Páginas vistas la semana pasada

viernes, 22 de diciembre de 2017

CATALUÑA, EL INDEPENDENTISMO QUE NO CESA

No menos que de paradójico deberían calificarse los resultados de las elecciones en Cataluña al ganar las  Ciudadanos con el 25,3 % de los votos (37 escaños) frente al 21,7% (34 escaños) de Juntos por Cataluña y el 21,4  (32 escaños) de Esquerra Republicana. Pero sumados los votos de estas dos últimas fuerzas políticas el independentismo logra la mayoría absoluta en el Parlamento catalán, que además con el hipotético apoyo del partido Candidatura por la Unidad Popular (CUP), 4,5% y 4 escaños, tiene una opción aún más clara de gobierno con mayoría absoluta en la comunidad catalana.

 En el otro extremo el Partido Popular, que creía que su candidato Xavier García Albiol después de la intervención del gobierno español de Mariano Rajoy aplicando el artículo 155 de la Constitución, iba a conseguir un apoyo importante, se vio frustrado (solo 3 escaños y apenas un 4,2% de los votos) ante el rechazo de los catalanes a la política del PP. Más de 1 millón de votantes se volcaron masivamente a votar a Inés Arrimadas de Ciudadanos, que predicó durante la crisis y la campaña electoral que el independentismo destruiría la sociedad catalana. Apoyando al PP de Rajoy rechazaba como ilegal el resultado del plebiscito realizado el 1 de Octubre pasado y que había favorecido claramente a los partidos independentistas agrupados en Juntos por Cataluña, Esquerra Republicana y la CUP.

Ahora la incógnita es si Carles Puigdemont, candidato de Juntos por Cataluñaque se encuentra en Bruselas, y que si vuelve a España arriesga ser detenido, tenga el respaldo para ser investido presidente, lo cual parece muy probable. Los próximos días no serán fáciles para los actores políticos catalanes, pues las fuerzas que desean el independentismo y la república tuvieron que tragarse la humillación transitoria de ver cerrado el parlamento catalán, presos varios de sus líderes políticos y otros exiliados a la espera de esta elección - que también ha sido paradójica porque fue el gobierno de Rajoy el que decidió que se realizara el 21 de Diciembre- con el resultado a la vista. "La República catalana a vencido a la Monarquía española" sentenció Puigdemont desde Bruselas.

El Partido Socialista Catalán apenas sumó un escaño más y obtuvo en total 17. Su estrategia de presentarse como una fuerza alternativa que se balanceaba entre los deseos independentistas y los unionistas no tuvieron eco y debe ahora esperar a ver si sus planteos tienen algún apoyo en las demás fuerzas políticas que determinarán qué rumbo seguirá el próximo gobierno catalán.

En todo caso la participación de los ciudadanos catalanes fue ejemplar, con un porcentaje de más de 82 por ciento de los habilitados para votar. ¿Se abrirá una brecha para el diálogo ahora que los ciudadanos han dado su veredicto  o seguirán polarizándose las posiciones hundiendo a Cataluña en una crisis aún más profunda? Hoy nadie se atreve a predecirlo.
Publicar un comentario