Páginas vistas la semana pasada

sábado, 17 de diciembre de 2016

PUBLICACION CHISMES Y RUMORES: DE VISITA POR EL PALACIO TRUMP

Chismes y Rumores ha tenido otra vez la oportunidad de recibir un presunto material confidencial sobre las andanzas de Mr Trump. Esta vez su minuciosa búsqueda por encontrar ministros y altos funcionarios de gobierno  lo llevaron a la conclusión de que sólo eligiendo a sus semejantes podía tener éxito su misión. Es decir gente de fortuna, no perdedores con sensibilidad social, reformistas, hambrientos por quitarle aunque sea el 0,5% de la fortuna a los ricos. Pero solo son rumores...

Arrebujado en su poltrona y algo resfriado, Mr Trump se encuentra cubierto con una piel de visón, regalo de su futuro colega, el presidente ruso Vladimir Putin, en una fría mañana neoyorquina de diciembre. Impaciente espera a los que serán sus futuros funcionarios de gobierno. Ya ha decidido el camino a tomar. Para empezar eligió a Steve Bannon como asesor principal y jefe de estrategia. Un hombre de ideas muy firmes sobre como tratar a los que no se se ponen en fila. El jefe de Gabinete ha recaído en Reince Priebus. 

Esta mañana desfilan por el Palacio los funcionarios ya designados para confirmar su compromiso de servir a la patria “por un dólar al mes” como lo habría afirmado en tono jocoso el futuro presidente a los medios . Lo curioso es que el hombre que iba a quitar del medio a la élite para defender al "hombre de la calle", ahora a ido recolectando cuidadosamente del nutrido follaje del árbol empresarial a la crema de la crema de la élite de la sociedad, o sea tipos con fortunas escandalosas.

El primero en entrar al Palacio Trump es Steve Mnuchin, un lobo de Wall Street, ejecutivo que ejerció su profesión de multiplicar el dinero como los peces en Goldman Sachs, un gigante en el mundo financiero. Steve es un hombre de fortuna que manejó eficientemente los billones que entraban y salían de las arcas de su antiguo patrón, y esta vez lo hará con el cargo de secretario del Tesoro. En pocas palabras, un zorro cuidará al gallinero del Tesoro público.

- Hola Steve, estás listo para tu nueva misión?
- Claro Donald, estoy deseando poner mis conocimientos al servicio de esta institución con tan larga tradición. Pero claro, tengo que tener tu permiso para realizar ciertas maniobras un poco turbias.
- No te preocupes por eso, allí tendremos gente experta en las tapaderas, todo legal. Y ahora debes marcharte, espero al futuro secretario de Trabajo, que desgraciadamente viene oliendo a fritas y pollo frito.
- Como es eso?
- Es el rey de la comida rápida. Bueno, hasta pronto.

 Andy Puzder, magnate de la comida rápida, hace su entrada con una caja de cartón en la mano. Saluda efusivamente a Donald y le extiende el paquete. Donald no necesita abrirlo, por el aroma calcula que son unos burritos de una cadena mexicana comprada por Puzder.

- Gracias Andy. Eres el mejor ejemplo de un emprendedor. Con esto le estás mostrando el camino a millones de desocupados, es decir, empleo en los locales de comida rápida. Un poco de entrenamiento y ya se suman al mundo laboral... bueno, quiero decir a tus empresas, amigo. Y sabes? Me encantan los burritos. Quiero comerlos en todo los estados de nuestro país, allí donde vaya. 
- No te preocupes Donald, ya están en camino trescientos nuevo locales en todo el territorio, y otros cuatrocientos bajo estudio. Miles de nuevos empleos directos e indirectos. Tú y el resto de los compatriotas podrán disfrutar de este milagro que nos trajeron los violadores y delincuentes del otro lado de la frontera.
- Bien querido, es hora que te retires. Vuelve mañana, tenemos que analizar juntos el mercado laboral, la estrategia a seguir para acrecentar nuestra plusvalía. Al fin una palabra inventada por el viejo barbudo de Marx, que sirve tan bien a nuestra jerga.
Cierto, no hay como la plusvalía. La amo más que a mi esposa.

Inmediatamente entra al recinto la futura secretaria de Educación, Betsy DeVos, empresaria de una compañía  energética. Ella lo abraza y él siente la descarga emotiva de esta mujer cargada de  electrones, protones y neutrones. Inmediatamente se siente mejor.

- Querida Betsy, sabía que tenías propiedades mágicas. Quiero que te sirvas de ellas para orientar a nuestros chiquillos a ser personas decentes, obedientes, trabajadores y sumisos. Y eliminar las escuelas públicas como lo has declarado en tu campaña. Que los alumnos besen la cruz y la bandera todos los días, y que vayan al club de tiro a entrenar la puntería. Tenemos demasiados delincuentes y terroristas potenciales e indeseables. Tienen que aprender a defenderse de ellos como buenos patriotas. Será un buen comienzo. Adiós cariño.

A continuación se acerca un anciano, calvo, pero de mirada enérgica:

- Ah! Pero aquí llega el futuro secretario de Comercio, mi querido Wilbur Ross. Mi "rey de la bancarrota", con una fortuna de no menos 2500 millones dólares. Uno de los pocos banqueros decentes de este país. Verdad que nunca lavaste dinero de la cocaína? Claro que no, amigo. Tienes un misión tremenda por delante, pero sé que la cumplirás con sentido patriótico. Tienes el visto bueno para negociar con mano dura con los chinos que se creen que van a dominar el mundo y desplazarnos del primer puesto. Pues se equivocan, competiremos con ellos y les arrebataremos los mercados que han ocupado hasta ahora, atiborrándolos  con productos baratos y porquerías basura que hoy producen ellos y mañana nosotros. Y armas sofisticadas, Wilbur, a nuestros aliados lo mejor de lo mejor y al mejor precio de mercado. Con esto quiero decir barreras y coimas contra los competidores, estamos?
- Tus deseos son ordenes, querido Donald.
- Adiós amigo, y lleva siempre el Colt cargado en la canana, por las dudas que Mao quiera hacer de las suyas. Hasta la vista, baby.

Con paso lento se acerca una mujer corpulenta con una mirada dura concentrada en el copete pelirrojo del futuro presidente.

- Pero si es Linda McMahon, mi futura directora de la Administración de Pequeñas Empresas, que viene acercándose como la campeona de lucha libre que es. Linda, estoy pensando en reclutar de tu emporio de lucha libre a los guardaespaldas que me protegerán en el futuro. Los maricones que cuidan a Obama no me convencen. Quiero hombres bien machotes. Y en cuanto a las pequeñas empresas unos buenos zarandeos para que se pongan las pilas y dejen de pedir subsidios. Que trabajen como yo, 16 horas por día.
- Tus deseos se harán realidad, querido presidente. 

En las horas siguientes siguen visitando el Palacio Trump otros funcionarios nombrados por el presidente:
James Mattis, Defensa y antiguo general de los Marines. Le pusieron el sobrenombre de “Perro Rabioso” y vaya uno a saber porqué.
Los chicos amantes de la seguridad, el espionaje y el contraespionaje: El general (R) Michael Flynn será su asesor en temas de Seguridad Nacional, quien no se ha ahorrado sus agresivas opiniones contra el islam. Antes había dirigido la Agencia de Inteligencia de Defensa, otra de las tantas organizaciones de la nutrida comunidad de espionaje dentro y fuera de fronteras norteamericanas.
Como jefe de la CIA nombró al congresista por Kansas Mike Pompeo, un hombre perteneciente al movimiento ultraconservador “Tea Party". La factura de los votos se paga generalmente con altos cargos, y el “Tea Party" recibió la suya. Si ha visto la serie House of Cards verá muy de cerca cómo se pagan estas deudas.
Y frente al Departamento de Justicia nombró al senador Jeff Sessions, un hombre que se ha manifestado en forma muy dura contra la inmigración ilegal y con opiniones abiertamente racistas en algunas ocasiones. No le gustan los burritos como a su patrón.

- Bien por hoy basta de visitas de mis elegidos, cariño -le dice Trump a su mujer Melania - Quiero descansar bajo este visón de mi colega Vladimir. Tal vez, y digo tal vez, sin su presunta ayuda no estaría haciendo esto, sino dedicándome a mis negocios que ya he dejado en manos de mis ayudantes más cercanos. No vaya a ser cosa que las malas lenguas digan que me beneficio directamente de mi puesto de presidente... 

Y recuerden son solo chismes y rumores Hush! Hush! 


Publicar un comentario