Páginas vistas la semana pasada

lunes, 13 de abril de 2015

Con el búmeran en la cintura

De pronto parece que el deshielo comienza a acelerarse en el continente americano. Hasta el presidente venezolano Nicolás Maduro se cuelga el bumerán en la cintura y extiende el brazo para abrir un posible diálogo con la Casa Blanca durante la Cumbre interamericana realizada en Panamá este fin de semana. Cuba ha tendido ya suficientes puentes con EEUU para normalizar las relaciones diplomáticas y también comerciales pulverizadas por el bloqueo. Un castigo a la revolución y al desafío cubano que a la larga perjudicó a una buena mayoría del pueblo cubano y fortaleció al gobierno de la isla y su repetido mensaje de que todos los problemas por lo que pasaba Cuba eran producto del bloqueo. Con los años y con el fin de las subvenciones a la economía cubana por la Unión Soviética esta explicación comenzó a perder valor aunque tampoco puede negarse su papel como muro invisible entre ambas naciones.  La necesidad de terminar con los efectos negativos del bloqueo en la economía para Cuba y el de cerrar viejos conflictos producto de la Guerra Fría para EEUU, han sido motivos muy importantes entre otros, para que ambos se sienten a negociar.

Y para que esto sucediera tenía que haber un cambio en la política norteamericana.  Eso es lo que necesitan las sociedades latinoamericanas: gestos y propuestas concretas para entenderse con Barrack Obama en este caso, que ha dado un paso impensable en una administración norteamericana que durante tantos años ha estado maniatada por la oposición cubana de Miami o por el anticomunismo cerril de los Reagan y los Bush entre otros. Es decir abrir negociaciones sobre todos los temas a pesar de las divergencias y los obstáculos que están en el tapete o que surgirán a lo largo de las negociaciones.  La retórica antiimperialista también está sufriendo un desgaste porque ni a Castro ni a  Maduro les sirve seguir repitiendo las consignas cada vez más vacías para los ciudadanos que les exige un ejercicio intelectual cada vez más surrealista para entenderlos cuando ven la realidad diaria que les toca vivir. Pero no por eso se debe abandonar las críticas y las denuncias cuando se pretende intervenir en los asuntos internos de cualquier país.

Corea del Norte y algún que otro país querrán seguir sosteniendo a su Gran Líder a cualquier precio y cargar con todas las humillaciones posibles a las que son sometidos por el Partido y las FFAA. La República para ser tal no basta con ponerle el título, también necesita que sus instituciones puedan abarcar el abanico de intereses e ideologías que busquen seguir construyendo un proyecto de país donde el interés público y el bienestar social esté por encima de los egoísmos personales y de partido... y de clase. Pero también hay otro factor de poder cada vez más evidente, las multinacionales que hace ya tiempo son una seria amenaza para las democracias, en algunos casos más seria que el actual Estado Islámico, la reivindicación islamista del estado teocrático por la yihad.

Sin dudas hablamos de un mundo ideal cuando deseamos verdaderas repúblicas democráticas que rara vez las encontramos, es cierto,  porque también ellas caen en períodos de profundas crisis políticas y económicas, corrupción, desmantelamiento de lo público y muchos etcéteras, pero con la oportunidad de rehacer el camino cuando los corruptos y los demagogos quedan con el culo al aire y el pueblo se reorganiza y les pega donde más les duela. Este proceso de revitalización democrática lo estamos viendo en España, y especialmente en Sudamérica después de las dictaduras, con todas sus carencias y problemas a la vista, pero con la meta de que también los humildes tengan oportunidades de mejorar sus condiciones de vida, extensión de la educación y salud públicas para todos, igualdad de oportunidades y una larga lista de reivindicaciones siempre olvidados por los antiguos regímenes. Mi país, Uruguay, es un buen ejemplo de ese proceso y me siento orgulloso de afirmarlo. Pero sólo con el bumerán en la cintura, o mejor aún, sepultado en el baúl de antigüedades, puede llegar a concretarse este proceso siempre abierto y renovable.

Publicar un comentario