Páginas vistas la semana pasada

viernes, 28 de septiembre de 2018

LA HIDRA DE MIL CABEZAS

- Qué es eso de la psicohistoria? Jamás he oído hablar de ella.
- Pocas personas han oído hablar de ella. Es un sistema matemático de análisis social que da como resultado predicciones de futuro.
Isaac Asimov -  Fundación e Imperio (publicada en 1952) Se puede ser más visionario?


Pocos conocían a Christopher Wylie hasta que el impacto de su acción sacudió las sociedades norteamericana y la británica, dos campos para la experimentación con la finalidad de manipular a descontentos, frustrados y paranoicos. En una entrevista concedida al periódico sueco Dagens Nyheter (DN) relata Wylie lo arrepentido que está de haber sido tal vez el creador más importante de un sistema de logaritmos (1) introducidos luego en Facebook para producir la revolución cultural que predicaba el ideólogo de la derecha y neofascismo norteamericano, Steve Bannon,  asesor de Donald Trump durante la campaña electoral y luego su consejero hasta que cayó en desgracia.
Christopher Wylie en Estocolmo. Portada de DN en la página
web del periódico.

Christopher (Chris) Wylie, canadiense,  ya con solo 18 años estaba haciendo una demostración de su capacidad para programar en la campaña del Partido Liberal de Canadá, a pesar que había abandonado sus estudios. Como un autodidacta excepcional desarrolló rápidamente junto a otros expertos programas para apoyar la campaña de aquél partido. Sin embargo pronto se dio cuenta que había alcanzado un techo y se inscribió en la Universidad de Cambridge, en Londres.

No pasó mucho tiempo antes de que el partido Liberal Demócrata, liderado por Nick Clegg, lo contactara para que hiciera el trabajo que había realizado en Canadá, es decir reunir información, construir bases de datos, analizarlos, etc. "La política es como la mafia - uno trata de abandonarla pero de nuevo te empuja adentro", le dice Chris al reportero Linus Larsson del DN, quien lo entrevista.
De esta forma comienza la construcción de programas y logaritmos para llegar a través de internet a sus potenciales votantes. Pero, según su versión, los resultados que él mostraba a la dirección del partido eran desechados, no le creían, lo criticaban por pesimista, y la campaña tomó un rumbo opuesto al que Wylie predicaba . Desencantado abandonó el trabajo y esperó el resultado de las elecciones el 8 de mayo de 2015. De 57 escaños en el Parlamento, el Partido Liberal Demócrata pasó a tener solo 8. Al parecer les costó muy caro no hacerle caso al experto que les advirtió de los errores que estaban cometiendo.

No tuvo que esperar mucho tiempo, cuenta Wylie, para que una empresa con el trivial nombre de Strategic Communications Laboratories (SCL) lo contactara y le ofreciera trabajar como director de investigación de la empresa. La misma se dedicaba a entregar información militar al departamento de defensa de Gran Bretaña y a otros países de la OTAN.
La finalidad de su trabajo era neutralizar potenciales terroristas a través de operaciones de influencia por medio de internet. El blanco de su trabajo eran las redes sociales y sabotear el trabajo de los grupos terroristas como el estado islámico (EI), que usaban internet para influir y reclutar a sus futuros soldados. Concretamente lo que Wylie y su equipo hacían era desarrollar logaritmos que aparecían en las redes sociales e identificaban a las personas más fáciles de influir y en camino a radicalizarse a favor de EI, y que respondían a esos videos que parecían tan inocentes. "Eran armas para la guerra de información contra el terrorismo", afirma, algo que le parecía encomiable ya que potencialmente podía ahorrar miles de vidas a través de métodos no-violentos. Al mismo tiempo reconoce que el método manipulaba, falseaba, engañaba, amedrentaba, obligaba y estafaba. Para Wylie esa campaña con olor a azufre era mejor que bombardearlos desde un dron y causar víctimas mortales.

Entonces ocurrió algo inesperado. La empresa SCL fue comprada por un Multi-Multi Millonario de nombre Robert Mercer, genio de las finanzas. Los que conocen los entresijos de la política estadounidense saben que Mercer financia con millones de dólares las campañas de políticos de derecha e invierte en los medios que expresan estas ideologías. Mercer compró todo. La mayoría del personal, la infraestructura y el conocimiento transformado en logaritmos y derechos de autor, patentes, etc. Y ese arsenal, por consejo del emblemático Steve Bannon, director de la revista Breitbart, será el arma que apuntará a las elecciones de EEUU, donde Donald Trump y Hillary Clinton competían por sentarse en la Casa Blanca.

Así nació Cambridge Analytica, el nuevo nombre que adquirió la antigua SCL, con Steve Bannon como ideólogo , quien soplaba en el oído a Mercer, a Trump y a Wylie como debían actuar para que el Partido Republicano desplazara del poder a los Demócratas. Bannon predicaba a través de la revista Breibart un paradigma que pretendía dar vuelta el panqueque en la sartén: "la política sigue detrás de la cultura. Los que diariamente pretenden combatir a través de escaramuzas políticas intervienen en guerras equivocadas", decía. Según Wyler para Bannon lo importante era obtener la herramienta para la guerra cultural, una guerra de información que finalmente la obtuvo con Chris Wylie como capitán del barco.

El comienzo del ensayo estaba dirigido a los ciudadanos norteamericanos y fue casi como un trabajo antropológico, diagramando los moldes de respuestas, probando las reacciones a través de mensajes, por ejemplo con contenidos racistas. Y la fuente donde obtuvo la fuerza que le dio impulso al proyecto fue Facebook, esa plataforma que nos abraza a tantos, tan simpática y amable.

Era el año 2014 y el generoso investigador que compartió los millones de usuarios (se habla de 50 más tarde corregido a 87 millones de usuarios) fue Aleksandr Kogan a través de un inocente App: "This is your digital Life". Un test instalado en las computadoras de los que aceptaban el desafío y que entregaría a Cambridge Analytica una invalorable información.
Y no solo acceso a su propio perfil, también al de los amigos, que pronto rebasaron fronteras expandiéndose como una "mancha voraz". Aquí en Suecia se contabilizaron más de 55 000 usuarios "pescados" por la red de C. Analytica. Entonces las super-computadoras empezaron a analizar los datos y de ese modo poder predecir lo que cada usuario piensa, lo que les gusta, que los conmueve, si son inclinados a creer en ciertas cosas, cuán temerosos son. Un amplio mapa sobre la personalidad de cada uno para apretar allí en el punto más sensible.

Según Wylie el diagrama estaba dirigido principalmente a los que abrigaban ideas conspirativas cercanas a la paranoia, los descontentos e inseguros de sí mismos, los que mentalmente no se sienten bien. El objetivo es destruir la poca confianza que tengan en sí mismos, reforzar sus impulsos, confundirlos y volverlos ansiosos e inquietos. Al final los usuarios fueron conducidos como una manada de ovejas hacia el convencimiento de que eran muchos los que pensaban igual que ellos, por ejemplo en la cuestión de que todos estaban furiosos con "las inmigrantes que se hacían abortos". El llamado movimiento Alt-Right nace de esta manera, "autoconvocados" y convencidos de que es algo original que nace entre la población porque el gobierno no hace como se espera, según la paranoia del manipulado.

La conclusión que Wylie ha sacado del trabajo que él mismo denunció e hizo público es que
C. Analytica se "apropió de una técnica para combatir el terrorismo y proteger a los ciudadanos y en cambio la dirigió en contra de ellos".
Durante la campaña el experto en logaritmos escuchó decir repetidas veces a Donald Trump frases que habían sido parte de la guerra cultural en FB, "build de wall" (construir el muro) en la frontera con México o "drain the swamp"(drenar el pantano) refiriéndose a los inmigrantes.

Luego el mismo método se usaría para el Brexit británico en la campaña del plebiscito. Un éxito más de la manipulación logarítmica al ganar el SÍ y abandonar a la Unión Europea.

En definitiva, la revolución cultural  de Bannon ha sido un factor muy importante (junto a la interferencia rusa?) que contribuyó a catapultar a la presidencia a Donald Trump cada vez más cuestionado, aunque él y muchos millones crean lo contrario, y un Brexit cada vez más complicado y que puede ser la tumba política de la PM Theresa May si fracasa.

Facebook y su CEO Mark Zuckerberg tuvieron que pedir perdón por la manipulación de los datos de los usuarios, la empresa perdió miles de millones en La Bolsa y C Analytica fue a la quiebra y despareció del mapa.
¿Final de la manipulaciones? Pues parece que no, cuatro de los integrantes de la empresa cerrada fundaron una nueva, Data Propia, que según la agencia de noticias AP ya están preparando la campaña de reelección de Donald Trump para 2020. La herramienta ya está bien aceitada y solo hay que aplicarla con un equipo que sepa manejarla.

Chris Wylie es un "delator" más junto a otros que se han ido sumando en estos últimos años para descubrir los innumerables esqueletos en los armarios del poder. La esperanza es que sigan apareciendo y nos hagan conscientes de los riesgos que se ocultan detrás de tantos simpáticos mensajes en las redes sociales. Una hidra de mil cabezas que pierde una y nacen cien. ¡OJO!!

(1) Quien desee saber cómo se utilizan los logaritmos en distintos campos de la ciencia y vida cotidiana pueden visitar el siguiente enlace donde hay varios ejemplos.

 http://www.cided.org/mod/forum/discuss.php?d=1483


Si te parece interesante este artículo puedes compartirlo con amigos. Gracias!













jueves, 13 de septiembre de 2018

Chismes y Rumores: Póker en Ciudad Scandia

Imagínense una partida de póker con ocho avezados jugadores alrededor de la mesa en la norteña ciudad de Scandia. Se diferencian porque cuatro de ellos usan corbata azul, tres las tienen de color rojiverde y una de color pardo. Las cartas ya están repartidas y las apuestas comienzan a llenar el pozo, pero nadie quiere irse al mazo  arrojando las cartas vencido. Por ahora.

Chismes y Rumores tuvo acceso al salón donde se juega la partida, un salón velado por el humo del tabaco y cargado de murmullos de esta larga partida de póker donde se juega el destino de esta Scandia, capital del Báltico. Parece mentira que ocurra aquí, pero ya nadie se asombra de lo que pasa por estos pagos. Alrededor de la mesa hay rostros impenetrables, nadie mueve un músculo de la cara, pero entre los cuatro de corbata azul mantienen una comunicación antes
acordada y tal vez indescifrable para el resto de los jugadores. Son agresivos, quieren correr de la mesa a sus rivales cuanto antes, pero los otros se resisten. Los que visten corbatas rojiverdes, sobre todo el más grandote y corpulento, responde más sutilmente intentando contener la ofensiva de los azules y dividirlos. El de corbata parda está aislado del resto, pero sabe que tiene una buena baza en la mano, y espera su oportunidad. Si no es ahora será más adelante. No tiene apuro. Su estrategia es ganar a expensas del desgaste de los otros.

El ya mencionado grandote de los rojiverdes cuenta con un buen capital para apostar, algo disminuido con respecto a la partida anterior, pero sigue siendo el más voluminoso. El grandote se ufana de haber obtenido más escaleras reales o de color que ningún otro  en la historia de este juego en la ciudad. Por eso los azules juegan en equipo, algo extraño en este juego, pero en fin, todo es válido con tal de hacerse del pozo y repartírselo. Al grandote esa alianza, difícil de romper, le impide imponerse por ahora. Tiene que elevar la apuesta constantemente para que los azules se achiquen y se vayan al mazo, inseguros y temerosos de perder todo lo que está en juego. Sin embargo ellos elevan a su vez la apuesta y esperan que sea el grandote el que se vaya al mazo. Pero nadie está dispuesto a abandonar la partida. Por ahora.

A veces los jugadores se levantan de la mesa, se desperezan, dialogan entre ellos, se sirven un vaso de whisky, bromean y vuelven a la mesa reconfortados. Las cartas son barajadas, repartidas y el juego recomienza. Cada jugador espera recibir una mano estupenda para obligar al resto a abandonar la partida y llevarse el capital acumulado en el centro de la mesa. Cada uno se hace fantasías de cómo utilizarlo. Entre los rojiverdes fantasean con invertirlo en lo que ellos llaman "bienestar", es decir repartirlo entre los habitantes de la ciudad ofreciendo mejores servicios en la salud y educación, medio ambiente, jubilaciones, etc. Los de corbata azul tienen otras prioridades aunque prometen cosas similares, pero afirman que bajando los impuestos es más fácil llegar a los mismos resultados que sus rivales. El de corbata parda sueña con una patria homogénea, libre de culturas y religiones foráneas, incluso se les ha escapado una consigna extraña en los ambientes de Escandinavia: "victoria o muerte", parecida a la "patria o muerte" de los cubanos, o a la más poética de los uruguayos :"la patria o la tumba". Vaya coincidencias en estas consignas apocalípticas a pesar de las distancias.

La partida es comentada diariamente, a toda hora, por los medios de prensa. Cada movimiento de pestañas, bostezo o dedo en la nariz es reportado con análisis eruditos sobre el significado de cada movimiento. Especulan sobre quién puede tener  la mejor combinación de cartas,  aunque espera una nueva mano para dar el golpe final y llevarse el pozo. Chismes y Rumores ha intentado penetrar el corralito de silencio que los jugadores han establecido, pero sin resultado. La partida es demasiado importante y nadie se va de la lengua. Sólo especulaciones de los que observan el juego. Probablemente las computadoras hacen las combinaciones posibles pronosticando un resultado a favor de A o de B en un escenario donde uno o varios son reconocidos como los ganadores o perdedores. ¿O habrá una especie de empate y una nueva partida tendrá lugar en un futuro cercano? Solo el de la corbata parda cree que lo beneficiará si esto llega a ocurrir. Por eso está tranquilo. Su capital crece sin hacer mucho. A conseguido que una buena parte de los habitantes de la ciudad lo aplaudan.
Sin embargo la partida prosigue sin pausas por el momento,  todavía nadie se va al mazo. Pero el final se acerca y es ineludible. ¿Quién tendrá los ases en la manga? Por esta vez a Chismes y Rumores se le escapan los secretos de la partida. Y no es para menos. No sabe jugar al póker.


















lunes, 10 de septiembre de 2018

Elecciones en Suecia (II). Incertidumbre multiplicada

Si las encuestas mostraban un mapa político sueco bastante indefinido, los resultados de anoche confirmaron aún con más fuerza el veredicto de los ciudadanos: empate técnico entre los dos bloques y el aumento del apoyo al partido ultranacionalista y xenofóbico Sverigedemokraterna (Demócratas de Suecia-SD). El país se ha incorporado, con sus particularidades, a la tendencia que recorre Europa, es decir el fascismo disfrazado de demócrata, que aquí han abrazado la llamada ”Suecia profunda” y buena parte de los miembros de la Central Obrera (LO) y su aliado, el partido socialdemócrata (S). Y es que el mayor porcentaje de electores que cambiaron su voto y beneficiaron a SD vienen de aquéllas dos organizaciones.
Resultados parciales según la Autoridad Electoral sueca

Según una encuesta de la Televisión pública sueca el 26,9% de los miembros de la Central Obrera (LO) votó por SD.  Una realidad dolorosa para el partido socialdemócrata que durante más de un siglo ha luchado y realizado reformas en beneficio de los trabajadores, y ha tenido el control del mismo. Ahora una buena parte de ellos le dan la espalda para votar al partido que de tener el poder, les daría menos beneficios y más control y menos libertades, a pesar de sus demagógicas promesas.

La mayor pérdida de votos la sufrieron los dos partidos mayoritarios que ahora verán reducidos aún más sus diputados en el Parlamento unicameral, en -12 la Socialdemocracia (S) y -14 los Conservadores (M) que también alimentaron el crecimiento de SD.  El Partido Ecologista (MP) recibió asimismo un fuerte castigo -10 escaños para el próximo período electoral, a pesar del palpable cambio climático en Suecia, que provocó el verano más caluroso de su historia y una buena cantidad de incendios en sus bosques y que tuvo en jaque a varias comunas del país. En esas comunas los ecologistas apenas si tuvieron votos o superaron la barrera del 2%, límite mínimo para tener representación en el Consejo Municipal.

En general cuando el procentaje de votantes es alto, o muy alto, se presume que beneficiará a los partidos de izquierda porque son sus votantes los más perezosos para ir a las urnas. Sin embargo ese abandono del sofá resultó en un caudal de votos, el 17,6% que  se definió a favor del ya mencionado SD. 
El reino de los zombies empieza a crecer, menos horroroso que en las películas o en las series de Netflix o HBO, pero con proyección de futuro si el resto de la sociedad y los partidos no encuentran el camino para frenar esas tendencias nefastas que ya muestran sus fachas en Italia, Hungría y Polonia.

El resultado es preliminar, pero los votos que faltan contabilizar, entre ellos los del exterior, no modificarían sustancialmente el resultado, así lo afirman al menos los expertos, pero puede poner o quitar escaños a los dos bloques empatados.

Bloque centro-izquierda. Total: 40,7% de los votos: 144 Escaños
Socialdemocracia (S): 28,4% - P. de Izquierda (V): 7,9% - P. Ecologista (MP) 4,3%

Bloque centro-derecha (Alianza).Total: 40,3%de los votos: 143 Escaños
P. Conservador(M) 19,8% - P. Del Centro (C) 8,6% - P. Liberal 5,5%(L) 
P. Dem.Cristiano (KD) 6,4%

P. Demócratas de Suecia (SD) 17,5% de los votos: 62 Escaños

Como puede apreciarse la pequeñísima diferencia entre los bloques (0,4%) ha producido la reacción inmediata del centro-derecha que pide la renuncia del P.Ministro Stefan Löfvén y la exigencia de que entregue el gobierno al candidato de la Alianza Ulf Kristersson, a pesar de que no son mayoría, salvo que se cuenten los votos de SD, que sin dudas votarían en contra de la continuidad de la socialdemocracia y los ecologistas en el gobierno, pero lo harán a favor de la Alianza?

Al P. de Izquierda (V -antiguo P. Comunista) se lo considera dentro del bloque de izquierda, pero por aquello del cuco del comunismo que todavía asusta por estos pagos, nunca integró el gobierno formalmente, sino que negoció iniciativas propias o apoyó las de S y MP puntualmente con sus votos en el parlamento, leyes que beneficiaron con mayores y mejores recursos o servicios a trabajadores, familias, salud, educación, etc. En realidad un partido más socialdemócrata que el original, y que por ser menos pragmático, se benefició esta vez con más escaños, ya que ahora contará con 28 diputados (antes 21). Sin embargo este resultado positivo en las urnas puede resultar, paradójicamente, en que termine aislado.

La razón de tal alejamiento del poder podría ocurrir  en caso de que se abandone las políticas de los bloques, y la socialdemocracia al invitar y coquetear con una parte de la Alianza, mayormente con centristas y liberales, forme un gobierno que rompa con los dos bloques y permita acuerdos que aíslen también a SD, en el otro extremo del espectro político. 
Anoche, en las declaraciones de los candidatos se repetía la advertencia de que los ”extremos”, es decir V y SD, habían salido fortalecidos, por lo que era necesario hacer acuerdos hasta ahora aparentemente poco probables. Aunque si se observa el período parlamentario anterior muchos acuerdos (33) de reformas y leyes, se hicieron de común acuerdo entre los partidos aislando a SD y a veces a V. Pero por las formas, los dos bloques no quedaban "contaminados" de cara a la opinión pública.

El asunto crucial que estará en discusión las próximas semanas será quién formará gobierno. La socialdemocracia hasta ahora reclama que el centro-izquierda tiene la mayoría, aunque mínima, y Stefan Löfvén no renunciará a su puesto de P. Ministro por ahora. Es decir seguirá al frente del gobierno.
 En tanto la Alianza reclama la renuncia inmediata de Löfvén y el derecho a formar gobierno con Ulf Kristersson como P. Ministro, ya que la mayoría de los electores votaron en contra del actual gobierno. 
Un argumento objetivo si sumamos los porcentajes de la Alianza: 40,3% y los de SD: 17,6% el resultado es apabullante: 57,9% de los electores desaprobarían la gestión de Löfvén. No obstante, la Constitución no obliga a Löfvén a renunciar, por lo menos inmediatamente. Al mismo tiempo la Alianza dice que no aceptará hacer acuerdos con SD para gobernar, por lo que corren el riesgo de que estos no voten a su favor ni se abstengan para darles los votos necesarios para formar  un gobierno de centro-derecha. 
Un intríngulis que solo la ambición del poder explica la confusión y el enredo en que quedó la realidad política de este país escandinavo. 

Y nadie sabe por ahora quién cortará el nudo gordiano para zafar de la temida influencia de SD en los asuntos más sensibles del país que llevaron a este resultado. Es decir, inmigración, integración, seguridad, salud, educación, etc. ignorando lo que se creía era más importante y decisivo: la estabilidad económica, el crecimiento del PBI, mayor cantidad de empleo, mayores inversiones, mejores leyes sociales, mayor salario real, baja inflación, y muchos más datos positivos en una sociedad que se encuentra al frente del desarrollo económico de la UE. Por ser uruguayo esta realidad me retrotrae a la realidad política de mi patria original.

Sí, los caminos de la política son tan imprevisibles como los senderos del bosque donde el lobo acecha a la ingenua Caperucita.


jueves, 6 de septiembre de 2018

Elecciones en Suecia: Bienvenidos al reino de la Incertidumbre


Debate entre los lideres de los partidos
organizado por el vespertino Aftonbladet
Afirmar que los sentimientos de los electores, políticos y analistas son de confusión con cierta angustia no es nada exagerado frente a cómo se definirán las elecciones suecas del próximo domingo. Todavía hay un 20- 25% de indecisos que esperan a última hora para decidirse. La marcha de la política en el país hasta hace unos pocos años era bastante predecible siguiendo los resultados de las encuestas y los pronósticos en las elecciones que daban al centro-izquierda o al centro-derecha una posible victoria para formar gobierno, que se confirmaría después con bastante seguridad en las urnas. Pero desde que en 2010 el xenofóbico y nacionalista partido Demócratas de Suecia (SD) logró incorporar un grupo de diputados al Parlamento, entonces la ecuación de las mayorías cambió, y la inseguridad se instaló en la hasta ahora ponderada democracia del país escandinavo, con el aditivo de que ese partido xenofóbico obtendría aún más apoyo en las urnas (último pronóstico 18% frente al 12,3% 2014)

El sistema político sueco es parlamentario con una monarquía y un rey que es el Jefe de Estado, pero sin ningún poder de decisión ni influencia. Es solo una figura simbólica y decorativa  que acompaña en las relaciones internacionales al gobierno para darle un aparente brillo aristocrático y prestigio a los vínculos del país con sus amigos internacionales y los nuevos a conquistar, ceremonias en el castillo, actos oficiales y poco más. Algo que inexplicablemente sigue gustando a una buena parte de la población que cree en la saga de que todos los monarcas han sido buena gente y no unos parásitos como creen los republicanos.

La conformación de las mayorías en el Parlamento sueco, que es quien elige al nuevo gobierno, se define en cómo se componen los bloques de centro izquierda (Socialdemocracia -S, Ecologistas -MP y Partido de Izquierdas -V) y el centro-derecha (Conservadores -M, Liberales -L, Partido del Centro -C, Demócratas Cristianos -KD).

La inseguridad de cómo SD  va a definir su voto en estas próximas elecciones en caso que gane el centro-izquierda, es para muchos analistas previsible: todo indica que lo hará en contra, lo que pone a su vez al  bloque de centro-derecha en un aparente aprieto. 

¿Se abstendrá la Alianza y permitirá que se forme otro gobierno de minorías, liderado por la socialdemocracia con el Primer Ministro Stefan Löfvén al frente como Primer Ministro, o votarán también en contra y por primera vez obligarán a una nueva contienda electoral, o la Alianza con el apoyo o la abstención de SD,  intentarán formar gobierno? Otro tema envenenado porque  ni liberales (L) ni centristas (C) desean el apoyo de SD, lo rechazan, pero no pueden hacer nada si ellos se abstienen. Y en las últimas declaraciones de sus líderes están dispuestos a vender el alma al diablo con tal de desplazar al centro-izquierda del gobierno y realizar las reformas  que predican con el mantra de más empleos, mejor salud, más seguridad, mercado laboral más flexible, etc.etc. El mismo verso con el mantra adicional de que rebajarán los impuestos a los trabajadores con menos ingresos. Una falacia que ha quedado demostrada cuando a los que tienen salarios mínimos les aumentarán el sueldo en 700 coronas (70€) por mes, mientras que los salarios más altos tendrán una rebaja de 9000 coronas mensuales (900€).

A partir del 2010 se había establecido un pacto no escrito para evitar que SD influyera en la conformación del gobierno, ya sea votando en contra o absteniéndose. De esta forma el partido o el bloque que recibía la mayor cantidad de votos y sus aliados, tenían la misión de formar gobierno con la complicidad del otro bloque que se abstenía de votar en contra. Pero ese principio no está escrito en la piedra, o mejor dicho estaba en una barra de hielo, por lo que no es seguro que ocurra esto después de las elecciones de este domingo. Al contrario las señales ya muy directas que la Alianza está enviando es que formarán gobierno cuando fracase el intento de la Socialdemocracia.

Según las encuestas  el bloque de centro-izquierda (rojiverde) llevaría una ventaja ajustada con más o menos 41% del apoyo del electorado contra el centro-derecha (Alianza) que reuniría un 38,7%. Otras encuestas dan un triunfo más ajustado a los rojiverdes. Y a medida que nos acercamos al domingo se vuelven más ajustadas. Pero dada la inseguridad del resultado en el panorama político la Socialdemocracia a través del Primer Ministro Stefan Löfvén ha entreabierto la puerta para conformar un gobierno de alianza con el Partido del Centro (C) y el Liberal (L), rompiendo así la conformación tradicional de los bloques. 

No es la primera vez que sucede de ocurrir semejante alianza, pero en los últimos años el perfil ideológico de los partidos separaba las aguas. Ahora, podríamos llamar a este bloque de concretarse como centro-centro, porque la socialdemocracia con su pragmatismo se muda hacia el centro del espectro político pretendiendo aislar a la derecha de los Conservadores (M) y de los Demócratas de Suecia (SD) y probablemente también a los Demócratas Cristianos (KD) y de paso al Partido de Izquierdas (V), que según las encuestas casi duplicaría sus votos al promover reformas en la salud, enseñanza y empleo que antepone el servicio público al privado.
Esta jugada del Primer Ministro Stefan Löfvén puede tener como resultado que más electores dudosos voten a su partido, o se convierta en un bumerán y principalmente el Partido de Izquierdas reciba un flujo extra de votos de parte de los socialdemócratas descontentos, que prefieren más políticas de izquierda.

En resumen, la incertidumbre campea por el reino de Suecia, y nadie sabe con qué constelación política nos vamos a encontrar después del 9 de septiembre de 2018. Pero una cosa es segura, los indecisos que se definen a última hora y que no votarán en blanco, son muy concienzudos, revisan los programas y propuestas de cada partido meticulosamente, por lo que esperemos que la razón predomine ante la barbarie ultranacionalista y ls promesas del neoliberalismo.

Un tema que también ha ocupado el debate entre tantos otros es el de las noticias falsas que han infectado las campañas electorales en otros países. Medias verdades o medias mentiras, o noticias totalmente falsas han circulado durante la campaña en las redes. Pero hasta ahora no han habido al parecer interferencias de importancia desde el exterior.

Por ejemplo, el parlamentario Hanif Bali del partido Conservador (M) anunciaba en un artículo de opinión que si ganaba el bloque de centro-izquierda la inmigración aumentaría dramáticamente. Erróneo, la restricción a la inmigración impuesta por el actual gobierno socialdemócrata seguirá por lo menos dos años más y luego es muy temprano para predecir qué ocurrirá. Probablemente no cambie mucho. Después de recibir más de 150 mil refugiados en 2015 la sociedad está saturada por el tema, los desencuentros culturales, los prejuicios, y un creciente egoísmo que sustituye lentamente el antiguo altruismo que dominaba en aquéllos años que llegamos nosotros como refugiados.

Otro tema que toca muy de cerca a los jubilados también ha sido objeto de desinformación en las redes sociales. Por ejemplo se acusa a SD de no querer bajar los impuestos a los jubilados. Erróneo, SD por el contrario está pescando votos frenéticamente  entre los pasivos, prometiendo el oro y el moro,  bajándoles sustancialmente los impuestos y aumentando las jubilaciones así como otras medidas que beneficiarían a este sector. Promete financiarlo quitándole medios a la política de inmigración y a las ayudas económicas a los inmigrantes. Todo el mundo trata de pescar en río revuelto, se verá quién logra sacar el pez más gordo. Pero el centro- derecha ve su oportunidad con la sonrisa triunfal de Jimmy Åkesson, el líder de SD, detrás de las bambalinas. Porque en todo escenario político también llega la hora de pasar factura, y SD vaya que lo hará. Y sin compasión.

Este es el resultado de una de las últimas encuestas en por ciento:

3 de Septiembre:      Resultados Elec. 2014                  Resultados Elec. 2018

S      26,5............................ 31,01....................................                       

MP.    5,0............................   6,89....................................

V      10,0................................    5,72........................................

M     16,9................................  23,33........................................

L        5,9................................    5,42........................................

KD    6,3................................    4,57.........................................

C      9,6................................    6,11.........................................

SD   16,3................................  12,86.........................................

Otros 2,8...............................    0,97.........................................

Rojiverdes 41,7%................  43,62.........................................

Alianza.     38,7%................  39,43.........................................


(De las diez encuestadoras que están pronosticando el resultado hasta ahora solo una da como ganadora al bloque de centro-derecha. Pero esto puede revertirse, ya sabemos cómo estos pronósticos se estrellan con la realidad)

Los temas que dominan los debates y preocupan a los electores:

1 Salud, 2 Educación, 3 Inmigración, 4 Ley y Orden, 5 Medio Ambiente, 6 Integración,        7 Economía, 8 Cuidados de Ancianos, 9 Jubilaciones, 10 La brecha económica.