Páginas vistas la semana pasada

lunes, 26 de septiembre de 2016

La otra Stalingrado

Es un hecho histórico que la llamada batalla de Stalingrado entre el ejército nazi y las tropas soviéticas fue un punto de inflexión en la 2a Guerra Mundial, donde el país atacado, la Unión Soviética y sus tropas, causaron una masiva derrota a las de Hitler. Las pérdidas en vidas humanas se calcula fueron de dos millones de personas, entre civiles y soldados. Hoy observamos, salvando las considerables distancias entre la dimensión de la tragedia de Stalingrad y la de Aleppo en Siria, que está sufriendo las consecuencias de una guerra donde la dimensión del nivel de destrucción se acerca cada vez más a la reducción total  a escombros como lo fue Stalingrado. Y en medio de ellos una población civil que ya hace meses viene soportando los continuos bombardeos  de los  aviones rusos y la artillería siria. Paradójicamente ahora es Rusia la que lleva adelante la ofensiva para desplazar a los grupos de combate del Daesh (Estado Islámico) apoyando a las tropas de Assad.

 También los norteamericanos y países europeos como Francia e Inglaterra colaboran con la alfombra de explosivos tendida a los largo del territorio sirio y sus ciudades donde se ha hecho fuerte el grupo islamista, por lo que la destrucción de este país, que ha sido históricamente un escenario de guerras y conflictos desde la antigüedad por su situación estratégica en Asia Menor, se viene realizando sistemáticamente.
La parte este de la ciudad de Aleppo está todavía en manos del Daesh y junto a ellos una población civil de unos 250 00 habitantes que han sobrevivido hasta ahora milagrosamente, pero ya no hay nada ni nadie que los salve del exterminio si los "aliados", entre ellos mismos, y luego con el Daesh, no  se ponen de acuerdo sobre un plan de evacuación masiva de las familias que han quedado encerradas bajo el cepo islamista. La destrucción de la planta purificadora de agua en días pasados deja a la ciudad sin agua potable, y tampoco nada de la otra, porque Aleppo está rodeada por el desierto.

Que los hombres del Daesh hayan elegido morir a causa de los combates no es de extrañar, al fin y al cabo les espera el paraíso según su credo, así que inmolarse con un cinturón de explosivos, por una explosión de granada o una bala de fusil, es una bendición caída del cielo donde se espera vayan a parar después de la inmolación. Todo este desastre es el resultado por la puja entre las grandes potencias por hacerse del control de estos países pertenecientes a una cultura política donde el estado y sus gobiernos fuertemente nacionalistas, no han aceptado el empuje de la globalización, por lo menos sin su participación y bajo las reglas por ellos mismo creadas. Irak y Libia son dos ejemplos que demuestran hasta donde están dispuestos a llegar USA y sus aliados con tal de hacerse del control de esos territorios . Rusia, viejo aliado de Siria, no quiere perder pie en la región y también está dispuesta ha convertir en polvo a Aleppo y defender a Assad en el poder. Francia, con intereses económicos desde la época colonial tampoco quiere quedarse fuera del reparto. Así ha funcionado la historia de la humanidad desde que la escritura permitió dejar testimonio escrito sobre la ambición de poder de los imperios, político y económico, en su lucha con otros rivales por los territorios ricos en bienes naturales, situación geográfica y sus recursos humanos. No sé si Aleppo será un punto de inflexión como lo fue Stalingrad, per que es una tragedia humana más entre tantas otras, en medio de acusaciones y contraacusaciones de los que predican la paz de los labios para afuera.

domingo, 18 de septiembre de 2016

PUBLICACIÓN CHISMES Y RUMORES: LOS SECRETOS DE LA MONCLOA

En la Moncloa, el palacio de gobierno de España, se reunieron, después de la segunda investidura fracasada de Rajoy, el propio Mariano Rajoy con el lider de Ciudadanos Albert Rivera. De esa reunión Chismes y Rumores pudo acceder a una parte de lo conversado en ese encuentro.

- Bienvenido hijo, gracias por tu apoyo una vez más. Estuvimos cerca de conseguir los votos para mi investidura. Pero los nacionalistas y el PSOE no nos quieren dejar gobernar.
- Así es Mariano, por eso era necesario que renunciaras a ser otra vez el presidente del gobierno.
- Pero Albert, eso es una insensatez. Una falta de sentido común. Nadie como yo atrae el apoyo de los ciudadanos.
- Es que la corrupción de tu partido está en todas partes. Incluso el mismo PP está imputado.
- Sí hijo, pero escucha todo está por probarse y yo estoy limpio, y siendo sincero, tal vez uno de los pocos que se salve.
- ¿Porqué crees eso? ¿No conocías acaso todos las contribuciones  que entraban en la Caja B y se lo repartían a los miembros del partido?
- Claro que no, los tesoreros me han engañado, pero además y hasta que no se pruebe lo que afirma Bárcenas somos inocentes. Los discos duros ya no están. No podíamos dejar suelto ese cabo. Claro que no probaba nada contra mí.
- Si hubieses dado un paso al costado seguro que conseguíamos la abstención del PSOE.
- No insistas querido Albert, yo tengo el respaldo del partido y de la gente, y quién podría ser el candidato o candidata alternativo? Soy la imagen que el pueblo adora: gallego, buen talante, hábil en el debate, mentiroso, seductor, buen mozo...
- ¿Y el otro otro gallego?
- ¿Núñez-Feijó?... Pero ese no me llega a las ligas de las medias.
- O la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes.
- Esa es un arma de doble filo. Demasiado liberal y honesta (al parecer) para el gusto de nuestros electores.
- Entonces ¿estamos condenados a otros cuatro años con Rajoy si al final los socialistas se deciden a abstenerse?
- No les queda más remedio, sino vamos a terceras elecciones y ahí aumentamos nuestro caudal de votos. La gente quiere progreso, estabilidad, mano firme, y eso solo el PP puede garantizarlo.
- Pero con la mayoría absoluta que tuvieron no avanzamos mucho en realidad. Mucho trabajo precario que no embauca a nadie, déficit fiscal creciente, mayor empobrecimiento, y una larga lista que mejor no la menciono.
- No te preocupes chaval. Eso lo vamos a superar cuando gobernemos juntos. Tenemos un plan, yo seré el director y tú mi media naranja. Solo tienes que seguir convenciendo a los tuyos que no hay alternativa. Que el futuro de España está en nuestras manos. Que los inútiles de Podemos y el PSOE arruinarán al país y que Ciudadanos jugará un papel importante en el luminoso futuro que nos espera.
- Mariano, ¿que quieres decir con eso?
- Pues que te convertirás en el segundo hombre más importantes del gobierno.
- ¿A sí? ¿Que has pensado?
- Bueno, mira ¿que te parece ministro de Hacienda?
- ¿Te atreverías? Tendría que perseguir a todos los evasores, la gran mayoría que dona jugosas sumas de dinero al PP.
- No te extralimites en tus funciones antes de asumir. ¡Caramba! ¿Quieres matar a la gallina de los huevos de oro? Tú déjalo en mis manos, que yo conduzco la economía. Tú dices que sí a todo y como tienes buena lengua repites lo que te digo. Estoy cansado de Montoro, se puso a perseguir a los artistas más famosos... y eso no lo puedo permitir. A la Cultura no hay que tocarla aunque nos desprecien.
- ¿Pero es que no te das cuenta que voy a quedar como un monigote?
- No te preocupes, que yo me encargo de que no sea así.
- Si formamos gobierno rebajaremos los impuestos a los ricos para que inviertan en los sectores económicos que dejan mayores beneficios. Los que dan pérdida los expropia el estado. Para eso está el dinero público, ¿no es verdad?
- Bueno, veo que lo tienes todo pensado.
- Sin dudas.
Suena el teléfono de Albert Rivera
- Hola, sí?
- @@@@@@
- Ah! Pedro Sánchez, ¿como te va?
- @@@@@@
- ¿Quieres llegar a un acuerdo conmigo y con Podemos? Sabes, estoy negociando con Rajoy, si me prometes que sea el ministro de Hacienda con independencia voy a pensármelo.
- @@@@@@
- Que te gusta la idea? Genial, ahora mismo voy para ahí.
- Pero hijo, ¡que haces! ¿vas a cambiar de bando otra vez? Yo soy la única alternativa para España, el partido más votado, el milagro económico europeo, la Marca España en toda su dimensión.
- No te alarmes, pues si no me gusta la propuesta y el tufillo a sobaco de Iglesias me vuelvo y seguimos negociando. Adiós gallego. Y no te creas que eres más guapo que yo.















sábado, 10 de septiembre de 2016

COLOMBIA CANSADA DE GUERRA

La paz en Colombia parece estar a la vuelta de la esquina, por lo menos en lo que tiene que ver con el conflicto entre el gobierno colombiano y las FARC. En más de medio siglo de combates, escaramuzas, masacres, persecuciones,  220 000 personas han perdido la vida, más de 400 000 refugiados y casi 7 millones de desplazados son solo un ejemplo de la magnitud de la tragedia que ha vivido este país sudamericano. Sin dudas el mayor de todo el continente. El 26 de septiembre próximo  se firmará en Cartagena de Indias el acuerdo de paz entre las partes beligerantes. Cuatro años de negociaciones entre la Habana y Oslo han permitido que gobierno y guerrilla hayan ido acercando sus posiciones hasta poner a punto un plan y programa del abandono de las armas, la readaptación de los guerrilleros a la sociedad civil, la posibilidad de que participen en la vida política de su país y reformas principalmente dirigidas al agro, son algunos de los aspectos de este plan de paz. El mismo debe ser refrendado el 2 de octubre a través de un plebiscito donde la sociedad tendrá la oportunidad de aprobar o rechazar el plan de paz. Luego vendrá probablemente otro proceso similar, esta vez con el ELN, otro de los grupos guerrilleros beligerantes en Colombia.

Si bien a nivel nacional e internacional hay un apoyo masivo de partidos, ONG, la ONU hasta los principales países del continente americano y Europa, al interior de Colombia existe toda una movida que se opone al plan de paz que es  liderado por el ex-presidente Alvaro Uribe. Las razones de este movimiento son que muchos dirigentes guerrilleros acusados de asesinatos y narcotráfico saldrían libres de los cargos que se les imputan. Sin embargo nada dicen de los militares que también han sido acusados de crímenes de lesa humanidad. No obstante, nadie ignora que lo que teme en realidad la élite colombiana, es decir los propietarios de grandes fincas y explotaciones agrarias, son las reformas acordadas para el campo. 8 millones de hectáreas serán repartidas a unidades cooperativas de producción agraria en decenas de lugares estratégicos del país que restituirían en parte las tierras perdidas por esos miles de campesinos desplazados por los grandes consorcios y latifundistas y sus paramilitares. Que los sectores más humildes y los trabajadores en general se vean beneficiados por esos acuerdos de paz significan una pérdida de poder para los que están acostumbrados a ejercerlo sin restricciones, con la violencia si fuera necesario, por lo que no está demás recordar el papel que jugaron los grupos paramilitares asesinando a sindicalistas y miembros de las ONG o simplemente quienes se oponían a ellos. Las víctimas de estos grupos ultraderechistas se cuentan por decenas de miles.


Para el presidente Juan Manuel Santos el acuerdo de paz no es un instrumento perfecto, pero es lo más cercano que se puede arribar a una solución final de este conflicto y comenzar a transitar hacia una sociedad que no estará libre de ellos, pero probablemente libre de conflictos armados, de el ejercicio de la violencia para resolver los pleitos y demandas de la sociedad civil. Y aquí jugará un papel de primer orden cómo la justicia afronta ese conflicto de intereses. Una justicia débil frente a la presión de los poderosos será caldo de cultivo para que muchos quieran volver a empuñar las armas. Como señal positiva en el acuerdo de incluirá la constitución de tribunales que juzgarán a jefes guerrilleros y militares por muchos de esos crímenes cometidos contra civiles. Las FARC ya han pedido perdón a los familiares de las víctimas de Bojayá y lo harán ahora a los familiares de 11 diputados asesinados en Valle del Cauca en 2007. Son gestos, y nadie borrará el dolor para esos familiares, pero los mismos han respondido con otro gesto que los enaltece, es decir han aceptado el pedido de perdón de la guerrilla. La violencia está muy arraigada en las zonas más pobres y castigadas por la discriminación, la explotación y la ceguera de esa élite que no puede ver, incluso para ellos mismos, la posibilidad de que a través de una forma más democrática y justa de ver la sociedad y resolver los conflictos, todos podrán vivir sin miedo y olvidar el terror a los que han estado sometidos durante más de medio siglo.