Páginas vistas la semana pasada

lunes, 3 de julio de 2017

Italia con ritmo de rock hacia una crisis volcánica?

A nadie sorprendió en Italia que Vasco, el veterano rockero italiano,  convocara en la ciudad de Modena a 220 mil almas para cantar "contra el miedo", porque aquí también crece la "paura", el temor a los inmigrantes, al terrorismo, a la inseguridad laboral y la inestabilidad política. Además su concierto tuvo una audiencia de 5,6 millones de teleespectadores. Qué envidia para los políticos nacionales que se cocinan en la misma sopa de siempre, agrediéndose entre miembros de la misma coalición, sobre todo la de la centro-izquierda,  que no sale de la crisis de liderazgo agudizada después que el ex Primer Ministro Mateo Renzi renunciara en diciembre pasado. La causa fue la derrota en un plebiscito por la  reforma de la Constitución que fue rechazada por el 60 por ciento de los votantes. Es interesante ver esto en perspectiva, porque Renzi perdió el plebiscito en Italia por las mismas razones que Emmanuel Macron ganó posteriormente las elecciones nacionales en Francia: reducir la burocracia y hacer un país más competitivo.

En cambio la derecha ha salido fortalecida, lo demuestran los resultados de las últimas elecciones regionales, donde Liga Norte de Matteo Salvini y Forza Italia del renacido entre las cenizas a los 80 años de edad, Silvio Berlusconi, con la piel de la cara más estirada que nunca, pero de andar ágil y siempre mordaz, ahora vegetariano militante, lograron hacerse de las alcaldías de diversas ciudades que antes estaban en manos del centro-izquierda. Los éxitos de Liga Norte no son extraños porque explota lo que todos los partidos de ultraderecha vienen explotando, la crisis de los inmigrantes, un "tsunami" de personas provenientes principalmente de diversos países africanos y Siria. 80 000 solicitantes de refugio han desembarcado en las costas italianas este año, mientras los otros países europeos miran para un costado a pesar de las promesas de ayuda. Ahora Italia amenaza con cerrar sus puertos si Alemania, Francia y España no asumen su responsabilidad.

Tal vez no debería extrañar que esa oleada de inmigrantes buscando una vida mejor lleguen desde la desgarrada Libia, el país que la UE y la OTAN se encargaron de destruir para derrocar al dictador Gadaffi y establecer la democracia. El dictador le hacía un gran favor a la UE impidiendo que la ola de inmigrantes llegara a Europa. Ahora que la barrera está caída, las lanchas de goma y los pesqueros listos para el desguace cruzan el Mediterráneo llenos de gente desesperada, huyendo de la miseria  y la guerra. Efecto bumerán, lo llaman muchos cuando recuerdan los orígenes de estas desgracias que afectan a millones de parsonas.

En todo caso Italia podría convertirse en una futura Grecia si la crisis bancaria se profundiza. Recientemente fueron rescatados con dinero público, cómo no, faltaba más, la Banca Popolare de Vicenza y Veneto Banca. La suma inicial 5 200 millones de euros que algunos calculan puede llegar a los 17 000 millones si el peor de los escenarios se presenta a la hora de cerrar las cuentas. Esto da por tierra lo que en la UE se había acordado, es decir ni un céntimo más de los fondos públicos para rescatar bancos en crisis, pero se encontró un argumento jurídico para dar por tierra con aquel  acuerdo.No es para menos que en el resto de la UE les tiemblen las piernas a los demás socios que ven la crisis de Vicenza y Veneto solo dos ejemplos de la fragilidad y exposición que tienen diversos bancos en Italia, muchos insolventes y que en cualquier momento pueden hundirse.

Este fin de semana me encontraba en Palermo, y eran días de saldos, la gente se había volcado a las vías peatonales de la ciudad donde se concentran las tiendas de modas como Gucci y Prada, o las otras como Hennes y Mauritz, Zara y de otros nombres desconocidos. La crisis no se notaba, al contrario se veía gente contenta, cargando sus bolsas de compras, sin escuchar los sonidos del Vesubio y del Etna que vaticinan malos tiempos, y que de estallar puede exponer a los millones de ciudadanos a la peor crisis después de la 2a GM. Es probable que el mensaje de Vasco contra el miedo perviva un tiempo más, pero el diario devenir de un país cuya deuda pública alcanza un 135 por ciento del PBI, puede multiplicar la "paura " rápidamente  si todo se derrumba bajo la capa de ceniza financiera que puede derramarse sobre toda Italia.

Publicar un comentario