ciudad de Santa Fe. Argentina, el organizador y favorito de ganar la Copa América 2011 sucumbió en las tandas de penales ante una selección "celeste" que no le regaló ni un centímetro de cancha. Qué fuerza interior llevó a ese grupo humano a resistir los embates de una delantera tan fogueada y coronada por un Lionel Messi, siempre brillante e imprevisible? Es cierto que se le cometieron faltas para detener su endiabladas carreras y gambetas, pero eso era de esperar, y debió ser prevenido por el entrenador Sergio Batista, y permitir que el juego pasara por otros jugadores, y no sólo por Messi. Sin embargo la compacta defensa uruguaya y una extraordinaria y titánica labor del pibe Muslera  (- Ahora sí tenemos golero! dijo Tabárez el otro día) hizo imposible que su arco fuera vencido más de una vez durante el partido. Pero sin dudas que para llegar al empate después de los 120 minutos se necesitó del esfuerzo de todos, de la encomiable y sacrificada labor de  Arévalo Ríos, del ruso Pérez (expulsado y con razón porque se excedió en las jugadas fuertes, aunque la jugada de la expulsión fue dudosa) y de Palito Pereira para contener los intentos de los jugadores argentinos que con buen criterio manejaban la pelota, pero que fallaban a la hora de definir, o bien por la muralla Muslera o la intervención de la línea defensiva uruguaya, sin dudas una de las mejores del mundo. Porque ahí está la clave y la base de ese tesón y aguerrido coraje de un grupo de jugadores que también contra todos los pronósticos quedó cuarta en el Mundial de Sudáfrica.


 Después Forlán y Suárez hacen de las suyas en el área rival, y si bien los goles se le niegan por ahora  a Forlán, sus asistencias han sido claves para que otros den el puntillazo final. Y en los penales Uruguay no falló ninguno, rematándolos con categoría y tranquilidad. En tanto Argentina fue muy irregular: Muslera paró uno, casi ataja otro, y el último de Argentina lo falló Higuaín, pero rebotó en la espalda  del golero y se convirtió en gol. Uruguay es un equipo sólido, esta generación de jugadores está compenetrada con el objetivo de llegar a disputar la final, y ganarla, aunque sigan afirmando que no son los favoritos. Pero todavía queda Perú, y si la selección peruana queda por el camino habrá que seguir remando para ganarle al otro finalista. El despliegue físico de ese medio campo con Arévalo Ríos, Tata González, Pérez y los Pereira, así como una impecable tarea defensiva de los dos centrales, Lugano y Scotti (Coates?), pueden ser una vez más la clave para definir ante una entonada selección peruana, que a pesar de que parecía sucumbir ante Colombia, dio también una lección de recuperación y  efectividad cuando el rival menos se lo esperaba.

 Pero este 16 de julio, fecha aniversario del Maracanazo, es una vez más un mojón en ese mito futbolero que nuestros jugadores alimentan desde hace décadas para que también las próximas generaciones de jugadores sigan inspirándose. Tampoco hay que olvidar que este año esas nuevas generaciones también comienzan a cosechar laureles, como la sub20 y la sub17, que acariciaron el oro en los últimos torneos. El mito en el fútbol uruguayo permanece incólume, tal vez porque como pequeña nación hemos encontrado algo que nos destaque frente a las potencias mundiales en el deporte más popular del planeta. Y nos es poca cosa, porque lo observo en la gente que me pregunta de dónde vengo, y cuando digo Uruguay, los ojos se iluminan de admiración, porque todavía viven en la retina de esa gente la última hazaña de la "celeste". Honor a sus portadores, y como siempre, no nos creemos mejor que nadie. Y tal vez también ahí está otro de los secretos de los triunfos, y por eso en este último partido enterramos una vez más a otro grande en el Cementerio de los Elefantes.

(Paraguay también hizo lo suyo con Brasil, y Venezuela sorprendió a Chile que jugaba de "local" en San Juan y también pasó a las semifinales. Qué Copa américa más imprevisible!)

viernes, 15 de julio de 2011

La ignorancia lleva al temor y la incomprensión


Temor e incomprensión son dos de las reacciones más comunes cuando nos encontramos con individuos que sufren de mala salud psíquica, y nos hace aferrar en nuestra incomprensión, a los mitos y prejuicios que tenemos sobre estas personas. "Ellos" son distintos a nosotros, que somos seres racionales y que no nos salimos del molde, me decía Björn Asplund, en una charla que tuvimos el mismo día que su organización Fountain House organizaba la "Marcha de la Angustia" en Estocolmo. La misma fue una de las actividades paralelas a la conferencia internacional que Fountain House realizaba con la participación de representantes de 24 países de todos los continentes esta semana.

Björn Asplund junto a Stefan, un delegado escocés a la conferencia

Björn Asplund, que es el presidente de la Fountain House en Estocolmo, piensa que incluso en Suecia donde el tema es menos tabú después que la mayoría de los pacientes conviven con el resto de la sociedad, existen prejuicios tan arraigados que pocos son los que se atreven a hablar abiertamente del asunto. Esto a pesar de que cuatro de diez personas sufrirán en alguno momento algún tipo de trastorno psíquico durante su vida.

Otra comparación interesante en cuanto a las estadísticas que se analizan sobre este tema, es la que demuestra  que  mueren cuatro veces más personas a causa de suicidios originados en la mala salud mental que las que mueren en el tráfico. Y a pesar que en realidad la mala salud mental es mucho más común de lo que uno puede creer, la falta de comprensión empuja a las personas afectadas a aislarse y perder contacto con la familia y amigos más cercanos. De esta manera arriesgan a empeorar sus problemas.
En realidad todo esto es innecesario, porque para mucha gente es mucho más fácil aceptar - por ejemplo- que un ministro sea homosexual que aceptar que ese ministro sufra de algún transtorno mental diagnosticado y medicado. Aquí se termina la tolerancia,  y para la mayoría sería inaceptable que ese ministro estuviera a cargo de una cartera de gobierno, reflexiona Björn Asplund. Sin embargo reconoce que la presión y el estrés del entorno que sufriría una persona investida de ministro es tan grande, que arriesgaría a que su enfermedad -aunque controlada- se agravara sensiblemente.

En todo caso la "Marcha de la Angustia" reunió a varios cientos de personas deseosas de abrir un diálogo directo en calles y plazas de la ciudad con la esperanza de que la gente que logre vencer los prejuicios y temores, pueda abrir un diálogo y comprender mejor las condiciones en que viven y sienten la personas que han tenido la desgracia de ser afectadas por una enfermedad psíquica.
Le puede tocar a la madre, a un hermano o hermana o a la misma persona que no quiere acercarse a aquéllos que alguna vez han tenido un problema mental, advierte Asplund. Es recién entonces que muchos se arrepienten por no haber dado el paso para comprender mejor el mundo en que viven aquéllos que se han visto afectados por una de estas enfermedades.
Es a causa de esa incomprensión que Fountain House se fundó en EEUU en 1948, cuando un grupo de mujeres y hombres, antiguos pacientes de manicomios, se reunieron para establecer las pautas que pudieran ayudar a futuros pacientes de una forma mucho más humana que los métodos, muchas veces crueles, que se usaban en aquéllos tiempos. Quien no se acuerda de la película "Atrapado sin salida", interpretada por Jack Nicholson, como un ejemplo de cómo el "sistema de salud mental" trataba a los pacientes. La fundación que se estableció en Suecia a partir de 1980  con la intención de facilitarle a los pacientes las condiciones  para que puedan vivir una vida más plena e integrada a actividades sociales y de trabajo que de otra manera sería más difícil de lograr. La rehabilitación además corre por cuenta del propio individuo ya que cada uno debe tener claro que la responsabilidad de su salud depende de sí mismo, aparte de lo que la medicina general pueda aportarle. Por eso la consigna dentro de Fountain House es:  "de paciente a persona", con la intención de que ese es el objetivo principal de la actividad que se desarrolla en esta institución.

domingo, 3 de julio de 2011

Ship to Gaza sin destino

Los entusiastas activistas de Ship To Gaza, o la Flota de la Libertad como también se denomina, prepararon minuciosamente los buques en los últimos meses para intentar romper una vez más el bloqueo israelí a la franja de Gaza. Sin embargo todavía están en punto cero. En esos buques llevan medicamentos, una ambulancia, cemento, pelotas de fútbol y miles de cartas de chicos norteamericanos dirigidas a niños palestinos. Un acto simbólico con el propósito de demostrar una solidaridad internacional que pretende seguir viva a pesar que esa llama parece iluminar cada vez menos. Un desafío que en realidad es el segundo capítulo de un proyecto que se frustró ya en mayo de 2010, después que la armada israelí y sus fuerzas de seguridad detuvieran en aguas internacionales la expedición donde murieron 9 activistas, todos ciudadanos turcos, y decenas resultaron heridos, entre ellos también algunos soldados israelíes.
M/S Mavi Marmara, donde perdieron la vida 9 activistas.
Sin embargo los miembros de esas 15 ONGs probablemente no calcularon que Israel no sólo estaba preparado una acción contra los barcos en aguas internacionales, sino que contaría con aliados que le tenderían una mano para evitar en lo posible los episodios violentos que se registraron durante la primera expedición, y que internacionalmente le han quitado prestigio a Israel, aunque ese no haya sido un objetivo primario para la mayoría de sus gobiernos.

Probablemente el gobierno del Primer Ministro Benjamin Netanyahu calculó que esta vez era mejor prevenir que curar. Y para eso bastó con convencer al gobierno griego para que pusiera obstáculos burocráticos a los barcos amarrados en sus puertos, e impedir así que partieran hacia su objetivo. Con ánimo de especular, habrán entrado algunos millones de euros en las vacías arcas del estado griego, hoy en bancarrota, luego de los favores ofrecidos al país de los kibbutzes? Los barcos que por el contrario no tenían problemas formales para que los detuvieran, fueron inexorablemente saboteados en el propio puerto griego del Pireo. Lo llamativo es que a medida que se iban conociendo las dificultades de las embarcaciones de la expedición, el gobierno israelí agradecía no sólo al gobierno griego del presidente Papandreu y al gobierno de EEUU. También la Unión Europea y el secretario general de la ONU, Banki Moon,  por una colaboración que crípticamente la denominó "amenazas asimétricas", según fuentes periodísticas que acompañan la expedición. En otras palabras, el bloqueo ya no se ejecuta en aguas territoriales israelíes, sino que esa zona se ha extendido y  ocupa la de otro país, en este caso el griego.

Israel ha establecido el bloqueo a Gaza por tierra y por mar, para evitar dicen, el contrabando de armas para la organización Hamás que es la que gobierna en la franja de Gaza, y la importación de cualquier material que pueda tener uso militar, ya sea ofensivo como defensivo. Hamás se ha negado por su parte a reconocer el derecho de existencia del estado de Israel, por lo que tampoco se califica para que la política del estado judío sea más generosa con un gobierno local que no pocas veces ha expresado que quiere "echar al mar a todos los judíos". Hamás es una organización política-militar que no le ha temblado la mano cuando decidió cometer actos terroristas contra Israel, en venganza por los bombardeos y ataques de las tropas israelíes al territorio palestino. Una razón que usa también Israel para justificar siempre porqué es necesario la política del "ojo por ojo, diente por diente", que petrifica desde hace décadas un conflicto donde todos son perdedores, aunque claro, algunos más que otros. Qué futuro tiene Ship to Gaza de concretar su objetivo? Probablemente ninguno, salvo desembarcar  lo que lleva en sus bodegas en Egipto, siempre a modo de especulación, donde aparentemente la política hacia Gaza parece ser menos restrictiva que cuando Mubarak tenía las riendas del poder. Aunque aquí también se levantan interrogantes sobre esa apertura tan limitada de la frontera compartida que sigue alentando el contrabando por los túneles que Israel también bombardea, pero al parecer sin mayor éxito. Alguien dijo que si se hiciera un corte vertical de unos 50 metros de profundidad y varios kilómetros de ancho en la frontera entre Gaza y Egipto, la imagen que veríamos sería la del queso suizo Emmentaler, o la de una galería de topos.
Para los activistas europeos y norteamericanos que se embarcaron en este proyecto, les quedará seguramente la satisfacción de que lograron reunir los 6 barcos de la Flotilla de la Libertad, y reunir una ayuda material y moral simbólica para un pueblo aislado -y a menudo maltratado- para demostrarle al mundo y a los propios palestinos, que no están solos a pesar del duro bloqueo.
Y por otro lado la frustración de no haber quebrado la voluntad de Israel de detener todo intento de contacto con los palestinos que no sea por intermedio del propio gobierno israelí. Porque a este nudo gordiano todavía parece que no ha nacido quien lo desate -y tampoco quien lo corte con un golpe de espada.