Páginas vistas la semana pasada

sábado, 18 de enero de 2014

El arte del timo en España

Los timadores no descansan ni en época de crisis. Por el contrario, seguramente es el mejor momento para engañar a gente desesperada por las deudas de la hipoteca o por otros agujeros en su economía privada. Cuando me refiero al timo estoy pensando por ejemplo en el que se inventaron los bancos para embaucar a sus clientes a que invirtieran en bonos u otras golosinas financieras como los llamados "preferentes" que les multiplicarían los ahorros como panes.  Pero como en realidad era un espejismo representado en los muros volátiles del mundo de la banca, ahora han perdido su valor. Donde fueron a parar esos miles de millones que los clientes de esos bancos invirtieron y perdieron todavía los están buscando en el pantano digital de los bancos que han dado quiebra o fueron rescatados, o en los bolsillos de los que sin rubor los engulleron antes de que se esfumaran en las arcas de otros tiburones aún más grandes y hambrientos.

También por supuesto hay otros timadores fuera del mundo de la banca. Uno en especial llamó mi atención por la forma audaz de engañar a la gente que necesitaba dinero urgente con una maniobra sencilla, pero con la eficacia del que agita un fajo de billetes ante la nariz del desesperado. Veamos, una persona tiene una deuda de pocos o muchos miles de euros, y luego de fracasar ante los bancos, recurre a este señor que a través de anuncios ofrece rescatarle de las brasas que le queman los fundillos. Si muerdes el anzuelo llamas por teléfono y te informan que la única condición que se exige es  poner como garantía del préstamo la vivienda propia o la de cualquier otra persona que quiera ayudarte, pero la misma debe estar completamente pagada. Además otro atractivo de la oferta es que el interés que debe abonarse mensualmente por la deuda no es de los más altos del mercado. Todo parece ajustarse a un orden de cosas donde las dos partes se benefician dada las circunstancias. El cliente es citado entonces para firmar el contrato en la oficina de un escribano o notario público que presta su local para la maniobra a cambio de una "mordida". Una vez allí y con la escritura de la vivienda en la mano, la víctima firma el contrato y ofrece el número de su cuenta bancaria para que se le deposite el dinero. No es necesario, le responden, y con una sonrisa le tiran sobre el escritorio la suma de dinero pedida. Dinero contante y sonante cuyo origen puede estar escrito en las estrellas. Y le dicen que no se preocupe, que ya le avisarán cómo y donde debe empezar a devolver el dinero.


Con la cabeza llena de dudas y preguntas sin respuesta, pero con el fajo de euros en el bolsillo, la víctima parte rauda a pagar sus deudas y ajustar su economía a la nueva realidad para hacer frente a las cuotas que debe pagar mensualmente. Así es que a las semanas llama por teléfono al número de contacto donde una voz femenina le informa que no debe preocuparse, que ya le enviarán los datos necesarios para que pague. Pasan las semanas y siempre la misma respuesta, hasta que transcurren seis meses. De pronto le llega una denuncia por moroso del juzgado que lo conmina a pagar la deuda contraída, al mismo tiempo que los intereses por la misma se disparan. Ya está atrapado en la telaraña que le tejieron. Cuando la suma de la deuda se multiplica y por supuesto no tiene forma de pagarla, le quitan la vivienda. Lo que probablemente le costó el mayor esfuerzo económico de su vida se esfuma de sus manos en poco tiempo,  y va a parar a la calle con su familia, si la tiene. Las denuncias ante la justicia contra el usurero por parte de los estafados han ido a parar a los archivos de los tribunales, y circulan como anécdotas divertidas entre los estafadores. Al no leer la letra chica del contrato a causa del estrés y la ignorancia, han sido víctimas fáciles de estos tiburones y sus cómplices, y según una investigación periodística, un solo estafador de esta calaña se ha apropiado de más de mil viviendas en toda España, vendiéndolas luego por sumas que multiplican el valor del dinero prestado al "moroso". Un negocio redondo y que por primera vez una denuncia colectiva de numerosos estafados busca que la justicia les permita recuperar parte de lo que perdieron, porque las viviendas ya están vendidas o en camino de ser vendidas. 
Sí, esta es la mejor época para cazar gente desesperada, y los tiburones sólo tienen que abrir la boca.  La ley los protege.

sábado, 11 de enero de 2014

Cuando el boomerang golpea al lanzador

Guerra en Siria. Foto- Wikipedia.
Cuando miramos la tragedia Siria o lo ocurrido en Egipto nos preguntamos cómo es posible que países relativamente estables hayan caído en el caos, en un infierno de guerras sectarias, atentados, secuestros y una emigración signada por la desesperación de millones de personas. Fue realmente una estrategia que dio sus frutos invadir Irak y apoyar unos sectores religiosos, étnicos y/o políticos una vez que tenemos los resultados a la vista? Cuantas decenas de miles  de víctimas más serán necesarias para convencer a los gobiernos occidentales que el camino elegido es un boomerang con retorno directo a los ojos del lanzador? Mientras fluya el petróleo y los precios no se disparen seguirán celebrando la invasión de Irak o Libia apoyando regímenes que poco se parecen a lo que originalmente se planteaba, es decir democracias florecientes?  Cientos de miles de muertos, destrucción de ciudades, de la economía y la pauperización de su población es el resultado más notable de esas políticas que en nombre de la democracia abrieron una caja de Pandora que no pueden volver a cerrar. O es que se piensa que esos países tienen que pasar por una etapa de destrucción y muerte para convertirse en algo parecido a lo que conocemos como democracias sin importar el tiempo que duren y las consecuencias?

Irak vuelve en estos días a verse sacudido por la ola de atentados y combates protagonizados por sunitas y chiitas que una vez caído el dictador Saddam Hussein y retirados los marines esperaban la oportunidad de volver a combatir para finalmente establecer su predominio indiscutible en nombre del Alá que ambos grupos religiosos veneran. La participación de al-Qaida en el conflicto y su mayor influencia en el desarrollo del mismo  le otorga a esa lucha por el poder un ingrediente que ensombrece la perspectiva a los líderes occidentales, norteamericanos, europeos, rusos y chinos. Es que sistemáticamente lanzaron boomerangs contra regímenes estables a pesar de no ser democráticos y causaron un desastre político y humanitario en el que Siria ahora es el ejemplo que más nos golpea cuando vemos los noticiarios o leemos el periódico. Nadie quiere reconocer que se han interpretado erróneamente los deseos de un cambio en esos países que le está costando a la población un enorme sacrificio en vidas y bienes materiales. Es que acaso no había otros caminos? O simplemente fue la mejor excusa para intervenir y apoderarse de los recursos naturales que hasta hace poco lo poseían esos países?

Los grupos sociales que querían un cambio a la moda occidental no son ni fueron una mayoría en esas sociedades. Minorías probablemente con buenas intenciones y una visión más amplia de la vida moderna. Pero la misma no es compartida por las grandes mayorías que todavía está influida por una religión ultraconservadora. A la sombra de esa lucha surgió lo que muchos temíamos que en lo personal considero es más pernicioso que lo que antes existía. Reaccionario? Conservador? Puede ser muchas cosas más, pero pensar así con el resultado en la mano creo que no era descabellado cuando vemos lo que ocurre en países como Libia, Siria e Irak, sólo por nombrar tres de ellos. Los progresos de esa especie de socialismo árabe que existía en décadas pasadas era con sus limitaciones una garantía para la mayoría de los ciudadanos y un freno a los ímpetus teocráticos del islamismo más fanático, sin dejar de reconocer el lado oscuro y represivo contra minorías étnicas o religiosas que existían, como la opresión de los curdos en el norte de Irak. Pero esa estabilidad fue ignorada, el capital debe romper las viejas estructuras, como lo hizo en otras partes del mundo, cueste lo que cueste. Pero esta vez obtendrá el resultado que esperaba? O será que veremos nuevos estados donde el fanatismo religioso golpee con la fuerza del boomerang a los que eligieron y  apoyaron el caos y las guerras?