Páginas vistas la semana pasada

lunes, 29 de diciembre de 2014

Fiestas navideñas con sabor amargo

Los que tuvimos la suerte de celebrar la tradicional fiesta cristiana de Navidad junto a la familia y la cercana fiesta pagana de Año Nuevo lejos de las guerras pero no ajenos a los conflictos sociales que nos rodean no podemos dejar de ignorar las penurias por la que pasan muchas personas marginadas del sistema. El debate constante entre la izquierda y la derecha es de qué forma se puede terminar con esa marginalidad, como integrar al individuo que fracasó en su recorrido por los institutos de enseñanza, si tuvo la fortuna de recorrerlos, y luego sin más oportunidades quedó colgado de la brocha, al decir de un viejo amigo. Aquí en España se da ese fenómeno donde su gobierno  anuncia todos los días el final de la crisis y la exitosa recuperación económica con cifras que solo muestran los niveles macroeconómicos que les anima a mentir cuando afirman que tiene el mayor crecimiento del PBI de Europa cuando en realidad es el quinto, según las estadísticas de la EU. Y a nivel del ciudadano común poco se nota ya que los ricos se vuelven mas ricos y los pobres mas pobres, una ecuación que no parece tener solución.

En muchos hogares españoles se ha comido lo que las campañas de solidaridad han podido reunir en sus intensos esfuerzos humanitarios que al final le sirven para amenguar la frustración y el desencanto de los que perdieron el trabajo, la vivienda y su dignidad. El nivel de frustración puede llevar a ciertas personas a hacer justicia por propia cuenta, aún siendo esa "justicia" desproporcionada a los ojos de las mayorías. Pero la impunidad lleva a muchos a retorcerse el cerebro para castigar a los responsables de tanta corrupción, arrogancia y mentiras. Tal es el caso del joven madrileño que cargado de dos garrafas de butano estrelló su coche en la sede del PP de la calle Génova en la capital. O la acción criminal de un afroamericano que mató a balazos a dos policías que patrullaban en Nueva York, acción que justificó antes de matarse como venganza  contra las autoridades policiales que en distintas partes de los EEUU han matado a afroamericanos sin motivo y han quedado libres de culpa. Francia también fue conmovida por casos similares de ataques sin aparente motivo o por algún "lobo sanitario" como denominan los ataques yihadistas que tienen otros motivos.

Los caminos de la frustración, el odio y la acción nihilista de destruir lo que mejor representa en ese momento la opresión  y al sistema puede convertirse en un fenómeno cada vez más frecuente cuando las personas se sienten acorraladas. La otra es huir como lo hacen miles de jóvenes a otros países donde le ofrecen trabajo y posibilidades de seguir desarrollándose en sus profesiones u oficios y con salarios más altos. La socialdemocracia que fue la fundadora del estado de bienestar cayó en la trampa del neoliberalismo en priorizar ante todo el tema de que el estado no podía endeudarse por encima de su PBI, con el costo social que eso ha significado al final del camino de esa estrategia.
"Austeridad es una palabra que Europa ha prostituido, hablemos en cambio de sobriedad" ha dicho el presidente uruguayo José Pepe Mujica a los que han querido escucharlo. El mercado y los capitalistas hacen caso omiso a estas palabras, conscientes o no que ese camino no tiene retorno. Ni la colonización de Marte y la Luna salvará a este maravilloso proyecto que ha sido la humanidad y la naturaleza que la rodea. Feliz Navidad! es un concepto cada vez más vacío de contenido si cerramos los ojos a lo que ocurre a nuestro alrededor.



Publicar un comentario