Páginas vistas la semana pasada

viernes, 15 de julio de 2016

La lógica del Daesh

Otro día negro para la república de Francia. El 14 de julio cuando se celebra la toma de la Bastilla un atentado terrorista golpeó a la ciudad turística de Niza, que cobró la vida de más de 80 personas que recorrían la rambla de la ciudad.  El autor de la masacre es un tunecino-francés de 31 años. Todavía sin confirmar se atribuye al ISIS (Estado Islámico) que también se lo nombra con la sigla cargada de significado negativo: Daesh ** ( es decir en árabe: “algo que aplastar o pisotear", "intolerante" o "el que siembra la discordia”), según la peyorativa definición alternativa de esas siglas que cada vez son más usadas por políticos, la prensa y muchos investigadores.

Para esta organización que interpreta el Corán de una forma extrema, que tiene aterrorizada a la población en los territorios donde todavía tiene sus asentamientos y sus guerreros, Siria e Irak, la lógica es llevar la guerra y golpear a sus enemigos en su propio país como ha hecho AlQaida, ya que la campaña bélica que reúne a miembros de la OTAN, Rusia y otros países los tiene cada vez más acorralados y desesperados. Ante la diferencia de poder bélico de toda esa alianza que usan la más moderna tecnología para acabar con ellos, Daesh hace daño en los países intervencionistas, allí donde encuentra objetivos “blandos”, es decir civiles, sin necesidad de hacer uso de la sofisticada tecnología bélica inalcanzable para ellos.

Los bombardeos aliados por aviones, drones, tanques y cañones también se llevan a la tumba a civiles en Siria e Irak, pero desconocemos esas cifras, que también nos horrorizarían al ver las consecuencias de una guerra más que debe afrontar la población civil en el mundo. Con solo pensar que en el último siglo la suma de las víctimas, a causa de las dos guerras mundiales, fueron de más de 60 millones de muertos, y millones de refugiados, esas cifras se vuelven casi irreales.
Ocurre lo mismo en la actualidad cuando la ONU confirma que más de 65 millones de civiles están huyendo a otros países como refugiados por causa de los conflictos entre religiones, etnias, ideologías, por los recursos naturales, expansiones imperialistas, etc. y otros muchos millones han muerto combatiendo o por estar en el lugar y el momento  equivocado, podemos hacernos una idea del estado mental en que se encuentra una buena parte de esta  castigada especie humana en apenas cien años. Y algo más consigue Daesh: la militarización de las sociedades relativamente abiertas, y cuyos ciudadanos hasta ahora gozaban de una libertad, tal vez más aparente que real, pero al menos no sometidos a dictaduras políticas o religiosas.

Los últimos campeonatos de fútbol en Europa y América fueron los escapes mentales a ese horror que diariamente nos golpea, y que ingenuamente queremos alejar los que todavía estamos a salvo de la barbarie.

Que en Colombia los grupos armados y el gobierno firmen la paz, es una luz de esperanza que alumbra tímidamente frente al resplandor de los fogonazos que producen las masacres en Medio Oriente, en Asia, Africa y Europa. Y pensar que ese ha sido el destino de la Humanidad a través de los siglos. ¿Hasta cuando?

** El significado verdadero de DAESH en árabe es el mismo de ISIS (Estado Islámico para Siria e Irak), que con letras latinas se escribe así: DaeAl-dawla al-islâmiyya fi l-'Irâq wa l-shâm.
Publicar un comentario