Páginas vistas la semana pasada

miércoles, 20 de octubre de 2010

El retorno del Hombre del Láser

A comienzos de los 90 un hombre conocido con el nombre "El Hombre del Láser" puso en jaque a los inmigrantes de este país -y a la policía que tardó seis meses en identificar al individuo que armado con un rifle con mira láser, disparaba sin aparente motivo contra personas indefensas. El hecho que todos tuvieran origen inmigrante hizo suponer a la policía que el motivo del asesino era el odio que tenía contra los inmigrantes, sobre todo aquéllos que no tenían origen europeo. Después de infructuosas pesquisas, el autor de los atentados cayó en la red policial luego que fracasara su intento de robar un banco. Una vez detenido confesaría ser autor de once atentados, uno de ellos con un trágico final, ya que la víctima murió a causa de los disparos. Algunas de las otras víctimas sufrieron daños que los marcaron para el resto de sus vidas. El motivo era el que se sospechaba: su odio al inmigrante.

Ahora en la sureña ciudad de Malmö la policía trata de encontrar al autor de los disparos dirigidos contra jóvenes inmigrantes en esa ciudad. Las tres últimas víctimas de entre 22 y 29 años de edad sufrieron los ataques en un lapso de dos horas, y los tres sufrieron heridas graves. Ninguno de ellos tenía antecedentes policiales.

La policía de Malmö investiga en total entre doce y quince atentados similares en los últimos meses, y que aparentemente no tienen relación entre ellos y tampoco un motivo aparente. El único vínculo es que son jóvenes, y la gran mayoría son de origen inmigrante o  tienen el aspecto de inmigrantes, aún sin serlo. En el primero que también se lo vincula ahora a la cadena de atentados, murió una joven de 20 años.

El clima de xenofobia y racismo que viene creciendo en Suecia, abre puertas a individuos desquiciados y que probablemente padecen algún tipo de trastorno psíquico. Ocurrió con el "Hombre del Láser", John Ausonius, un frío asesino que recibió prisión perpetua.

La policía  ha logrado detener en las últimas horas a una persona  sospechosa de los atentados. Lo único que ha trascendido es que tiene 19 años de edad.

La pregunta que queda en el aire es cómo la sociedad alimenta las fantasías y traumas de estas personas que en su transtorno creen representar a vastos sectores de la sociedad, y se lanzan a una cacería de personas inocentes por la única razónde que son inmigrantes o hijos de inmigrantes. Europa está una vez más enferma de xenofobia y racismo. Suecia también se contagia aceleradamente. Lo más alarmante es que las opciones para detener ese proceso son cada vez más débiles. A pesar de los esfuerzos de las autoridades, gobiernos, parlamentos, organizaciones populares e individuos, los prejuicios contra el inmigrantes y la inmigración crecen aceleradamente.

Este sentimiento puede ser exagerado, pero en este momento en que se acumulan los ataques contra ciertas minorías étnicas, se repatrian trabajadores y los partidos de la ultraderecha ganan posiciones, no hay lugar para un  optimismo que por el contrario vaticine que los años venideros no estarán marcados por nuevos ataques contra los inmigrantes o las minorías.
Publicar un comentario